Regresa la NBA

Análisis de NBA 2K16

Por Boston el

6 de febrero del 2015. Son las 10 de la noche en la ciudad de Oklahoma. Las calles de la ciudad están vacías. En el estadio Chesapeake Energy juegan el equipo local, los Oklahoma City Thunder, contra los New Orleans Pelicans. A falta de 1’2 segundos para terminar el encuentro, los dos equipos están empatados a puntos. La prórroga parece inevitable y es natural pensar que los Thunder, que juegan en casa y cuentan con el MVP Kevin Durant y un Westbrook incombustible, ganarán en el periodo añadido. Entonces ocurre esto.

Cada año durante las últimas semanas de octubre da comienzo una nueva temporada de la NBA y con ella la posibilidad de ver fenómenos tan improbables como ese triple de Anthony Davis. Y cada año un nuevo NBA 2K sale al mercado y nos permite recrear escenas parecidas con los mandos en la mano y desde la comodidad de nuestro salón.
dwightjpg

Decir que la serie NBA 2K se encuentra en la cima de la simulación deportiva desde hace tiempo no es una afirmación polémica. Entrega tras entrega los chicos de Visual Concepts demuestran que, si la autoperfección no es más que simple masturbación (como decían en aquella película), ellos son grandes maestros del arte de amarse a uno mismo. Porque ya hace años que NBA 2K no compite contra nadie más que contra sí mismos. Su hipotético rival natural, NBA Live, apenas consigue arañar unos cuantos miles de ventas al gigante de 2K. En esta situación, la autoperfección es el principal afán de la compañía. La búsqueda de esta perfección explica que en este nuevo NBA 2K16 se hayan incluido más de 10.000 animaciones nuevas que dan a los jugadores más movimientos y mayor sensación de peso, velocidad e inercia. También explica que la mecánica del Pick & Roll se haya mejorado, facilitando su control y el comportamiento de rivales y compañeros, que se hayan asignado dos botones independientes extra para hacer pases de formas diferentes, que se haya retocado la defensa, añadiendo un indicador cuyo color indica si la defensa es o no efectiva y que se haya mejorado mucho la IA de la máquina.

Las mejoras jugables tienen un límite. Y es que resulta evidente que, jugablemente, la serie 2K ya hace tiempo que alcanzó unas cotas de realismo más que notables. Este hecho provoca que desde Visual Concepts se busquen nuevos e inusuales modos de perfeccionar su producto. Este año, las principales novedades del título se encuentran en el modo Mi Carrera. El añadido consiste en el injerto de una suerte de modo historia, de un conjunto de escenas cinemáticas y eventos que pretenden mostrar el paso de un jugador desde el instituto hasta la NBA. Todo esto lo dirige Spike Lee, director de cine y aficionado del baloncesto. Y es un desastre.

highscool

Pero empecemos por lo bueno: la nueva introducción a este modo de juego implica crear nuestro jugador, personalizar sus características principales y saltar al instituto. Los partidos de instituto son un añadido muy bienvenido. Se han cuidado detalles como la megafonía, las gradas y los marcadores, y resulta divertido jugar contra unos críos de instituto con nuestro jugador, que va encaminado a la élite. A través de un conjunto de cinemáticas más o menos acertadas se pasa a la universidad. Con ello tomaremos la única elección que tendremos en esta historia de Spike Lee: a qué universidad acudir. La falta de elecciones trascendentes es una de las mayores pegas de este experimento semi cinematográfico que se anunciaba con un seductor «haz tu propia historia». El otro es la falta de coherencia y lo tópico de la historia. La falta de coherencia resulta hasta graciosa a ratos. Porque no se puede tomar más que de broma el hecho de que nuestro pívot blanco de 2’10 metros tenga una hermana gemela (!) negra y dos padres que idem. La falta de coherencia también hace que durante nuestro primer año en la NBA como rookies, sin importar lo mediocre de nuestra actuación, seamos considerados poco menos que la segunda venida de MJ. A estas alturas casi todo el mundo sabe que Spike Lee se siente perdido lejos de los tópicos, en el brumoso terreno del mundo real, así que su historia está llena de tópicos. Estos incluyen pero no se limitan a: el dueño tirano, el representante italoamericano que solo piensa en el dinero, una novia florero, una hermana-representante controladora y un amigo pandillero y aprovechado que acaba regular. Las escenas cinemáticas, algunas de las cuales se apañan para resultar más largas que las de muchos Metal Gear, se pueden saltar.

last minute shot nba

Lo bueno de esta colaboración de Spike Lee es que acaba. Y es que tras terminar el año como rookies en la NBA (que dura tan solo 6 partidos, elipsis mediante) comienza el modo Mi Carrera al que estamos más acostumbrados, pero con alguna novedad. La principal es que comenzaremos como agentes libres, de modo que desde el principio podremos elegir en qué equipo queremos jugar. Además, se ha puesto especial atención a los días libres entre partidos. Estos días los podremos dedicar a hacer contactos con jugadores famosos de la liga para desbloquear cartas, insignias y otras recompensas, a entrenar en el gimnasio para poder mejorar nuestros atributos o a acudir a eventos publicitarios que dan la moneda del juego, los VC. De nuevo, los VC son importantísimos para desarrollar a nuestro jugador y comprar los distintos accesorios de la tienda, y conseguirlos puede convertirse en un proceso tedioso si no se tiene paciencia o tiempo. En última instancia, el modo Carrera de este año se ha visto beneficiado por las mejoras jugables generales del título. Por ejemplo, percibimos que este año nuestros compañeros de equipo son mucho más activos, ayudan más y toman mejores decisiones que en títulos anteriores.

Al igual que el año pasado, es posible utilizar nuestros jugadores del modo Carrera en el modo Mi Parque. Al iniciar por primera vez dicho modo nos darán a elegir entre una de las tres bandas rivales, cada una de ellas con su propia base llena de pistas de baloncestos. En ellas podremos jugar partidos de 2 vs 2, 3 vs 3, etc, ganando VC en el proceso. Los puntos que ganemos se añadirán a la cuenta de nuestra banda, el global semanal determinará qué grupo ha ganado. También podremos utilizar nuestro jugador en el nuevo modo Pro-Am. En resumen, se trata de crear un equipo con otros cuatro amigos y jugar contra otros equipos online. Es posible personalizar el nombre del equipo, la pista, los equipajes y logotipos…

fallout nba

Esta personalización también ha llegado al modo Mi Equipo, tal vez el segundo modo de juego más popular de la franquicia. Este modo, basado en la apertura de packs y la colección de cartas, ahora también permite personalizar el estadio, el logotipo y los equipajes de nuestro equipo. Por supuesto, la gracia de este modo de juego sigue estando en la sensación de progreso que se siente al ir consiguiendo nuevas cartas de jugadores ya sea por jugar contra la IA en el modo dominación, por la apertura de packs, por compra en la casa de subastas o como recompensa en el nuevo modo disponible: El Reto. En este nuevo tipo de juego 3 vs3 dentro de Mi Equipo seleccionaremos una carta de jugador de nuestra colección, luego el juego nos asignará otras dos de forma aleatoria y nos emparejará con otro jugador para una partida online. Ya sea retándonos con otros jugadores, jugando en el modo Camino a Los Playoffs o tratando de superar todos los desafíos semanales, el modo Mi Equipo es una fuente constante de partidos y diversión. Eso sí, siempre que los servidores de 2K lo permitan. Durante este primer mes de juego han habido problemas de conexión, algo de lag y un error que te sacaba de un partido aún sin empezar, contabilizándolo como derrota. Los problemas no son generalizados, ni mucho menos, pero siguen sucediendo y eso nunca es agradable.

Podríamos terminar este repaso de los principales modos de juego haciendo una mención al modo Mi GM y Mi Liga. Ambos modos nos proponen situarnos al frente de una franquicia de la NBA. El modo Mi GM lo hace en mayor profundidad, permitiendo no solo determinar fichajes y elecciones de draft, sino también la contratación de personal, los precios de entradas y merchandising, el tipo y la distribución de entrenamientos… Han habido muchas mejoras en el modo GM, especialmente hemos celebrado el añadido de un modo de simulación de partidos que nos permite ver el encuentro a velocidad regulable y en vista cenital, como una partida de chapas sobre la que controlamos cambios, tiempos muertos, jugadas y puntos de énfasis. Por supuesto, en cualquier momento podremos irrumpir en el partido personalmente y tomar las riendas de los jugadores. Otro añadido al modo GM es la posibilidad de mover el equipo a otra ciudad, cambiarle el nombre, los uniformes… Lo cierto es que para disfrutar en profundidad de este modo de juego sigue siendo necesario tener cierto bagaje respecto a la liga. Solo así podremos negociar extensiones de contratos, fichajes e intercambios de jugadores en igualdad de condiciones con la IA, que este año también ha mejorado en ese aspecto. Para terminar, es necesario mencionar las novedades del modo «Jugar ya en línea», puesto que ha hecho un poco más satisfactorias las partidas online contra otros jugadores con equipos predefinidos al fijar ciertos ránkings de habilidad que podremos ir escalando consiguiendo victorias.

mygm

Todo lo anterior se puede resumir en una frase: la magnitud de este nuevo NBA 2K16 es tal que sería posible dedicar cientos de horas al juego sin tocar, en ningún momento, la mitad de sus modos de juegos. Es un hecho que hay personas que solo adquieren este juego para participar en la locura de coleccionismo que propone el modo Mi Equipo, o para protagonizar su propia historia dentro del modo Mi Carrera. Y esto es completamente natural, porque cada uno de estos dos modos podría ser, prácticamente, un juego independiente en sí mismos. Una de las dificultades que entraña hablar de este juego es que cada jugador puede tener un modo predilecto, y es complicado jugar a todos ellos en profundidad.

Respecto al sonido y la localización, pensamos que es recomendable jugar con las voces en el inglés original, con los subtítulos activados. Esto es así, no solo porque los comentaristas españoles (Quiroga, Serrano y Daimiel) suenan menos naturales y tienen menos líneas que los originales, sino fundamentalmente porque si no jugamos con las voces en inglés no veremos algunos segmentos como el previo de los partidos (con unos hilarantes Kenny «The Jet» Smith, Shaquille O’Neal y Ernie Johnson), las entrevistas durante el descanso o las entrevistas y el resumen postpartido. La banda sonora del juego vuelve a ser intachable y está plagada de temazos como «Time to Get Away» de LCD Soundsystem o «Skeleton Boy» de los Friendly Fires.

La versión española del juego viene con los hermanos Marc y Pau Gasol en portada. Al margen de las licencias oficiales de la NBA, el juego cuenta con los equipos más importantes de las ligas europeas y con equipos clásicos de la liga norteamericana. Además, dispone de un editor mediante el que podemos crear nuestro propio equipo ficticio.

A veces, al jugar a NBA 2K16 uno tiene la sensación de estar mirando a un pozo sin fondo. Solo basta con intentar estudiar las diferentes jugadas estratégicas de cada uno de los equipos, o la configuración individual de la defensa que se puede asignar a cada jugador durante un partido para darse cuenta de que, si uno quisiera, podría dedicar meses en tratar de dominar todos los sistemas que propone. La curva de aprendizaje de este juego puede ser muy larga, pero esto no impide que cualquier persona pueda jugarlo. La gente de Visual Concepts ha conseguido con su serie de baloncesto un juego que, sin oprimir de forma absoluta al recién llegado, recompensa y mucho a los jugadores más experimentados. Esto tiene más mérito de lo que parece. Como también tiene mérito seguir añadiendo de forma acertada novedades, especialmente novedades jugables, a un juego cuyo núcleo de jugabilidad ya parecía casi imposible de mejorar más.

Análisis basado en la versión de PlayStation 4.

La magnitud de un juego como NBA 2K16 hace que fallos como la mediocre película de Spike Lee para el modo Mi Carrera se olviden al disfrutar del buen hacer de los desarrolladores en otras muchas facetas y modos de juego del título. Es imposible que un leviatán de la simulación deportiva de esta envergadura no tenga fallos, pero tiene mucho mérito que el núcleo de la jugabilidad de este juego siga recibiendo novedades respecto a entregas anteriores, y que además estas novedades sean todas acertadas.

2 Comentarios en "Análisis de NBA 2K16"

Deja un comentario