Un soplo de aire fresco

Análisis de Plants vs Zombies: Garden Warfare

Por Saúl Rivero el

Estamos en un periodo actual dentro de la industria de los videojuegos en la que los shooters dominan el mercado, habiendo cada vez más, lo que provoca el cansancio de buena parte del público. Shooters bélicos, shooters futuristas, clásicos, y casi un sinfín de posibilidades que ha hecho de este género el más sobrecargado a día de hoy, o al menos da la impresión de ello.

Por todo esto, es necesario que de vez en cuando se produzca un soplo de aire fresco, y es aquí donde entra el título que venimos a analizar hoy, Plants vs Zombies: Garden Warfare, un juego que se sitúa a medio camino entre un shooter ‘’serio’’ y una parodia de estos, pero con un estilo propio que lo hace especialmente original.

garden warfare

Lo primero que hemos de tener en cuenta es que Garden Warfare es un juego online, no cuenta con modo campaña. Las dos modalidades principales son el modo Horda cooperativo, en donde podremos enfrentarnos a decenas de zombies en solitario o hasta formar un grupo de cómo máximo 4 personas. El modo Horda se desarrolla en los mismos mapas que el competitivo online (del que hablaremos más tarde) y consta de varios tipos de rondas, en las que iremos viendo varios tipos de enemigos (algunos bastante complicados de derrotar si vamos en solitario).

Sin embargo, las posibilidades de juego del modo Horda se nos irán haciendo bastante cortas según juguemos más y más partidas, por lo que, por lo general, nos cansaremos bastante deprisa y más si jugamos en solitario.

Además de este modo, los chicos de PopCap Games han querido centrar sus esfuerzos en crear una experiencia competitiva online que, como decía antes, se sitúa en un punto en el que ni es demasiado seria, pero tampoco deja de serlo, ya que la profundidad que ofrece en cuanto a clases y armamento nos obliga a tenernos que tomar nuestro tiempo para desbloquear y disfrutar de todo el contenido disponible.

Plants vs. Zombies Garden Warfare

El multijugador online de Garden Warfare está disponible para hasta 24 jugadores simultáneos en línea, divididos como es lógico en dos equipos, plantas o zombies, de una docena de integrantes cada uno. Tenemos hasta 4 clases disponibles en cada equipo (El soldado, el ingeniero, el médico y el tanque) bastante bien diferenciadas y equilibradas entre ellas, lo que nos permitirá disfrutar de las paridas con estilos de juego claramente diferenciados. Cada clase cuenta con un arma básica, acompañadas de 3 habilidades que se van recargando con el paso del tiempo. Por todo ello, Garden Warfare ofrece grandes posibilidades en cuanto a elección de clases se refiere.

Un punto original y diferenciador con respecto a otros shooters clásicos es el sistema de desbloqueos, ya que aquí no conseguimos puntos de experiencia, sino monedas, que nos sirven para comprar unos sobres que pueden contener desde consumibles a objetos de personalización, para así ir desbloqueando todos los contenidos del juego poco a poco. Dependiendo del precio de los sobres que compremos, obtendremos mejores o peores recompensas, pero siempre será al azar, lo cual puede (y con razón) descontestar a los más puristas, que ven como su esfuerzo pueda ser recompensado con ítems de menos valor o potencia que a otros jugadores.

Además de este punto diferencial, el sistema de subida de nivel, no se basa exclusivamente en obtener puntos o realizar bajas, sino en acciones concretas, a modo de desafíos, que si cumplimos nos hará subirán de nivel, independientes en cada clase de personaje. Matar a un número de enemigos desde un lugar elevado, usar cierto número de veces determinada habilidad, revivir a compañeros, etcétera, siendo cada vez requisitos más complicados, y que condicionan nuestra manera de jugar en cada partida si queremos subir de nivel.

Este sistema de progresión puede gustar o no gustar, pero lo cierto es que al menos en cuanto a intención, está bien hecho, queriendo desmarcarse de la tendencia habitual de los shooters más clásicos.

pvz_garden_warfare-0003

En cuanto a modos de juego competitivos y mapas, Garden Warfare ofrecía en su salida original para consolas Xbox y PC muy pocos contenidos (5 mapas y 5 modos de juego). Sin embargo, en su momento los desarrolladores prometieron contenidos gratuitos y lo cierto es que se ha cumplido, por lo que el título llega a consolas PlayStation ofreciendo 8 mapas y otros tantos modos de juego, además de más objetos de personalización con respecto al juego original, todo esto a la espera de que, según PopCap Games, se lancen más contenidos gratuitos en un futuro no muy lejano. La sensación real que tenemos es que si bien los contenidos no son tan cortos como en la salida original del título, no se nos antoja suficiente (sobre todo en mapas) para conseguir una »esperanza de vida» lo suficientemente larga.

Técnicamente Garden Warfare ofrece un aspecto de carácter cómico y cartoon, siendo muy vistoso pero sin perder la estabilidad técnica que ha de tener un juego de este género. Cuando hablamos de estabilidad técnica, hablamos de 1080p a 60 imágenes por segundo en PlayStation 4, superando a Xbox One en cuanto a resolución (900p) pero que en la práctica muestra un resultado prácticamente idéntico. Los entornos y acabados de los mapas están bastante trabajados, así como los modelados de cada uno de los personajes, consiguiendo que cada uno tenga su propia ‘’personalidad’’, redondeando así una estética visual realmente envidiable.

En cuanto al sonido, la música y los efectos de sonido mantienen las señas de la marca, con melodías que sonarán a los que vengan de anteriores entregas en tablets y móviles. Los personajes no tienen voz, pero si emitirán sonidos propios correspondiendo con la acción que realicemos en un momento determinado de la partida.

930.0x524.0

Además del punto negativo de la falta de profundidad en el modo cooperativo y del factor aleatorio que existe en la progresión del competitivo, el que posiblemente sea el mayor detalle negativo de Garden Warfare es que necesitamos conexión obligatoria a internet, incluso si queremos jugar solos o a pantalla partida al modo cooperativo. Además, es totalmente obligatorio estar suscritos a PlayStation Plus o Xbox LIVE para poder disfrutar del juego, independientemente de cuál sea la modalidad.  Estos requerimientos ya estaban en el juego cuando se lanzó en Xbox y PC y siguen presentes a día de hoy, algo que consideramos totalmente incomprensible para disfrutar al menos del modo cooperativo, aunque sea en individual o en pantalla dividida.

Por último, y como siempre en juegos de precio reducido, es bueno revisar dicho aspecto, y es que Garden Warfare está disponible por 39,95€ en PS4 y Xbox One y por 29,95€ en PS3 y Xbox 360 aunque para consolas Xbox es posible encontrarlo a menos precio, ya que lleva unos cuantos meses en el mercado. Las diferencias entre las nuevas versiones de PlayStation con las originales de Xbox son prácticamente nulas, por lo que si ya lo tenías, no te lo plantees comprar para alguna de las consolas de Sony.

Análisis basado en la versión de PlayStation 4.

Plants vs Zombies: Garden Warfare aporta un pequeño toque anti-estrés a un género shooter claramente sobrecargado a día de hoy, con una estética desenfadada que logra desenfocar de lo habitualmente serio de dicha temática. Un modo competitivo con hasta 24 jugadores, rico en cuanto a clases y personalización, y un modo horda bastante divertido en compañía es lo más destacable de un título que no goza de toda la profundidad que se nos debería de ofrecer en cuanto a mapas y que además nos obliga a estar conectados siempre y con un servicio de pago en vigencia para poder jugar, aunque sea individual o pantalla dividida.

Deja un comentario