Smoke and Mirrors

Análisis de The Wolf Among Us: Episodio 2

Por Boston el

Escribir sobre las entregas episódicas de los juegos de Telltale siempre es complicado. En primer lugar, dada la naturaleza argumental de las obras de esta compañía, resulta difícil ser sustancioso sin caer en destripes sobre la trama. En segundo lugar, uno nunca sabe si es conveniente juzgar el capítulo por sus propios méritos, o esperar a ver cómo funciona en el contexto global del título.

La sorprendente conclusión del primer episodio de The Wolf Among Us nos dejaba con un Bigby Wolf desencajado y superado por las circunstancias. Este segundo episodio nos vuelve a poner en la piel del Lobo Feroz reconvertido a detective y explora el modo en que sus dos naturalezas opuestas, salvaje y humanitaria, se expresan mediante la cada vez más personal investigación.

image3

En la práctica esto se limita a jugar el papel de «poli bueno o poli malo», tanto  en los interrogatorios que tienen lugar en este episodio, como durante las interacciones con posibles testigos y sospechosos. Cómo nos comportemos con los demás habitantes de Fabletown determinará la forma en que nos perciban y, es de suponer, cambiará el modo en que se comporten con nosotros en futuras interacciones. En este sentido, se echa de menos ver de forma más clara las consecuencias de nuestras decisiones. Y es que, ya sea mediante la fuerza bruta o mediante las buenas palabras, la línea de investigación en este episodio no varía en absoluto, de modo que podemos tener la sensación de que lo que decidimos resulta irrelevante.

Crear una sensación de relevancia en nuestras decisiones es algo que Telltale sabe hacer de forma magistral, como demostró en su serie The Walking Dead. El episodio 1 de The Wolf Among Us presentaba varios momentos en los que sentíamos la importancia de nuestras elecciones. Este segundo episodio no logra transmitir esa sensación. Parte de la culpa la tiene el carácter más guiado de «Smoke and Mirrors», que dispone de menos escenarios donde el jugador tome los mandos para investigar y de una única línea de sucesos.

image1

Al terminar, «Smoke and Mirrors» nos deja otro cliffhanger argumental y la sensación de que se ha hecho muy corto. Lo cierto es que dura apenas una hora y media, bastante menos que el primer episodio, por lo que puede saber a poco. Sin embargo, para que la trama avance de forma coherente es necesaria la existencia de episodios como este, aunque se sientan de transición.

Tras más de dos meses de espera, "Smoke and Mirrors" ha resultado ser un episodio breve y de carácter transitorio. Sus escasas hora y media de duración podrían resultar más sustanciosas si el desarrollo del capítulo no se sintiera tan guiado y lineal. Pese a todo, este episodio sigue haciendo avanzar a buen ritmo la intrigante trama y prepara el terreno para posteriores capítulos que -con suerte- resultarán más satisfactorios.

Deja un comentario