Un universo procedural repetitivo

Análisis de No Man’s Sky

Por Senduk el

Uno de los títulos más esperados de este año era No Man´s Sky, el pequeño estudio Hello Games ha dispuesto de un largo desarrollo para este juego de supervivencia y exploración espacial. La “alianza” de la desarrolladora con Sony, parece haber provocado una versión porteada para PC bastante pobre en cuanto a rendimiento, en cualquier caso, nuestra experiencia con el juego ha sido en PlayStation 4 y os la cuento a continuación sin desvelar aspectos muy importantes del argumento.

Explorar, luchar, comerciar y sobrevivir han sido las premisas de No Man´s Sky, pero desde el comienzo de la aventura ya descubrimos cuánta carga tiene cada aspecto. Aparecemos en uno de los más de 18 quintillones de planetas aleatorios y procedurales del juego, en una situación de emergencia, con nuestra nave averiada y varios de sus componentes estropeados. Nos informan de las características de la atmósfera, temperatura, flora y fauna y recibimos los primeros consejos para reparar y recargar nuestra multiherramienta, la nave y el traje espacial. Estos primeros pasos del juego se basarán en la supervivencia, teniendo que poner a punto cada elemento para poder abandonar esa primera zona y comenzar la exploración.

Superados estos primeros pasos apenas recibimos pequeños consejos para crear nuevos combustibles que nos permitan viajar entre galaxias, en ningún momento posterior recibiremos ningún tipo de indicación, eso provoca que la historia esté algo escondida, haciendo que la aventura entre planetas de cada jugador sea realmente el núcleo del juego.

Los elegantes menús (que nos recuerdan a los de Destiny) permiten administrar, recargar y craftear elementos para la multiherramienta, el traje y la nave. A pesar de su practicidad, tampoco recibimos consejo para elaborar los crafteos más complicados. El tamaño del inventario se verá incrementado en el traje si adquirimos las mejoras que encontramos en las estaciones de cada galaxia o dentro de cada planeta y el precio de cada hueco adicional será muy superior al anterior. En el caso de los inventarios de la nave y la multiherramienta sólo se verán incrementados al cambiarlos o comprar nuevas versiones.

Dentro de cada planeta podemos explorar tanto a pie y con la ayuda de salto del jetpack, como con la nave. El principal objetivo es usar nuestra multiherramienta para extraer minerales como plutonio, hierro, oro… y recolectar otros recursos como zinc, tamio9, platino, etc. La otra función de la multiherramienta es para combate, podemos disparar o lanzar granadas contra los centinelas, son una especie de drones que nos vigilan en cada momento, si la cosa se complica aparecerán centinelas con forma de perro que son algo más complicados de combatir.

Tanto los aspectos de lucha como la fauna han quedado muy simplificados, resultando algo casi anecdótico. Las especies animales apenas podemos escanearlas para archivarlas o darles cierto recurso para que nos recompense con otro elemento, eso sí, escanear toda la fauna de un planeta nos compensará con una buena cantidad de créditos.

Cada planeta cuenta con un terreno, minerales, fauna y otros elementos propios, y la recolección puede costarnos más en función de esta. Esta y la paleta de colores propia de cada planeta es la única diferencia que los distinguen, todos cuentan con los mismos puntos de interés que apenas tienen diferencias entre ellos, por lo que pasadas unas primeras horas de juego nos resulta realmente monótono y falto de recompensa. Estos puntos de interés son monolitos, lugares donde podemos aprender palabras de los lenguajes de las distintas razas del juego, reservas de minerales almacenadas, estaciones abandonadas, estaciones con aliens que nos permiten comerciar, balizas y naves estrelladas. Lo más interesante de estas zonas, además de conseguir planos para mejorar nuestros elementos, son los problemas morales y matemáticos que nos proponen, teniendo que dar una respuesta al alien de turno o al monolito que posee una energía o religión que nos recompensa.

Fuera de la atmósfera y en cada galaxia, contamos con una estación espacial donde comerciar con los materiales recolectados y otros objetos que podemos obtener de gran valor, como talismanes. Aquí también podemos cruzarnos con otros aliens viajeros a quienes comprarles su nave. El espacio puede poseer anomalías espaciales o interfaces del Atlas, ambas tienen su forma característica como estaciones espaciales, y sin entrar en detalles narrativos,  nos ayudan a encontrar los objetivos principales del juego: el origen del Atlas y el centro del Universo. El espacio de cada galaxia nos permite dirigirnos a un planeta u otro, recolectar elementos de los asteroides, evitar a los piratas que tratan de eliminarnos o atacar a los cargueros espaciales.

Llegados a este punto, consiguiendo células de curvatura y la mejora de la nave que permite dar saltos más lejanos entre galaxias, cada jugador alargará su partida en función de su satisfacción con estos aspectos.

Técnicamente el juego es flojo, en su apartado gráfico notamos popping viajando por la superficie del planeta y malas texturas sobre todo en los terrenos y en los diseños de los animales, aunque no podemos negar que el colorido de ciertos planetas y sus elementos nos hayan asombrado. En cambio, su apartado sonoro está mucho más cuidado, tanto el sonido de la nave, como la fauna o el ambiente dentro de un planeta como las tormentas o el viento han sido recreados perfectamente. Personalmente la banda sonora no me ha llamado mucho la atención, aunque es muy relajada e incita a dar largos paseos para explorar y cuenta con temas más animados en los momentos tensos.

En conclusión, No Man´s Sky ha resultado ser un título con muy buena base de creación procedural y ambientación, pero con poco trasfondo argumental y no exento de errores que han “roto” nuestra partida. Sin querer entrar en la polémica del precio de juegos como este, de haber tenido un precio adecuado a su profundidad sería una experiencia más que recomendable.

La ausencia de multijugador (al menos por el momento) no es el principal error del título, ya que el viaje es único y muy personal de cada jugador. Busca un gameplay relajado, casi ausente de acción y una supervivencia demasiado asequible, algo que no es malo si el jugador persigue estas características. En nuestra experiencia, tras unas 15 horas de juego ha resultado extremadamente monótono y dentro del género estas carencias no se pueden perdonar.

Análisis basado en la versión de PlayStation 4.

No Man's Sky no pretende hacerse un hueco entre simuladores espaciales realistas, propone una buena base arcade espacial y un gran sistema de creación procedural si continúan en la línea de hacer juegos de este estilo. Sin embargo, su ritmo pausado y prácticamente ausente de acción no agradará a aquellos que consideran el espacio como un territorio más hostil, su supervivencia demasiado asequible y unas mecánicas repetitivas sin incentivos estropean la gran idea del título.

Deja un comentario