Volvemos a visitar la feria de videojuegos más importante de Málaga

Un repaso a la Gamepolis 2017

Por Oaky el

Ya falta muy poco para la Gamepolis 2018, y qué mejor forma de celebrarlo que echando la vista atrás para ver todo lo que ofreció el certamen del año pasado.

Lo cierto es que en esta edición decidimos centrarnos en ver todo el contenido que tenía el evento, y no tanto en focalizarnos en las conferencias, como hicimos en 2016. Y la verdad es que fue un acierto, porque nos permitió disfrutar de la Gamepolis con un punto de vista totalmente diferente al que habíamos experimentado con anterioridad, ya que tuvimos la oportunidad de probar casi todo lo que ofrecía.

De lo presente en la feria nos quedamos con su muestra de realidad virtual, donde pudimos probar las HTC Vive. Con ellas nos poníamos en la piel de un arquero que debía defender su castillo (es uno de los minijuegos presentes en The Lab, el título de Valve para la realidad virtual). A pesar de ser la primera vez que un servidor probaba esta tecnología, conseguí ser el único – al menos en ese momento – en ganar el juego, y me resultó una experiencia realmente satisfactoria y robusta. HTC Vive tiene un buen desempeño, a la par que fluido, y la gran resolución a la que funcionan los juegos hace que todo sea aún mejor para poder disfrutar de los títulos pertenecientes a esta plataforma.

A su vez, también había una zona dedicada a Nintendo Switch, donde pudimos probar Mario Kart 8 Deluxe, suponiendo la primera vez que ponía las manos sobre la novedosa consola de Nintendo. Al igual que con la realidad virtual, las sensaciones fueron realmente positivas, y se notaba que la mayor parte del público que asistía al evento mostraba un gran interés por probar la nueva plataforma de Nintendo.

Por otro lado, la sección retro no faltó a la cita, presentando una amplia cantidad de consolas históricas, desde los ordenadores más antiguos hasta las estaciones de desarrollo de PlayStation 2.

Las tiendas de merchandising tampoco estuvieron ausentes, así como una sección indie que, quizás, se nos antojó un pelín pequeña respecto a la de 2016, pero que cumplía su función de igual forma a la hora de mostrar juegos independientes realizados en España, donde había cosas realmente interesantes, como Blasphemous. Los adictos a las altas velocidades también contaban con un espacio repleto de simuladores de vehículos, los cuales no pudimos probar debido a las largas colas, pero que, al menos a simple vista, resultaban muy interesantes y ambiciosos.

Así pues, este fue nuestro paso por la Gamepolis de 2017. Cierto es que no acudimos a ninguna conferencia, pero nos lo pasamos muy bien probando todas las cosas que ofrecía el evento del año pasado, uno que, con un poquito más de contenido y espacio, podría convertirse en un gran referente en cuanto a ferias de videojuegos en nuestro país.

Deja un comentario