Randy estuvo aquí

Análisis de Randal’s Monday

Por Oaky el

Actualmente la aventura gráfica no se encuentra en su mejor momento, a pesar de que desarrolladoras como Telltale Games intenten darle otro enfoque, se echa de menos un buen título como los que solía ofrecer la difunta LucasArts. Hace ya bastante tiempo que los chicos de Nexus Game Studios se dieron cuenta de esto y decidieron adentrarse en la hazaña de desarrollar una aventura gráfica que recuperase todo el sabor de los grandes clásicos, ese juego se llama Randal’s Monday.

Como bien dice el título, encarnamos a Randal, un chico gamberro, friki y amante de toda la cultura del videojuego y el cine, cosa que demuestra constantemente con su amigo Matt. Tras diferentes sucesos, un anillo llega a manos de Randal – nótese el constante guiño a la saga del señor Tolkien – y debido a él, nuestro protagonista se despertará siempre un lunes, como si de “Atrapado en el Tiempo” se tratará.

A partir de aquí, el bueno de Randy hará lo imposible para averiguar qué está pasando, recuperar a su mejor amigo y salir de la maldición en la que se ha metido debido al anillo. Es una historia, a priori, llamativa, por todas las referencias que hace al cine y a los videojuegos. La pena es que, a la larga, se hace pesada y demasiado monótona, llegando a aburrir en muchas ocasiones, sobretodo en las largas conversaciones que mantienen los personajes. Y es que sí, aunque gran parte del argumento se base en guiños, los elementos fundamentales para narrar la historia no están tan pulidos como deberían, lo que consigue sacar al jugador del contexto del título.

Randal's Monday 2

Sin embargo, esto no es algo que se deba únicamente a la historia, gran parte del problema lo tiene la jugabilidad. Aunque en un principio parezca clásica, con el típico puzzle que el mismo Randal comenta más de una vez, de “dar y recibir”, llega un momento que las cosas están mal planteadas y pierden todo el sentido.

Solo tenemos tres acciones, hablar, coger y mirar (algo escasas, habría estado mejor alguna otra como tirar o empujar, que en ocasiones, se echan en falta como aclaración). A la par, tenemos un tortuoso inventario donde podemos combinar diferentes objetos. Destacamos tortuoso porque su funcionamiento es bastante irregular, ya que se abre y se cierra muchas veces de forma involuntaria, además de que es algo molesto de usar en ocasiones, resultando lento.

Las acciones, como decíamos, algunas veces se quedan cortas, ya que, por ejemplo, a la hora de abrir algo, hay que usar la acción de “coger” para realizar el movimiento. Es algo lógico, sí, pero habría estado mejor que hubiera más acciones.

Randal's Monday 3

Los puzzles… Hay de todo. Desde los que están bien planteados y nos han hecho disfrutar muchísimo, hasta lo que no tienen ni pies ni cabeza, y se resuelven porque sí, sin fundamento alguno, sin propios consejos de los personajes para guiarnos un poco. Lamentablemente, son los segundos los que mayor presencia tienen en el juego, y no los primeros, y es algo que nos ha desanimado muchísimo.

Tristes, hemos superado la aventura y estos puzzles, con la esperanza de que, al realizarlos, tuvieran sentido y nos sacarán una sonrisa (ojo, que algunos lo consiguen), hasta que comprobamos que no tienen base ni están bien construidos. La verdad es que es una pena.

Todo esto es lo que suele ocurrir a lo largo del juego, un buen planteamiento junto con una mala construcción y ejecución de las fases jugables. Las conversaciones son otro ejemplo. Uno se espera ver conversaciones como las de Monkey Island, donde Guybrush tenía turno de palabra constantemente en cualquier conversación, y cada frase era fundamental para descubrir una cosa u otra. En Randal’s Monday es todo lo contrario. Las conversaciones son automáticas, prácticamente no hay turno para hablar, y cuando lo hay, da igual qué opción escojamos, siempre se llega al mismo punto. De hecho, hay tres momentos puntuales en los que sí hay que elegir una frase en concreto, pero están planteados de una manera bastante confusa, llegando a un puzzle sin sentido.

El juego destila humor por todas partes, amor por la cultura con la que muchos hemos crecido y una historia con un planteamiento llamativo, además del cariño de los desarrolladores por llevar a cabo el juego – nos lo demostraron en la Madrid Games Week, y quedamos encantados – , por lo que es una verdadera lástima que Randal’s Monday tenga estos fallos, ya que rompen el tono del título y lo hacen muy monótono.

Randal's Monday 4

Dejando de lado lo jugable, el aspecto gráfico está bastante bien. El juego está desarrollado sobre el motor Unity, y cuenta con gran variedad de escenarios y muchísimas referencias, como la simpatiquísima Guybrush Street, o muchísimos objetos de otros juegos, como la cabeza de Manny Calavera, la trifuerza de Zelda o muchas referencias a Star Wars o Resident Evil, incluso a Juego de Tronos.

En general, es un juego muy bien construido y planteado en lo gráfico. Los modelados de los personajes ayudan muchísimo a esto, ya que son únicos, los conoceremos rápidamente, y empatizaremos con ellos fácilmente. Es un detalle que hemos agradecido bastante.

De hecho, en un momento del juego que no vamos a detallar, el escenario cambia por completo – es más, esa fase es el mejor tramo del juego, por lo bien construido que está, contrarrestando los puzzles sin sentido que destacan en el título – dando un soplo de aire fresco al jugador, ya que el juego no es precisamente corto.

Randal's Monday 5

Donde hemos quedado muy contentos ha sido en el apartado sonoro, que es de matrícula de honor. La banda sonora del juego tiene muchísima personalidad y temas únicos y especiales de gran calidad. Encajan perfectamente en todas las situaciones y, sin problema alguno, consiguen el efecto de la banda sonora de Monkey Island.

El doblaje es otra maravilla a destacar. Muchísimas voces conocidas, grandísimo doblaje e interpretación de todos y cada uno de los personajes, destacando el de Randal, obviamente. Sobretodo, hay que tener en cuenta la cantidad de diálogo con el que cuenta el juego, por lo que se agradece mucho el gran trabajo que han prestado los actores a cada uno de los personajes para hacerlos únicos. Jamás nos olvidaremos del bueno de Murray o del temible sargento Kramer, interpretado por Ramón Langa. Una delicia.

Randal's Monday 6

Finalizando, la duración de Randal’s Monday, para nosotros, ha sido de 24 horas. Es algo comprensible, debido a que el juego en sí es largo y cuenta con unos puzzles difíciles de solucionar porque están mal planteados y llevan mucho tiempo resolver. A pesar de esto, se agradece que a día de hoy un juego dure tanto.

Análisis basado en la versión de PC.

Randal’s Monday es un juego enfocado, exclusivamente, a los verdaderos seguidores de la aventura gráfica más clásica. Tiene una buena historia y un gran apartado gráfico y sonoro, pero falla en lo jugable, con puzzles mal planteados y conversaciones en las que uno no se puede involucrar demasiado, consiguiendo que, en ocasiones, se haga demasiado monótono.

Deja un comentario