Sic Parvis Magna

Análisis de Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón

Por Oaky el

Fue allá por 2014, tras una larga temporada de rumores, cuando Naughty Dog cerró la gala del E3 de aquel año con el primer tráiler de Uncharted 4, y la cosa no podía pintar mejor. Es cierto que la obra ha tenido numerosos retrasos, pero ha llegado el momento, y por fin se encuentra en manos de todos los jugadores del mundo.

Así pues, ¿ha estado a la altura el desenlace de la historia de Nathan Drake? Sin duda. Naughty Dog ha creado con esta cuarta entrega de la saga una de las mejores despedidas de la historia, una carta de amor para los seguidores de la franquicia y el mundo de los videojuegos.

Uncharted 4 2

Nate ha dejado atrás su vida de cazador de tesoros, y ahora tiene un día a día más tranquilo junto con Elena y su trabajo. Una vida, en principio, normal, aunque como todo buen aventurero, siempre hay una pequeña llamada interior para buscar nuevos secretos históricos. Nathan tiene esa intriga, pero con la intención de no defraudar a su esposa, intenta dejarla pasar.

Sin embargo, ya desde pequeño, junto a su hermano Sam, intentó encontrar el tesoro del pirata Henry Avery, y debido a determinados sucesos, dejó dicha investigación algo aparcada, hasta que su hermano vuelve a hacer acto de presencia para animarle a regresar a la aventura y encontrar las riquezas del legendario corsario. Nate acepta el que será su viaje final, uno en el que entenderá que los tesoros y el descubrimiento de antigüedades de dimensiones épicas no es lo más importante en esta vida.

El argumento de Uncharted 4 no solo está a la altura de las expectativas, también es, posiblemente, el mejor de toda la saga. Estamos ante un guion que demuestra el aprendizaje de Naughty Dog a lo largo del desarrollo de The Last of Us, en el que se ha aplicado un toque de madurez a la historia que le sienta de fábula, además de añadir más realismo a todo el libreto en conjunto.

Los personajes, de hecho, son más profundos de lo que se podía ver en los anteriores capítulos. Nate tiene muchísimas inquietudes, y las demuestra constantemente a lo largo de la aventura. Elena, por otro lado, juega un rol crucial al ser la esposa del protagonista, y su relación funciona de maravilla. Sully sigue ejerciendo el papel de mentor y “protector” de Nathan, y en esta ocasión, gracias al nuevo enfoque de la historia, se presenta como un protagonista más presente en la trama, y es un acompañante perfecto para gran parte de la aventura.

Uncharted™ 4: El Desenlace del Ladrón_20160520193016

También hay que destacar a Sam Drake. Es muy interesante comprobar que los personajes comentados anteriormente siguen estando en plena forma, y se desarrollan muy bien a lo largo de cuatro entregas, siendo ésta la que presenta un mejor planteamiento de los mismos. Sin embargo, siempre es difícil introducir a un nuevo protagonista en una secuela y que, además, éste tenga un peso crucial en la historia del juego. En esta ocasión, se puede decir que Sam es un hermano fantástico para Nate, y cuenta con una personalidad que, aun siendo similar, presenta matices ocultos muy llamativos que se explotan estupendamente en el libreto del juego.

Un trato especial merecen los villanos de esta entrega: Rafe y Nadine, los mejores de toda la franquicia. Es cierto que su presencia no es la más destacable a lo largo del título, pero cuando aparecen, saben dejar con los pelos de punta al jugador y llegar a intimidar a los protagonistas. Ambos presentan una combinación perfecta entre humor, maldad y entendimiento racional. Afrontan todas las situaciones de formas muy diferentes, y tienen personalidades totalmente opuestas. Sin duda, añaden un punto de vista nuevo al argumento de la franquicia, otorgando la sensación de tener a unos verdaderos villanos que pueden ponernos las cosas verdaderamente difíciles.

Es por ello que nos encontramos con un guion estupendamente escrito, que sabe llevar la aventura a otro nivel, tratándola con cierta intriga y misterio, e incluso perturbación, y transmitiéndole al jugador todas esas sensaciones para despertar la curiosidad que le mantenga enganchado al mando para seguir adelante. Un plus para esto son todas las motivaciones de los protagonistas, sus relaciones e intenciones, algo que da como resultado un cóctel repleto de emociones y momentos mágicos, junto con situaciones reveladoras y un giro de guion totalmente inesperado que deja con la boca abierta.

Además de toparnos con el Uncharted más maduro y desarrollado en los aspectos argumentales comentados anteriormente, también estamos ante la entrega que cuenta con la jugabilidad más ambiciosa de toda la saga.

Uncharted™ 4: El Desenlace del Ladrón_20160523012045

Dejamos las secuencias lineales para entrar en escenarios mucho más abiertos que ofrecen una sensación de libertad impresionante, ya que podemos explorarlos sin ninguna barrera que nos impida acceder a un lugar concreto. Es algo que, sin duda, mete al jugador en la piel de Nathan.

Sin embargo, lo mejor de este nuevo capítulo de la saga es su grandísimo ritmo a la hora de alternar momentos de exploración, fases de plataformas, secuencias trepidantes y tiroteos, como ya ocurría en El Reino de los Ladrones. Se nota la mano de Naughty Dog por buscar hacer un juego variado, pero también dramático y pausado en los momentos que así lo requieren.

Es por ello que vale la pena hablar de los dos elementos troncales que componen la faceta jugable: las plataformas y los tiroteos.

Las primeras siguen en buena forma, y se ven incrementadas al máximo. Este es el Uncharted con más saltos y desplazamientos verticales de toda la franquicia, y para hacer esto aún mejor, se le han añadido bastantes novedades.

La principal y más destacable es el gancho, una herramienta muy útil que consigue hacer a la jugabilidad diversa y espectacular. Es cierto que, a priori, su función es la de engancharnos a un saliente para poder balancearnos y alcanzar nuestro objetivo, pero lo interesante es comprobar dónde están ubicados los salientes a los que se puede acceder por medio de esta herramienta. Por lo general, no solo suelen verse en zonas en las que son necesarios para acceder a un lugar concreto tras explorar un área, también se los puede encontrar después de un momento espectacular, una persecución o un largo deslizamiento por una colina. Este utensilio llega a más cuando se usa para algunos puzles, o cuando queremos atacar a los enemigos desde lo más alto, creando escenas sencillamente fantásticas.

Uncharted™ 4: El Desenlace del Ladrón_20160530200359

Por otro lado, nos encontramos con el pico de escalada. Sinceramente, es una pena que aparezca después de la mitad de la aventura, porque su uso resulta muy interesante y propone otro enfoque para alcanzar diferentes superficies. Aunque habría sido estupendo que se hubiera contado con él durante más tiempo, lo cierto es que su presencia – muy similar a la del piolet de Tomb Raider – hace de la escalada algo más profunda de lo que ya era.

De hecho, cuando queramos trepar por diferentes superficies, podremos hacerlo lentamente, buscando cada punto de escalada, o de forma rápida mediante saltos entre los diferentes salientes, como venía siendo habitual en la saga.

Entrando en los tiroteos, lo primero que llama la atención es que el sistema de disparo se ha cambiado por completo, con la intención de añadir más realismo a la trayectoria de la bala. Así pues, cuando se apunta, se observa la mirilla general, pero a la hora de disparar, esta mira se transforma en un punto, que indica el lugar al que se dirigirá el disparo. Ni que decir tiene que el retroceso está muy presente, y las balas nunca van en la misma dirección, lo que hace que siempre haya que pensárselo dos veces antes de disparar.

Es cierto que esto le añade algo de dificultad a esta faceta tan criticada en la saga. Se ha perfeccionado y se demuestra en todo momento. También se puede destacar que, curiosamente, El Desenlace del Ladrón es el Uncharted con menos tiroteos a lo largo de la aventura, y, de hecho, éstos aparecen en los momentos en los que son necesarios o que, por razones de ritmo, se requiere de algo más trepidante para añadir variedad.

Uncharted™ 4: El Desenlace del Ladrón_20160520150727

Por lo demás, el combate cuerpo a cuerpo ha sufrido grandes cambios, como en cada uno de los juegos anteriores. Se elimina el botón de contraataque, y se sustituye por la capacidad de esquivar los golpes rodando. Los ataques de siempre se mantienen – y su uso, intercalado con tiroteos o con el gancho, hace de todas las situaciones de acción algo muy ágil y espectacular – y el añadido de poder eliminar a un enemigo con la ayuda de un compañero otorga más variedad a estas situaciones.

Antes se mencionaba la libertad para recorrer los escenarios, y en ocasiones contaremos con vehículos para hacerlo, desde un Jeep hasta una lancha. La verdad es que su uso para estos momentos es perfecto, y aunque cuesta mucho dominarlos en lo que se refiere al control – en especial al Jeep – una vez que se los controla, permiten explorar los escenarios de una forma muy versátil y rápida, proponiendo un nuevo aliciente para esta entrega que le sienta como anillo al dedo.

También tienen presencia los puzles, que, a pesar de no ser abundantes, sí cuentan con propuestas originales que consiguen que el jugador piense detenidamente en su solución. Consultar el diario de Nate siempre será una opción útil, pero el ensayo y error en algunas de estas secciones también es válido. Siguen siendo un factor interesante que ofrece una faceta diferente del juego, y que es muy disfrutable y aporta algo diferente.

Es por ello que, definitivamente, se puede decir que Uncharted 4 es el juego más ambicioso de la saga en términos jugables, y no solo permite muchas posibilidades, como afrontar las situaciones de forma directa o mediante sigilo, el cual se ha refinado y funciona de fábula, también presenta nuevas mecánicas que hacen del juego una entrega muy variada y disfrutable. Y lo cierto es que, a la hora de hablar de su factura técnica, se puede decir exactamente lo mismo.

El Desenlace del Ladrón cuenta con una campaña que funciona a 1080p y 30 fotogramas por segundo, los cuales tienen caídas muy puntuales que se han ido solventando con parches hasta el punto de ser casi imperceptibles. Es por ello que estamos ante el que es, con casi total seguridad, el juego que mejor luce gráficamente de esta generación.

Uncharted™ 4: El Desenlace del Ladrón_20160524182646

La cuarta entrega de Nathan Drake ha querido llegar a otro nivel en lo que a gráficos se refiere. La cantidad de escenarios que hay, lo detallados que están elementos como la hierba, las piedras, los árboles, el propio viento, el agua y su marea… Es impresionante lo detallista que puede llegar a ser Naughty Dog a la hora de ofrecer un juego que, visualmente, es perfecto.

Los modelados de los personajes, a pesar de haber sufrido algunos cambios a la hora de apostar por un aspecto más realista, son formidables. El pelo de Nathan y sus primeras canas, las arrugas en las caras, el movimiento de la ropa con las acciones de los personajes, o el propio sudor, son algunos de los elementos que demuestran el empeño que se ha puesto en su creación.

También se pueden destacar las animaciones, ya que nunca se verá el mismo salto por parte de Nate, y lo mismo se puede decir de la escalada o tocar las paredes al andar. La verdad es que llega a resultar enfermiza la cantidad de atención que se han puesto en estos pequeños detalles, y lo cierto es que consiguen introducir al jugador en su propuesta de una forma única.

Sobre la inteligencia artificial hay que destacar una gran mejora que se refleja directamente en la jugabilidad. Como siempre, para disfrutar más de este tipo de juegos, es recomendable pasárselos en su mayor dificultad para ampliar su reto y duración. Aquí se puede comprobar que Uncharted 4 no solo cumplirá esas dos cosas, sino que también propondrá un reto muy a tener en cuenta, debido a que la inteligencia de los enemigos no tiene nada que ver con la presente en anteriores entregas.

Ahora los contrincantes flanquean a Nate y usan diferentes tácticas para hacerle frente. También son mucho más agresivos y hacen uso de bastantes granadas – que ya no se pueden devolver – para sacar al jugador de cobertura y que éste se encuentre en constante movimiento. Sin duda, es un factor que hace que uno se plantee las cosas muy bien antes de atacar, ya que la subida de dificultad es notoria. Se podrá luchar en compañía con Sam o Sully, entre otros y aunque no vayan a eliminar a todos los enemigos, sí que podrán distraerlos y encargarse de algunos, para hacer un poco más llevaderas las secuencias de acción.

Uncharted™ 4: El Desenlace del Ladrón_20160524202314

La banda sonora, curiosamente, hace lo mismo, pero de una forma muy diferente. En esta entrega se ha cambiado de compositor, y se ha optado por Henry Jackman, sustituyendo a Greg Edmonson, el creador de la música de los anteriores juegos. La decisión, aunque parezca rara, ha sido un total acierto.

Es difícil describir la banda sonora de Uncharted 4, porque es muy diferente a lo que la saga venía presentando hasta la fecha, con ritmos fuertes y trepidantes, adaptados a cada situación por medio de los instrumentos. Por otro lado, el tema principal que ha caracterizado a Nate siempre ha estado muy presente, y en este caso, no ocurre lo mismo.

Este desenlace juega con tonos rocambolescos a través de la percusión de los instrumentos. Jackman introduce melodías con toques místicos, que no llegan a lo sobrenatural debido al carácter de la historia, pero que proponen, además de un ritmo más pausado y suave, un cierto elemento de misterio y perturbación que siempre se nota según avanza el argumento.

Y es fantástico escuchar cómo todo esto se intercala con el propio tema principal de la saga, muy cambiado para este episodio, o con otras canciones que apuestan por un ritmo enfocado a la acción debido a una persecución o un tiroteo, pero nunca dejando de lado esta nueva y curiosa propuesta que, aunque parezca totalmente extraña, es una apuesta por algo totalmente nuevo que le ha sentado de lujo a la aventura.

Uncharted es muy conocido por su doblaje, ya sea en versión original como en castellano. Centrándonos en éste último, se puede decir que, como siempre, las interpretaciones son magníficas desde todos los puntos de vista. La traducción de los textos y las voces de los actores consiguen captar todas las emociones que se quieren transmitir, y esto lo convierte en uno de los mejores doblajes del panorama actual. Si bien es cierto, solo se le puede achacar un fallo que ya ocurría en la tercera entrega de la saga, y ese es la molesta pronunciación de “Nathan” en nuestro idioma.

Por otro lado, y esto sí que es una pena, es que el volumen de las propias voces suena demasiado bajo cuando apartamos la mirada de algún personaje con el que se está interactuando. Esto ya ocurrió en la localización a nuestro idioma de The Last of Us, y aquí vuelve a repetirse, mientras que en la versión original no ocurre. Es una verdadera lástima, porque no solo consigue que el jugador, en algunos momentos, se pierda algunos diálogos que pueden aportar algo de contexto a lo que ocurre, también impide que se disfrute de la calidad del doblaje al castellano cuando éste es tan bueno.

Uncharted™ 4: El Desenlace del Ladrón_20160525222206

Por último, hay que hacer mención al multijugador con el que cuenta esta entrega. No es, ni mucho menos, una revolución en este tipo de apartados, pero tiene el honor de ser altamente entretenido. Esta variante funciona a 900p y 60 fotogramas por segundo, y cuenta con un pequeño modo de introducción que explica al jugador las bases jugables y los diferentes modos de juego.

Una vez se haya terminado el tutorial, se podrá combatir contra otros usuarios en un duelo por equipos con diferencias según la modalidad, ya que en uno habrá que coger diferentes cofres o en otro capturar zonas, pero siempre podremos hacer uso del clásico combate por equipos.

La verdad es que este apartado tiene mucho contenido, tanto en modos de juego como en personalización, ya sea del propio personaje y su aspecto visual, como de las clases, las armas y las ventajas que se puedan usar. Todo, como no, se obtiene a través de la experiencia que se consigue con cada partida, y que desbloqueará armamento y añadidos para el vestuario de cada personaje. Y después, a la hora de crear una clase, se contará con una serie de puntos para equilibrarla y no tener un arsenal desproporcionado.

Es, sin duda, algo que alargará la vida del juego, que ya de por sí es rejugable con la cantidad de coleccionables que hay – 101 tesoros, conversaciones opcionales, notas y apuntes de diario – por lo que nos encontramos con una entrega que, en su primera partida, alcanza las 16 ó 17 horas sin problema alguno, lo que reivindica a El Desenlace del Ladrón como el juego más largo de la franquicia.

Es duro decir adiós a Nate y compañía. Su grandeza ha nacido de pequeños comienzos, y este desenlace no se trata solamente de un juego redondo, también es una carta de amor de Naughty Dog para todos sus seguidores. Definitivamente, aunque sea una despedida, ha sido, sobre todo, una experiencia increíble que rara vez se vive en el mundo de los videojuegos. No hay más que decir. Hasta siempre, Nathan Drake.

Deja un comentario