Promesas incumplidas

Análisis de Pro Evolution Soccer 2014

Por Hidalgator el

La travesía por el desierto de la saga Pro Evolution Soccer por la octava generación de consolas quedará para siempre en los anales de la historia de los videojuegos. Esta saga es el vivo ejemplo de dos circunstancias que han marcado la generación. Por un lado, nos encontramos con un género deportivo como es el de los juegos de fútbol, que no ha aprovechado las características ni evolucionado, tanto desde el punto de vista subjetivo de las expectativas de los usuarios, como desde el objetivo de las mejoras de potencia que en su día aportaron las consolas de la actual generación. Y por otro lado nos encontramos ante el fiel reflejo del tremendo bajón de la industria japonesa, que en líneas generales se ha mostrado incapaz de adaptarse a los estándares técnicos alcanzados en la generación.

Esta realidad que acabamos de exponer está a la vista de todos, y sirve de marco para poner en contexto (en gran medida) por qué Pro Evolution Soccer 2014 es lo que es. En esta ocasión vamos a comenzar con la conclusión: PES 2014 es un producto deficiente. A continuación vamos a ir desgranando paso por paso los motivos por los que hemos llegado a esta conclusión.

1346680819_PES20133deseptiembrede2012

Empecemos por el principio. PES 2014 se lanza al mercado sin las plantillas actualizadas. Creo que todos los lectores podríamos admitir que Demichelis no aparezca en el Manchester City. Pero lo que no podemos admitir es que Higuaín siga en el Real Madrid. Como si esto fuera poco por sí mismo, transcurridas más de 3 semanas desde el cierre del mercado de fichajes, y tras una actualización de plantillas online (que tarda unas 2 horas en ejecutarse), esto todavía sigue así. Históricamente, la justificación que ha servido para sustentar la edición anual de juegos de fútbol se ha fundamentado en gran medida en la necesidad de actualizar las plantillas. Si ni siquiera se aportan unas plantillas actualizadas, no se está aportando valor añadido ninguno con respecto a la edición pasada, justificando de forma paupérrima la “necesidad” de adquirir una nueva edición que tiene plantillas viejas. Tristemente, con la dinámica actual de lanzar los títulos al mercado sin terminar para posteriormente ir solventando los problemas que surjan a través de parches, este defecto se ha extendido también a la competencia (que al menos ha tenido lista para su lanzamiento la actualización de plantillas).

Como si lo anterior por sí mismo no fuera suficiente, nos encontramos de nuevo con una falta alarmante de licencias que afectan muy especialmente a la Premier League. Se hace hincapié en la licencia de la Champions League, que efectos prácticos se limita a la infografía, la música de fondo, y muy poco más, ya que en definitiva el usuario nunca podrá reproducir un enfrentamiento clásico de Champions League con un histórico como el Manchester United, por poner un ejemplo.

Siendo este un hecho reiterado en la saga, y un elemento de decisión que el comprador medio conoce, es el momento de entrar a valorar el elemento diferenciador que hace que cada año millones de jugadores apuesten por Pro Evolution Soccer: su particular jugabilidad.

pes14-review2

Después de siete iteraciones esta generación, nos encontramos ante un juego que, en lugar de avanzar hacia adelante, va para atrás. El desempeño técnico del título es pobre, afectando directamente a la jugabilidad.

El aspecto gráfico, en una primera impresión, aparenta haber mejorado con respecto a anteriores ediciones. Si nos basamos en imágenes estáticas, y particularmente si en ellas aparece algún jugador famoso, es razonable caer en esta trampa. Pero tras pocos minutos de juego en movimiento, empezaremos a sufrir algunas ralentizaciones, encontraremos jugadores cuyo parecido con la realidad es absolutamente nulo, pantallas negras con tiempos de carga en los saques de puerta, jugadas que se repiten con un mismo resultado o un motor de colisiones casi inexistente. En este sentido no nos referimos al típico clipping de las escenas de celebración (unos jugadores se atraviesan a otros), sino a problemas que afectan directa y muy gravemente a la jugabilidad.. Ilustraremos este extremo con un caso real que nos sucedió.

pes14-review1

Ante un balón dividido en tres cuartos de campo, acuden a por la pelota Benzema y Chielini, con una ligera ventaja para el primero. Siendo conscientes de esta ventaja, intentamos ocupar el espacio, para poder así ganar la posición ante la embestida de un defensor duro como es Giorgio Chielini, que naturalmente debe detener la jugada. Pues bien, Chielini se dirigió hacia la pelota pero no se produjo ningún tipo de choque o colisión. Los cuerpos de los jugadores «resbalaron» entre sí, y ya posteriormente se produjo la clásica animación de agarrón y brega.

Lo que queremos mostrar con esto es la antediluviana, arcaica y paupérrima física de colisiones de PES 2014, absolutamente insuficiente y que nos retrotrae a principios de la generación. Pero no es este el único caso de defectos graves de jugabilidad. Por ejemplo, los porteros tampoco están adecuadamente implementadas. Normalmente en primera jugada tienen una respuesta adecuada. Es en segunda jugada cuando verdaderamente es un milagro que recuperen la compostura para al menos intentar detener el esférico.

pes14-review3

Para terminar con el apartado técnico, es indispensable hacer mención a la floja factura técnica de los comentarios. Efectivamente, nos retrotraemos de nuevo muchos años atrás, cuando se grababa una frase, se oía el silencio, y luego el nombre del jugador protagonista de la acción en un tono y un volumen distinto. Las frases se pronuncian más o menos dentro de un contexto, pero sin unidad ni naturalidad, y ni siquiera guarda un mínimo de fluidez con la que ocultar su artificialidad. Al menos, en el apartado de sonido vuelve a brillar la opción de banda sonora personalizada, lo cual siempre destacamos con una gran virtud.

En el plano online tampoco podemos alabar la propuesta de Pro Evolution Soccer 2014, que a decir verdad se encuentra lastrada por múltiples deficiencias. La primera de todas fue tardar 2 horas en «actualizar plantillas». No solo resulta frustrante el proceso en sí mismo, sino que el resultado tras dicha operación es encontramos a Gareth Bale en el Tottenham o a Siquiera en el Granada. En lo que se refiere al rendimiento durante los partidos online, si bien pudimos participar en algún encuentro sin lag, en muchos otros encontramos enormes dificultades y bugs que frustraron la experiencia. En todo momento, ya sea en el apartado online u offline, PES 14 muestra defectos impropios de un juego que se lanza al mercado en estado «gold». Más bien todo lo contrario, parece una beta. Y por ello nos vemos en la obligación de advertir a los posibles compradores.

PES 2014 es un producto de calidad deficiente. El contenido que encontraréis cuando introduzcáis el juego en vuestra consola es absolutamente insatisfactorio, y de ningún modo alcanza cotas de calidad que justifiquen el abono de 50 €. Plantillas desactualizadas, errores técnicos y jugabilidad paupérrima fundamentan una puntuación pobre, que en síntesis refleja que el retorno que el usuario recibirá a cambio de su inversión es insuficiente para justificar la compra.

1 Comentario en "Análisis de Pro Evolution Soccer 2014"

Deja un comentario