Un cuento de hadas jugable

Análisis de Trine: Enchanted Edition

Por Osakasan el

Las plataformas 2D son un género extrañamente inexplorado hoy día. Con la llegada de las 3D en los tiempos de PlayStation, Nintendo 64 y Saturn su evolución se detuvo y terminó desapareciendo hasta que en la generación pasada fue rescatado por Nintendo… y la escena indie. Mientras que la primera empleó el impulso del género resucitado como trampolín para sus viejas sagas, los estudios independientes no perdieron el tiempo y empezaron a usarlo para plasmar sus propias ideas, yendo desde los microniveles de Super Meat Boy a los complejos puzzles temporales de Braid. Como en todo vasto océano azul que se va tornando lentamente a rojo, no pocos son los estudios que se unen a esta tendencia tratando de llevar algo diferente al mercado e intentando destacar por el camino. Es aquí donde entra Frozenbyte.

El estudio finlandés, responsable de los shooter de vista aérea Shadowgrounds, decidió intentar dar la campanada con Trine, un plataformas 2D centrado en las físicas y caracterizado por un apartado artístico sublime. El experimento no les salió exactamente mal, al punto en que hemos visto una segunda parte y la tercera, Artifacts of Power, ya está en camino. Para aliviar la espera, este año han lanzado el juego que nos ocupa, Trine: Enchanted Edition.

Como su nombre deja adivinar, Enchanted Edition es una nueva edición de Trine, pero no se trata de una simple Edición Especial, esta entrega es un remake del plataformas original utilizando el engine de su secuela, y ha llegado tanto a PC, Mac y Linux como a PlayStation 4 y Wii U.

Para quienes sólo hayan jugado a la segunda entrega (posible si sólo se tiene una Wii U) o nunca se hayan acercado a la saga, en Trine nos encontramos en un reino que, tras un largo periodo de prosperidad, entra en decadencia y acaba siendo invadido por las fuerzas del mal. En mitad de todo este barullo tenemos a Zoya la ladrona, Amadeus el mago y Pontius el caballero que, por diferentes razones, acaban reunidos alrededor de el mismo objeto, el Trine, y la aventura se desarrollará mientras avanzan por el reino caído buscando un modo de liberarse de su influjo.

Todo empieza con los tres protagonistas en la Academia de Magia.

La historia empieza con los tres protagonistas en la Academia de Magia.

Hay que decir que la narrativa del juego es realmente encantadora, los paisajes de ensueño – o pesadilla – que recorremos a lo largo de la aventura son la guinda en el pastel de la historia que se nos narra entre nivel y nivel, los tres personajes son realmente adorables, Zoya quizá no tanto en su papel de ladrona seria y callada, pero el mujeriego y gandul a la par que sabio Amadeus y el tan orondo como fanfarrón Pontius nos arrancarán más de una sonrisa. La historia se desarrolla tan sólo al comienzo y al final de cada nivel, con prácticamente ninguna intervención por parte de los personajes y una casi completa ausencia de cutscenes, que aunque pueda parecer un defecto considerando la narrativa que se estila hoy día, contribuye a la sensación de estar ante un breve cuento de agradable lectura.

Como he mencionado antes, los parajes que recorremos a lo largo del juego son la guinda del pastel, no hay localización de la que no pueda decirse que sea un puro espectáculo visual, la belleza inunda cada rincón del juego, es realmente difícil entrar en detalles a este respecto cuando las capturas pueden hablar perfectamente por este humilde redactor, pero dejémoslo en que es sencillo quedarse embobado prácticamente en cada nivel.

A nivel técnico, en PlayStation 4 se tiene una resolución de 1080p y se mueve a 60 frames por segundo, mientras que en Wii U, la versión analizada, comparte rendimiento con Trine 2: 720p y 30 fps estables con sincronización vertical activada, siendo esto último algo que al parecer comparte todo el catálogo de la sobremesa de Nintendo.

Sonoramente es otra maravilla, poco que comentar realmente ya que la banda sonora es bella en su conjunto, y con la suficiente variedad como para ambientar cada uno de los 15 niveles que componen el juego, según nos adentramos más y más en el territorio de los no muertos las piezas van cambiando a un tono más oscuro y peligroso, dejándonos bien claro que el ambiente que nos rodea nos es hostil.

Todo es pura belleza en Trine.

Todo es pura belleza en Trine.

Además, Enchanted Edition está doblado al castellano, con el mismo casting y la misma calidad de los que gozó Trine 2, si habéis jugado a este reconoceréis inmediatamente las voces de los tres protagonistas.

La jugabilidad bebe directamente de Lost Vikings, con tres personajes de diferentes habilidades combinándose para superar obstáculos y avanzar a lo largo del juego, si bien en la saga Trine sólo controlamos a un personaje cada vez al estilo Castlevania III: Dracula’s Curse.

Cada uno de los protagonistas tiene una especialidad concreta. Amadeus puede abrir camino moviendo objetos y creando cubos, planchas y plataformas flotantes para avanzar, no tiene capacidad ofensiva pero puede atacar indirectamente dejando caer elementos del escenario sobre los enemigos. Por otra parte, Zoya puede utilizar su arco para atacar de lejos y cortar cuerdas que estén fuera del alcance de Pontius, además, con su gancho puede sortear accidentes de terreno que las habilidades de Amadeus no pueden cubrir. Por último Pontius, quien es pura fuerza bruta, siendo la principal fuerza de ataque del grupo, pero su escudo puede detener proyectiles potencialmente dañinos y además puede, de forma limitada, mover y lanzar elementos del escenario.

Cuando uno de los tres muere, la única forma de resucitarlo es retrocediendo a un checkpoint, y obviamente perder a los tres supone Game Over palabras que, si bien no veremos en muchas ocasiones, sí estaremos cerca de afrontar. La dificultad del juego en modo Normal no es exactamente escasa, el camino está lleno de combates, precipicios, trampas de estacas, fosos de lava y algún que otro jefazo.

Cabe destacar que parte de esta dificultad viene, precisamente, de las físicas Absolutamente todo el juego emplea exactamente el mismo motor para estas, lo que implica que Amadeus, Zoya y Pontius también están sujetos a ellas, y en muchas ocasiones nos hallaremos luchando por subir a una plataforma para al final acabar cayendo, intentarlo de la misma forma con otro personaje y tener éxito, sólo para repetir la hazaña y fallar otra vez. Otra consecuencia de esto es que los saltos se sienten algo extraños y erráticos siendo necesario acostumbrarse a ellos, lo que en un plataformas puede llegar a ser fatal.

Las habilidades de Amadeus son cruciales para avanzar y alcanzar secretos.

Las habilidades de Amadeus son cruciales para avanzar y alcanzar secretos.

Las habilidades se controlan principalmente combinando el botón ZR con el stick derecho, o bien usándolos de forma individual. Así, por ejemplo, con ZR Zoya lanzará su gancho a superficies de madera para balancearse y con el stick preparará su arco para disparar, mientras que con el mismo botón Amadeus usará su magia y con el stick dibujará formas en el aire o moverá objetos.

Wii U aporta un método alternativo a esto en la pantalla del Gamepad, ésta presenta una interfaz que nos permite cambiar entre personajes y sus armas mediante un simple toque. También podemos realizar otras acciones como apuntar y disparar las flechas de Zoya pero, francamente, lo único que realmente funciona por velocidad y practicidad son las habilidades del mago, ya que en la pantalla podremos dibujar directamente con el stylus las formas necesarias o bien mover los objetos sin necesidad de tocar la combinación de ZR y stick.

El Off-TV funciona a la perfección, reproduciendo en la pantalla del mando exactamente lo mismo que se muestra en la televisión con la diferencia de la interfaz táctil. Tener la imagen en el gamepad es especialmente útil cuando estamos creando plataformas para abrirnos paso. Además, la calidad de imagen es prácticamente perfecta, siendo la casi total ausencia de color rojo en el juego una ventaja ya que este color sufre en el dispositivo.

Por último, Enchanted Edition presenta cooperativo online para 3 jugadores, pero no hemos podido jugarlo por la poca población de este, de modo que no podemos hablar de él.

Análisis basado en la versión de Wii U.

Tan bello, divertido y extraño de controlar como siempre, Trine: Enchanted Edition es uno de esos juegos que se compran por sus gráficos y enganchan por todo lo demás, un bonito cuento para disfrutar antes de dormir.

Deja un comentario