Más allá del mito

Especial 25 años de Metal Gear (Parte 3)

Por Reinhardt el

Aunque parezca sencillo seguir el argumento de la franquicia Metal Gear gracias a los juegos numerados, a lo largo de los años han ido apareciendo juegos tanto canónicos como no-canónicos que expandían ciertos sectores de la trama, bien para ampliarla, bien para preparar el terreno para futuras entregas o simplemente por el hecho de cerrar algunos de los cabos que quedaron sueltos en los títulos principales.

En el reportaje de hoy repasaremos algunas de las variantes de la línea temporal y su cabida dentro del contexto histórico de la saga.

 

Metal Gear: Ghost Babel

Fecha de lanzamiento: 27 de Abril, 2000
Plataforma original: Game Boy Color

media-psnow-es-feature-2012-10-28-1351430537_especial25anivmgs_01-330x417

Muchos de vosotros os preguntaréis ¿qué hace este juego aquí? Vamos a tirar de historia e intentar situar este juego en el marco argumental.

El año 1998, Hideo Kojima sacudía el mundo de los videojuegos con el lanzamiento de Metal Gear Solid en PlayStation. Miles de fans nacían y los directivos de Konami se frotaban las manos ante la perspectiva económica que prometía la franquicia. El paso siguiente era el lógico, trasladar Metal Gear Solid a portátiles (sector prácticamente monopolizado por Game Boy en aquellos tiempos) para aprovechar el tirón de la saga y seguir maximizando beneficios.

Lejos de quedarse con lo que tenía y sencillamente contentarse con un simple port escudándose en que toda su maquinaria estaba destinada a la creación de Metal Gear Solid 2, el maestro Kojima se sacó de la manga un título completamente nuevo, dejando el desarrollo a un equipo secundario y asumiendo el rol de productor.

Las primeras pinceladas ya demostraban que nos encontrábamos fuera del canon. Nos situamos siete años después del levantamiento de Outer Heaven, donde el novato Solid Snake logró desenmascarar y derrotar a Big Boss, excomandante de la unidad FOXHOUND y fundador del ejército que hizo temblar los cimientos del mundo con la creación del tanque bipedal Metal Gear TX-55.

media-psnow-es-feature-2012-10-28-1351430546_especial25anivmgs_05-576x400

Retirado del servicio, y exiliado en Alaska, la pacífica aunque no por ello menos tormentosa vida de Solid Snake da un vuelco cuando Roy Cambell, actual comandante de las fuerzas FOXHOUND aparece para devolverle a los campos de batalla. La situación vuelve a ser crítica, Metal Gear GANDER, un nuevo prototipo desarrollado por los Estados Unidos ha sido secuestrado mientras era trasladado para realizar unos ejercicios de prueba en Sudamérica, cayendo en manos de un régimen totalitario del sur de África cuya fortaleza por azares del destino se encuentra situada sobre los restos de la antigua Outer Heaven.

Realmente hay poco que decir sobre Ghost Babel. Ante las limitaciones técnicas de la portátil de Nintendo, el equipo de Hideo Kojima decidió recuperar una jugabilidad similar a la vista en Metal Gear 2: Solid Snake. El título dejaría de lado su continuidad para centrarse en un desarrollo por niveles, pero mantendría la esencia y virtudes de su desarrollo argumental que tan buenos resultados dieron a la franquicia en la entrega de PlayStation.

Más allá de la curiosidad de que el juego fuera de tierras niponas adquiriera el nombre de Metal Gear Solid para maximizar ventas, el excelente aprovechamiento de las características de GameBoy (recordemos que además de las limitaciones técnicas lógicas únicamente contaba con cuatro botones y la cruceta) o la extraña pero resultona reinvención del universo clásico para alejarlo del canon; Metal Gear: Ghost Babel lograba sacudir al jugador en sus últimos compases.

media-psnow-es-feature-2012-10-28-1351430548_especial25anivmgs_06-534x417

Una vez completado el juego, además de algunos nuevos modos podíamos acceder a las acostumbradas VR Missions. Nada fuera de lo normal hasta que completábamos todas y con ello desbloqueábamos una cinemática extra que arrojaba luz sobre lo que había estado ocurriendo.

En ella, un misterioso hombre llamado Nº 4 hablaba sobre el éxito de las simulaciones virtuales llevadas a cabo hasta la fecha. Satisfecho con el resultado y tras constatar que el sujeto de prueba había superado las capacidades de Solid Snake, decidía darle un permiso con un críptico “ve y descansa un poco… Jack”.

 

Metal Gear Solid: Mobile

Fecha de lanzamiento: 2008
Plataforma original: Teléfonos móviles

media-psnow-es-feature-2012-10-28-1351430540_especial25anivmgs_02-329x457

Si la validez de Ghost Babel dentro de los juegos oficiales de la saga ha dado que mucho hablar, la de Metal Gear Solid: Mobile no se queda atrás.

La implantación de los smartphone (aunque en 2008 todavía en pañales) implicó que las desarrolladoras de todo el mundo vislumbraran un nuevo mercado en los dispositivos móviles y la llegada de franquicias como Metal Gear Solid era algo que tarde o temprano debía producirse.

Una historia situada apenas unos meses después del incidente de Shadow Moses, con Solid Snake y Otacon iniciando su campaña anti-Metal Gear bajo el ala de Philantrophy. La filtración de los los planos de Metal Gear REX al mercado negro supuso un duro golpe en la economía militar mundial, que completamente obsoleta se lanzó rauda al desarrollo de estos prototipos, por lo que la nueva fundación no tarda en recibir su primer aviso.

media-psnow-es-feature-2012-10-28-1351430551_especial25anivmgs_07-620x284

Realmente, pese a los posibles prejuicios que puedan existir al tratarse de un juego para móviles, Metal Gear Solid: Mobile se mostraba sólido en todos sus aspectos. Su argumento se desarrollaba de forma excelente, combinando elementos tan clásicos de la franquicia como los continuos conflictos de intereses o la presencia de elementos virtuales e introduciendo de forma sublime en la ecuación el primer encontronazo entre Los Patriots y Solid Snake.

La jugabilidad, pese a estar limitada a los teclados de la época tampoco renunciaba a nada. Se mantenían posibilidades como la de descolgarse por barandillas u ocultarse en taquillas, añadiendo además la posibilidad de cambiar nuestro patrón de camuflaje utilizando la cámara del móvil.

Una auténtica obra maestra que no obstante, y pese al gran trabajo realizado en su desarrollo, vio mermada seriamente su cuota de mercado a causa de los acuerdos de exclusividad en su distribución, quedando atrapado en las fronteras japonesas y norteamericanas y siendo desconocido para la amplia mayoría de seguidores de la saga.

Pese a que ambos títulos por su características (Metal Gear: Ghost Babel por su final oculto) no presentan ningún error de continuidad en la trama oficial, e incluso en el caso de Ghost Babelpodíamos encontrar referencias durante Metal Gear Solid 2, hoy por hoy y a falta de confirmación oficial ambos títulos están situados fuera del canon oficial de la saga.

No obstante, las entregas numeradas terminarían amparándose en dos títulos portátiles para terminar de cerrar algunos cabos sueltos que quedaron en la historia. Hablamos, cómo no, de las dos aventuras que Big Boss vivió a lomos de la pequeña PlayStation Portable.

 

Metal Gear Solid: Portable Ops

Fecha de lanzamiento: 5 de Diciembre, 2006
Plataforma original: PlayStation Portable

media-psnow-es-feature-2012-10-28-1351430541_especial25anivmgs_03-350x595

A finales del año 2006, Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots empezaba a allanar el camino para su lanzamiento en PlayStation 3. Casi veinte años de historia debían confluir y terminar en un único y último acto que finalmente cerraría la historia de la franquicia para darle un punto y final acorde a lo que los fans demandaban.

Hideo Kojima consciente de la presión y de que la última misión de Solid Snake debía ser una obra redonda, decidió servir en bandeja a los usuarios de PlayStation Portable un juego que si bien tendría una importancia menor en el contexto histórico, sembraría el campo con las pistas necesarias para que los que esperaban Metal Gear Solid 4 encontraran el por qué de algunos misterios que habían quedado diseminados en entregas oficiales.

¿Qué pasó con los Filósofos? ¿Qué fue de la unidad FOX? ¿Qué llevo a Big Boss a empezar a plantearse la creación de FOXHOUND y más tarde Outer Heaven? Preguntas parcialmente respondidas, pero aun así lo suficientemente importantes como para ser tratadas en un título aparte.

media-psnow-es-feature-2012-10-28-1351430553_especial25anivmgs_08-620x349

Viajemos de nuevo hasta la guerra fría, más concretamente al año 1970, seis años después de la fatídica Misión Snake Eater y la muerte de The Boss. Alejado de políticas y conspiraciones mundiales, tras abandonar la unidad FOX y romper todos los lazos que le unían a las agencias secretas de los Estados Unidos, Big Boss es un mercenario más que recorre los campos de batalla en busca de una respuesta a los últimos actos de su mentora.

La revolución de los países sudamericanos es el nuevo frente de la Guerra Fría, algo que aprovecha Gene, uno de los miembros más prometedores de la unidad FOX y segundo discípulo de The Boss para alzar sus armas en rebeldía y declarar la guerra al mundo. Como antiguo estandarte del grupo Naked Snake es declarado traidor, destino que comparten todos miembros que le apoyaron seis años atrás en la misión que marcó su vida.

Metal Gear Solid: Portable Ops destacaba por aportar una faceta dirigida a la resolución de misiones cortas y a la gestión de un pequeño ejército. Tras comprender su situación y toparse con un jovencísimo Roy Campbell, Naked Snake es consciente de que necesita compañía para poder hacer frente a la situación política y militar de la península de San Jerónimo. Ya no se trata de infiltración y tácticas secretas, estamos en guerra, y las misiones de un solo hombre carecen de sentido.

media-psnow-es-feature-2012-10-28-1351430555_especial25anivmgs_09-620x274

La dinámica del juego nos llevaba a jugar no sólo con Big Boss, sino además con otros tres soldados de nuestro equipo. Al afrontar una misión, podíamos cambiar en cualquier momento entre ellos, lo cual nos permitía afrontar cada misión desde diferentes perspectivas, utilizando varios tipos de soldados y armas o simplemente aprovechar nuestro número para secuestrar enemigos que más tarde se alistarían a nuestras filas.

Un giro de tuerca en toda regla que no obstante no supo aprovechar la fórmula con la que contaba. La ausencia de un segundo stick de PlayStation Portable caía como una losa sobre el juego, que lejos de ampararse en la fórmula de la cámara semicenital de las primeras entregas optaba por utilizar la cámara libre, demostrándose incómoda y mal implementada.

Un defecto que se llevaba por delante además toda la jugabilidad, que renqueaba en exceso ante una propuesta excesivamente dubitativa, que sabía lidiar con las ideas iniciales del proyecto. El excelente trabajo realizado por Ashley Wood en las cinemáticas al más puro estilo comic, o los pequeños destellos de algunos cameos tapaban parcialmente los defectos de un juego que en ningún momento lograba encontrar su propia identidad.

La ausencia de la batuta de Hideo Kojima (centrado en aquel entonces en Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots) supuso un claro hándicap para el título, que llegó incluso a ser marginado por el propio padre de Solid Snake en numerosas ocasiones y a ser objeto de mofa en la entrega que le precedería, Metal Gear Solid: Peace Walker.

 

Metal Gear Solid: Peace Walker

Fecha de lanzamiento: 29 de Abril, 2010
Plataforma original: PlayStation Portable

media-psnow-es-feature-2012-10-28-1351430544_especial25anivmgs_04-344x593

Con la historia ya cerrada y con todo el futuro por delante. Metal Gear Solid: Peace Walker era anunciado durante el E3 de 2009 junto al denominado por aquel entonces Metal Gear Solid: Rising.

¿Qué contar que no estuviese ya explicado? La trama de Solid Snake estaba totalmente cerrada, por lo que el protagonismo irremediablemente recaía de nuevo en el mejor soldado del mundo: Big Boss.

1974, el conflicto entre Zero y Big Boss está en su cénit y mientras el primero domina con mano de hierro a Los Patriots, Naked Snake se ha desvinculado por completo de la organización y persigue su propia interpretación del sueño de The Boss. Un mundo donde todos los soldados tengan su sitio, una facción sin patria o ideales, un grupo sin convicciones cuyo sino es el campo de batalla independientemente de políticas o religiones… Militaires Sans Frontieres.

La revolución de los países de centroamérica y sudamérica servía una vez más como telón de fondo para el nuevo conflicto que se avecinaba. Un conflicto totalmente secundario entre un grupo desconocido y la milicia de Costa Rica servía para preparar un auténtico homenaje al icono de The Boss y al mismo tiempo desvelar los orígenes de Outer Heaven y las IA de Los Patriots.

media-psnow-es-feature-2012-10-28-1351431417_especial25anivmgs_10-620x352

El regreso de Hideo Kojima a los mandos del título lograba transmitir de nuevo ese carisma parcialmente perdido en Portable Ops. Una trama y personajes mucho mejor llevados, un lavado de cara al control para adaptarlo (esta vez sí) a las capacidades de la portátil o el simple hecho de limar las asperezas del sistema propuesto en Portable Ops para lograr explotar la idea original y llevarla un paso más allá.

La inclusión de Mother Base y sus diferentes ramificaciones finalmente aportaban sentido a la amalgama de reclutas y sus funciones. La cooperación entre soldados se reducía al cooperativo online, permitiendo optar al jugador entre afrontar el juego en soledad y valiéndose de los recursos de Mother Base o lanzarse al ataque hasta con tres compañeros y usar tácticas más avanzadas.

Del mismo modo, el sistema de captura de enemigos encontraba en el sistema de extracción Fulton el complemento perfecto para corregir el errático sistema de captura de soldados que tantos quebraderos de cabeza dio anteriormente.

media-psnow-es-feature-2012-10-28-1351431419_especial25anivmgs_11-620x351

El título además se enfocaba todavía más en su faceta portátil. Misiones cortas e intensas cuyos diseños se basaban en zonas como bosques, canteras o instalaciones militares, hilvanando a la perfección el paso de una región a otra. Igualmente, el estilo abierto de estas zonas propiciaba la inclusión de un mayor y más variado número de misiones secundarias, que servían como excusa perfecta para alargar la duración del título y acceder a todo tipo de armas y camuflajes.

En algunas de las primeras imágenes filtradas, el logotipo de Metal Gear Solid: Peace Walker llegó a contar con el número 5, apéndice que finalmente fue sustraído para dejar el título sin numeración oficial, pero siendo considerado de manera oficiosa como una entrega canónica de la franquicia.

El mimo con el que se trató el desarrollo de este título terminaría por convertirlo en un juego redondo en todos sus aspectos, capaz de exprimir hasta la última gota de la potencia de PlayStation Portable, convirtiéndolo en candidato a ser remasterizado junto a Metal Gear Solid 2 Metal Gear Solid 3 y por último sirviendo como precursor para el próximo título de la saga: Metal Gear Solid: Ground Zeroes.

Deja un comentario