De bolsón cerrado

Análisis de LEGO El Hobbit

Por Oaky el

TT Games y su fórmula de convertir grandes franquicias al mundo LEGO sigue dando su éxito. Muchas han pasado ya por sus manos, Star Wars, Indiana Jones, DC Comics, Marvel… Y la última que hemos podido presenciar ha sido el universo de la Tierra Media creado por Tolkien. Si hace poco tiempo veíamos a LEGO El Señor de los Anillos en tiendas, ahora viene su precuela. LEGO El Hobbit nos relata, de momento, lo sucedido en las dos películas estrenadas hasta la fecha, Un Viaje Inesperado y La Desolación de Smaug, dejando la tercera y última, La Batalla de los Cinco Ejércitos, ya que aún no se ha estrenado, pero probablemente la veamos en formato de DLC.

Sin embargo, es llamativo el hecho de haber adaptado solo dos películas, cuando lo habitual en TT Games son tres, a pesar de esto, aunque pueda parecer que la duración del producto sea escasa por ello, nos encontramos con una grata sorpresa, y podemos decir con total certeza que estamos frente a otro título Lego igual de largo, o más, que sus antecesores.

Hobbit 1

Como ya hemos dicho, el juego relata las dos entregas de El Hobbit lanzadas hasta la fecha. De Un Viaje Inesperado, podemos decir que la adaptación es magnífica y muy fiel a lo visto en el cine, sin embargo, de La Desolación de Smaug no podemos decir lo mismo, ya que hay ciertas situaciones que son introducidas de manera muy forzada, alejándose de la cinta. Con esto nos referimos a momentos en los que, por ejemplo, Bilbo debería quedarse solo, pero como en el juego es necesario tener un jugador acompañante, Bilbo siempre va a estar acompañado, lo que consigue romper el contexto de la trama en ciertas conversaciones del tramo final, donde ese compañero no es apreciable. Aún así, a pesar de este error, el resto está muy bien adaptado.

El juego, además, es enorme. Una vez hayamos acabado un capítulo de los 16 que tiene el título, podemos movernos libremente por toda la Tierra Media y realizar dos tipos de misiones secundarias, las que nos darán ladrillos de mithril, con los cuales forjaremos objetos de mithril, y las que nos obsequiarán con cubos rojos, que funcionarán como trucos o bonificaciones una vez activados. Estas misiones secundarias son bastante variadas. Las primeras (que nos dan mithril) van desde entregar objetos a un personaje o escoltarlo, hasta defenderlo o llevarlo de un sitio a otro. Las otras misiones que nos brindarán un cubo rojo se basan en entregar a los diferentes personajes objetos forjados de mithril, por lo que tendremos que encontrar los planos de estos objetos, ya sea en la Tierra Media resolviendo puzzles, como en los propios capítulos de la historia, donde también encontraremos los clásicos minikits para obtener pequeños recuerdos, así como los 4 objetos que se pueden encontrar en cada capítulo, y que nos dejarán personalizar a nuestro personaje.

Hobbit 2

En cuanto a lo jugable, el juego tampoco se queda corto. Cada personaje, como es habitual, tiene una habilidad diferente. Algunos pueden usar un tirachinas, otros un arco, Gandalf, por ejemplo, puede destruir los objetos mágicos a la par que usar su bastón para iluminar zonas oscuras, Bilbo hace uso del Anillo para interactuar con los objetos espectrales, y otros como Sauron pueden acercarse y destruir los objetos oscuros. Además, los enanos de la compañía de Thorin son capaces de juntarse de dos en dos y hacer ataques conjuntos, al igual que ayudan en acciones como escalar o saltar a determinadas zonas. La cosa no se queda ahí, y es que a lo largo del juego afrontaremos gran número de puzzles y acertijos, que normalmente son fáciles, pero hay alguno que otro que tiene su “miga” a la hora de resolverlo.

También se ha hecho énfasis en la construcción con LEGO. Como dijimos antes, los objetos de mithril son importantes, pero lo son más las zonas de construcción. A lo largo de la aventura deberemos ir recogiendo materiales, ya sea pan, pescado, oro, hierro, esmeraldas, y gran infinidad de ellos que nos valdrán para construir puentes, herrerías, o determinadas cosas que se nos indiquen en el momento. A la hora de resolver esto, aparecerá un esquema, como si de un clásico manual de Lego se tratase, que nos indicará qué piezas escoger para construir el objeto en cuestión, y según cómo lo hagamos, se nos bonificará con una cantidad de piezas determinada.

Hobbit 3

Respecto a lo técnico, nos hemos quedado asombrados. En LEGO El Señor de Los Anillos, el doblaje de los personajes era el de la versión original de las películas. En cambio, en LEGO El Hobbit, el doblaje de los personajes es el mismo que el de las películas en su versión al castellano. Las voces, como es de entender, son de gran nivel, y a pesar de no estar todos los diálogos de la película, éstos están escogidos con gran acierto para narrar las aventuras de Bilbo y compañía, pero encontramos el error de la sincronización labial con los personajes, que se aprecia en contadas ocasiones, sobretodo en los protagonistas de las misiones secundarias de la Tierra Media. Los efectos sonoros cumplen a la perfección, y se pueden escuchar desde los más clásicos sonidos de los minikits, hasta otros nuevos en cuanto a armas como espadas o catapultas. La banda sonora que se oirá a lo largo de la aventura es la misma que compuso Howard Shore para las películas, por lo que los temas épicos y característicos de la saga están más que asegurados.

Gráficamente el juego presenta un aspecto muy bueno. La integración del mundo Lego en el mundo real está muy bien lograda, y el mundo real cuenta con una realización fantástica por parte del apartado artístico. A la hora de entrar en lugares como Erebor, si nos situamos en una colina donde se vea toda la ciudad, podremos tener una foto de un paisaje preciosa, y esto es un caso que se puede observar en innumerables ocasiones. De agradecer también es la gran variedad de escenarios con la que cuenta el juego, por lo que no nos cansaremos nunca de lo que vemos.

En sí, LEGO El Hobbit es un juego enorme a pesar de abarcar solo dos películas. En lo que a duración se refiere, no es para nada corto. Pasarse la historia, y hacer alguna misión secundaria por el camino, son, sin problemas, 15 horas. En cambio, completar el juego al 100%, cosa que es un desafío de los buenos, puede llevarnos entre las 35 o 40 horas, teniendo en cuenta que la fórmula es divertida, y la premisa no aburre nunca.

Análisis basado en la versión de PlayStation 4.

LEGO El Hobbit es un muy buen juego de aventuras para disfrutar solo, con amigos o en familia. Es largo, tiene una historia muy buena y su jugabilidad es muy entretenida. Lo único que esperamos es que la tercera película se añada a modo de DLC, y ver cómo continúa la historia de Bilbo en versión Lego.

Deja un comentario