La aventura interminable

Análisis de Pokémon X y Pokémon Y

Por Osakasan el

Al igual que cuando uno oye hablar de Nintendo no puede evitar que se le venga la saga Mario a la cabeza, Pokémon viene siendo sinónimo de Consola Portátil Nintendo desde hace ya mucho tiempo. La saga, ya decana, ha divertido a millones de niños, adolescentes y adultos y ha acompañado a las máquinas de bolsillo desde el lanzamiento de estas – con la excepción de la primera generación pokémon, claro está.

La sexta generación ha sido un caso especial, Pokémon Blanco y Negro sembró la incertidumbre entre los que esperaban ver estos juegos en 3DS, y el anuncio de una entrega apropiada para la portátil estereoscópica no se produjo hasta estar bien entrados en la vida de esta, por supuesto el anuncio causó furor y la evolución de Pokémon X e Y fue seguida hasta su lanzamiento con una expectación más allá de lo habitual incluso para tratarse de una nueva generación de monstruos de bolsillo ¿Razones? No faltaban, desde luego: Juego totalmente en 3D por primera vez, una región nueva alejada de la estética nipona que acompañó a la saga durante 4 generaciones apoyada por la potencia de 3DS, nuevas mecánicas jugables y la promesa implícita de un apartado sonoro que mejora generación tras generación entre otras cosas.

Ahora ha pasado el tiempo, Pokémon XY lleva más de un mes en la calle y ha llegado el momento de coronarlo, o pasarlo a cuchillo si se tercia (que también podríamos ponerle una corona de cuchillos, o espera… eso quizá sea peor)

Lo primero que llama la atención de XY – y siempre lo ha hecho – son sus gráficos, por primera vez en una entrega portátil el juego se presenta en puras 3D, no hay sprites ni trucos baratos: Game Freak finalmente lo ha hecho.

El estilo gráfico escogido no podía ser más acertado, sin huir de los clásicos diseños cabezones los gráficos están trazados totalmente en estética Anime, con un Cel Shading digno de mención que alcanza su punto álgido en las batallas, de las que hablaré más adelante.

Luminalia

Luminalia es la ciudad más grande del juego, su perspectiva es diferente y permite observar sus virtudes y defectos a la perfección

El mundo del juego es amplio, lo suficiente como para dar una sensación de escala «realista» y contribuir a la clásica sensación de aventura que nos ha acompañado siempre a lo largo de la saga, y está increíblemente bien representado, Game Freak no fanfarroneaba cuando decía que el tema principal era la belleza: tenemos desde la sencilla ciudad empedrada de Novarte a un pequeño pueblo de cuento de hadas oculto tras una escalofriante ruta pantanosa pasando una ruta plagada de menhires, la enorme y cosmopólita Ciudad Luminalia, un camino alfombrado por hojas secas otoñales, una gruta congelada, un camino pintoresco al lado de un río cristalino con parterres de flores de todos los colores, etc… La variedad y la belleza imperan, lo que lo hace muy agradable de recorrer.

En lo que respecta a los combates, son sin duda lo mejor del juego a nivel gráfico y también donde el estilo artístico escogido realmente brilla, por primera vez los escenarios en los que combatimos son algo más que fondos borrosos y los Pokémon están compuestos de modelados con una carga poligonal impresionante, siendo la mayoría originales o, a lo sumo, reaprovechados de la aplicación Pokédex 3D Pro, rematados con una capa de Cel Shading que los hace parecer salidos de la misma pluma de Ken Sugimori y con unas animaciones que realmente los hacen parecer vivos. Contribuyen a la espectacularidad de los combates los ataques y ángulos de cámara, que heredan el estilo de Pokémon Battle Revolution de Wii, pero con la velocidad suficiente como para no convertir las batallas en un tedio.

En el lado malo está el apartado técnico, y es que el poligonaje general del juego fuera de las batallas es, a decir verdad, escaso, y a pesar de esto una de las mayores ilusiones de quienes esperaban este juego se ha visto tornada en decepción, ya que el motor está tan mal optimizado que la propia Game Freak reconoció haberse visto obligada a desactivar el 3D estereoscópico salvo en momentos concretos y lugares como mazmorras y cuevas en los que, aún así, el framerate cae hasta niveles preocupantes.

El 3D sienta especialmente bien a los combates, a cambio convertirlos en un pase de diapositivas

El 3D sienta especialmente bien a los combates, a cambio de convertirlos en un pase de diapositivas

Incluso en los combates sólo puede activarse el 3D en batallas 1 contra 1, y la tasa de frames por segundo llega a pegar rascadas alarmantes, bajando de los 10 fps en momentos concretos.

Viendo en la máquina juegos infinitamente más complejos a nivel técnico que son capaces de ponerse en 3D sin afectar apenas a su rendimiento nos queda bien claro que Game Freak no ha sabido, podido o querido optimizar el motor del juego para ello y que incluso puede que se toparan con este problema a última hora, ya que desde que salimos de Pueblo Boceto está bien claro que los ángulos de cámara están orientados a hacer uso y abuso del 3D, ofreciéndonos siempre los planos que mejor pueden aprovecharlo.

En el apartado sonoro se mantiene la tendencia iniciada por Diamante y Perla de llevar la banda sonora a lo melódico y utilizar temas cada vez más largos, complejos y con mayor instrumentalización, lo que sienta de maravilla al juego y contribuye, una vez más, al tema alrededor del que gira: La belleza. La banda sonora se divide en tres tipos de piezas: Aventureras para las rutas, melódicas para las ciudades y techno para las batallas, estos últimos en algunos casos han perdido fuerza respecto a otras ediciones, pero la mayoría de las piezas destinadas a los combates Pokémon consiguen ambientar maravillosamente las batallas.

Un punto polémico son los gritos de los Pokémon, de los cuales se lleva pidiendo un cambio o evolución desde el lanzamiento de Rubí y Zafiro y que por fin han visto un avance decente, haciendo los ruidos más animalescos -partiendo siempre de los originales – en un estilo similar al que han tenido siempre en sobremesa; no obstante y aunque esto realmente habría bastado para conformar a los fans el estudio ha tenido la brillante idea de darle a Pikachu el doblaje de Ikue Otani, su voz en el anime, sin hacer lo propio con ningún otro Pokémon incluyendo su evolución, Raichu.

A nivel jugable ha experimentado la evolución habitual en cada entrega, aunque antes quizá estaría bien centrarse en los controles del mundo del juego: Por primera vez se introduce el movimiento diagonal del personaje y además se ha implementado una nueva mecánica: Los patines, los cuales se activan automáticamente al usar el Slide Pad y tienen movimiento de 360º real mientras que para caminar y correr sólo disponemos de 8 direcciones fijas, son más rápidos que la carrera pero menos que la bici y su función es facilitar el desplazamiento rápido, básicamente. Otra mecánica introducida es la de montar sobre determinados pokémon, pero esto es sólo posible en rutas concretas, por lo que no merece mención.

Xerneas es el legendario representante del tipo Hada

Xerneas es el legendario representante del tipo Hada

El combate ha recibido la adición del tipo Hada, el cual es fuerte contra Dragón, Lucha y Siniestro y débil ante Veneno, Acero, lo que a día de hoy ha mejorado sensiblemente las estrategias y aumentado el uso los tipos que son débiles contra él, también están el habitual equilibrio de estadísticas, adición de objetos y ataques, etc… Sería complicado explicar el efecto de todas las adiciones al sistema de combate, pero una vez más se ha vuelto más rico y completo, y por primera vez da la impresión de no existir un tipo dominante.

Game Freak también se ha preocupado de acelerar la cría y el entrenamiento Pokémon afinando las mecánicas de herencia de naturalezas, genética y ataques y permitiendo, en una ciudad tras superar la liga Pokémon, capturar Pokémon con al menos dos genes perfectos; por otro lado el nuevo Repartir Experiencia facilita el entrenamiento de todo un equipo y el Super Entrenamiento permite realizar entrenamiento de esfuerzo sin necesidad de pasar horas buscando y derrotando una especie de Pokémon concreto. De hecho, sin darse mucha prisa es posible tener un equipo completo al gusto en una semana o menos, incluyendo la subida al nivel 100.

Por último, el apartado más destacado del juego es precisamente el que Game Freak menos comentó en su día, bien fuera porque no sabían cómo venderlo o porque preferían que la gente lo descubriera por sí misma: El online.

El sistema online del juego se centra en la interacción total con otros jugadores y es totalmente accesible en la pantalla táctil a través de un sistema llamado PSS (Player Search System).

Con tan sólo dos clicks en la táctil podemos interactuar con cualquier jugador

Con tan sólo dos clicks en la táctil podemos interactuar con cualquier jugador

Para empezar, en la pantalla principal del PSS encontramos tres listas: Amigos (nuestros amigos en la propia 3DS) conocidos (transeúntes con los que hemos interactuado) y Transeúntes (gente que se encuentra en la misma ruta o ciudad que nosotros) Con sólo tocar uno de ellos con el juego nos dará la posibilidad de desafiarlo, proponerle un intercambio, iniciar un chat de voz – sólo con amigos – o ver su vídeo de presentación, si es que tiene alguno; desde esta pantalla podemos además acceder al menú PSS, desde donde tenemos disponible la Zona de Combate para participar en torneos oficiales y combates por puntos, el GTS o el intercambio prodigioso entre otras funciones.

Por desgracia el sistema online tiene sus fallitos, dejando de lado las desconexiones – poco frecuentes, pero ocurren – la calidad del chat de voz es bastante discutible y realizando un intercambio con transeúntes o desconocidos no existe ninguna forma de comunicación para expresar afirmación o descontento, algo que sí estaba en la negociación GTS de la quinta generación.

Pokémon X e Y es, hasta la fecha, el producto más cercano a la idea original de Rojo y Azul y lo que muchos fans llevan esperando desde que la saga comenzó su andadura, la interacción online lo convierte en la entrega más social hasta la fecha y los combates, por fin en 3D, hacen las delicias de los fans de la espectacularidad que hasta ahora sólo había acompañado a los títulos de sobremesa. Hasta la fecha, sólo la pospartida y los problemas técnicos lo alejan de ser el juego Pokémon definitivo.

Deja un comentario