Excelente pero limitado

Análisis de Super Smash Bros. para Nintendo 3DS

Por Vegapatch el

Smash Bros. es una de las sagas estandarte de la gran N desde la salida del primer juego en Nintendo 64, no ha habido ninguna consola de sobremesa de la compañía sin una entrega. La premisa que ofrece es muy sencilla: expulsa de la pantalla a tus rivales a base de golpes, objetos o del propio escenario. Es sencillo de entender, fácil de jugar, diferente y a la vez profundo como cualquier otro juego de lucha, y encima su plantel lo forman muchísimas de las caras más conocidas de la familia Nintendo. Con esta propuesta es fácil entender porque esta formula es todo un éxito aún a día de hoy.

La cuarta entrega de Smash Bros. llegará este mismo noviembre a las tiendas de todo el mundo para Wii U. Contará con gráficos en alta definición, nuevos modos y otras muchas novedades que lo convierten en una cita obligatoria para todo poseedor de la consola. Pero esta no es la única versión del juego que existe. Super Smash Bros. para Nintendo 3DS es la primera entrega de la saga en aterrizar en una portátil ¿Es un simple apetito para quitar el hambre de su versión mayor o en cambio vale como un juego en si misma? Vamos a verlo.

Smash 5

Super Smash Bros. para 3DS no anda corto de modos de juego, aunque para ser un Smash Bros. estos sí que son escasos. Tenemos un modo versus, Arcade, Smashventura, desafíos varios y entrenamiento. Hay modos de sobra en los que podremos sumergirnos horas y horas, pero no hay modo historia ni nada que dé sensación de progreso más allá de conseguir trofeos de las distintas franquicias de Nintendo sirven a modo de museo sobre toda la historia de la compañía. Eso sí, hemos de hacer un pequeño inciso. La navegación por los menús es terriblemente confusa, tardaremos un buen rato en aprender donde se encuentra cada modo, nada está donde debería estar y os garantizamos que tardareis más de un minuto en encontrar el modo Arcade por primera vez.

El modo Arcade tiene el mismo selector de dificultad que Kid Icarus: Uprising. Cuanto más dinero apostemos en que podremos superar todos los combates sin perder, mayor será la recompensa y la dificultad. Si apenas apostamos dinero será un completo paseo y si apostamos hasta el máximo, será un desafío digno para los más expertos, incluyendo jefes finales diferentes dependiendo del dinero puesto en juego.

Smash 4

En el modo exclusivo para Nintendo 3DS, la Smashventura, competiremos con otros tres jugadores en un combate de dos partes. En la primera recorreremos un único escenario de gran tamaño en el que durante tres minutos buscaremos como locos bonificadores para potenciar nuestras distintas estadísticas. Las principales foras de mejorar es eliminar los distintos enemigos de las distintas franquicias que encontremos, encontrar portales secretos que contengan pequeños desafíos o simplemente abrir cofres.

Una vez que hayan pasado los tres minutos pasaremos al evento principal, que puede ser una carrera, una pelea por tiempo con los otros jugadores, un contrarreloj para ver cuanto tardamos en derrotar a X número de enemigos débiles u otros simples desafíos muy divertidos. En sí la Smashventura es muy divertida, pero el hecho de que solo se pueda jugar de forma local y no online destruye todo su propósito. Si no tenéis un grupo de personas con las que jugar de forma presencial, vuestra experiencia en este modo se limitará exclusivamente a luchar contra la máquina, y es facilísima de ganar a este modo.

En cuanto al resto de modos pues no hay nada que pueda divertirnos durante mucho tiempo. En la sección Estadio encontramos los típicos Béisbol Smash (Home Run Smash), Bomba Smash y las distintas modalidades de Asalto en el que de una manera u otro tendremos que derrotar a numerosos enemigos débiles. Finalmente tenemos Leyendas de la lucha, en el que lucharemos contra todos los personajes del juego por orden de aparición cronológica, es un modo muy simple y fácil que no aporta nada en absoluto, por mucho que se haya promocionado.

Smash 3

Lo que hace a este Smash Bros. especial es su jugabilidad y el hecho de que sea portátil con soporte al juego online, ya que en cuanto a modos anda muy escaso.

La jugabilidad, si bien no se distingue mucho de la ya vista en Brawl, es mucho más sólida y pule los distintos aspectos que no gustaron a la comunidad. Los combates son más rápidos, la plantilla muchísimo más equilibrada a pesar de los típicos personajes perceptiblemente con más o menos potencial y los escenarios son preciosistas, tanto en sus versiones normales como en las omega; loo únicos aspectos inferiores se deben a los propios aspectos técnicos de la consola.

La plantilla de personajes llega con ciertos trucos a los 52 personajes si incluimos los tres estilos de lucha con los que podemos equipar a nuestros Mii y varios personajes que si bien no son totalmente iguales, sí son muy parecidos. Todos los personajes son viables para alcanzar la victoria y la mayoría de las nuevas inclusiones son muy interesantes y aportan algo nuevo; nuestro favorito es Little Mac, el sin duda mejor personaje del juego en el suelo gracias a sus rápidos y efectivos golpes y un completo inútil fuera de él, perdiendo toda la fuerza y movilidad que le caracteriza. Sin embargo Lucina y Pit Sombrío, otras de las nuevas incorporaciones, son seguramente los dos personajes clones más parecidos de toda la saga; juegan prácticamente igual que sus contrapartes, sin distinciones que merezcan la pena.

Smash 1

Los escenarios se han cuidado hasta el límite. Hay 34 y cada uno de ellos cuenta con la versión predeterminada y con la versión omega, que al igual que el escenario Destino Final de los anteriores Smash, se conforma tan solo por el suelo sin ningún tipo de plataforma o elemento que pueda interferir en el combate. Ambas versiones de cada escenario tienen sus razones de ser, ya que se han diseñado para satisfacer tanto a los jugadores profesionales como a aquellos que solo busquen divertirse.

El control es exactamente igual que el de otras entregas, lo cual no es malo en si mismo. Hay un botón de ataque, otro de salto, uno para movimientos especiales y finalmente con otro nos cubrimos. El movimiento es fluido y responde a la perfección si manejamos el stick analógico en consecuencia con el movimiento que queremos conseguir. El problema viene cuando no se entiende este punto y pulsamos la dirección a la que queremos ir con un golpe seco y salimos disparados o realizamos un ataque que no queremos. Hay que jugarlo con tranquilidad, sin aporrear.

Smash 2

En este apartado se presenta el primer problema que presenta la propia 3DS, el stick analógico es malo y no cumple para lo que se le pide. Además de que no da confianza para usarse con dureza, tal y como no debe jugarse, en ocasiones demuestra no ser para nada preciso. Al tener un recorrido totalmente circular sin esquinas a la mínima que se exige una acción que requiere señalar una esquina, el juego tiende a hacer lo que le dé la gana.

La modalidad online es donde Super Smash Bros. para Nintendo 3DS brilla con más fuerza. Podremos jugar con nuestros amigos, con desconocidos por diversión o en serio, teniendo ambas distintas reglas. Si decidimos jugar en serio, todos los escenarios en los que juguemos serán totalmente llanos y sin objeto alguno y en por diversión todo estará permitido. Dentro de lo que cabe, el online funciona a la perfección siempre que no juguemos contra alguien con muy mala conexión o si se unen cuatro con conexiones no muy buenas, relentizándose la partida si se da el caso. Sin duda alguna, funciona mejor que cualquier otro juego de lucha visto en portátiles u otros juegos de lucha de sobremesa como Street Fighter IV.

Smash 6

En cuanto a los distintos aspectos técnicos, el juego puede ser un poco difícil de jugar en una 3DS básica, la pantalla es muy pequeña y si bien los indicadores y el sombreado ayudan a saber donde estamos, demuestran ser insuficientes. Se puede jugar fácilmente contra un único rival, ya que el juego hace zoom, pero en cuanto hay cuatro jugadores y cada uno está en un lado el seguimiento de todo se hace imposible.

Aparte de todos los problemas que pueda presentar la consola para mostrar el juego, los cuales se ven mayormente solventados en una 3DS XL, el juego luce de lujo. Los modelados son excelentes (aunque recientemente se ha descubierto que cambian por unos de mayor calidad si pulsamos pausa), la banda sonora sigue siendo ejemplar y la fluidez con la que se mueve todo es apabullante. Es posiblemente el título que más haga dar de sí a la portátil hasta el momento y uno de los mejores juegos de la consola.

Super Smash Bros. para Nintendo 3DS es un excelente juego de lucha portátil con multitud de modos para ser del género, pero que se sienten capados en relación a anteriores entregas. Capado es la palabra que mejor describe a este título, por muy bien que esté, se siente muy limitado por las capacidades de la consola y se puede llegar a sentir escaso. Nintendo ha hecho bien vendiendo esta versión antes que la de Wii U, porque la diferencia entre ambas versiones es amplísima y en comparación sabe a poco. Si no tienes una Wii U y tampoco entra en tus planes adquirir una, cómpralo sin dudar, pero si no, espera y adquiere la versión de sobremesa.

1 Comentario en "Análisis de Super Smash Bros. para Nintendo 3DS"

  1. Discrepo fuertemente sobre tus opiniones sobre el stick de 3DS ^^U

    Aparte de las horas que llevo dadas a la demo (que no son pocas) tengo la consola de lanzamiento, nunca he tenido problema jugando a juegos tan intensivos como Kid Icarus Uprising o Super Street Fighter IV. Admito que llegué a tener que enviarla al SAT porque el stick murió, pero eso fue después de literalmente más de 5 horas diarias de Kid Icarus Uprising, 3 de ellas multijugador, y en lo que a precisión respecta no me ha fallado nunca, ni siquiera en Smash.

    Lo siento, pero no podía dejar pasar ese punto ^^U Fuera de eso buen análisis, estoy deseando echarle el guante a la versión completa de una vez.

Deja un comentario