Galletas al ritmo de la música

Análisis de KickBeat

Por Saúl Rivero el

Estamos en una época de la industria donde los títulos de corte independiente se hacen cada vez más hueco en el mercado, algo que despierta una relación de amor y odio entre los jugadores, quienes observan cómo cada vez másestas propuestas de estudios menores copan buena parte de las ventas del sector. Estos juegos suelen caracterizarse por ideas muy originales de estudios que pese a no contar con grandes empresas detrás, desarrollan sus títulos y los lanzan al mercado, sobre todo en formato digital.

Una de esas ideas originales que nos dan a conocer los indies es el juego que venimos a analizar hoy, KickBeat, una propuesta de Zen Studios que combina los juegos de baile con la acción y los reflejos.

KickBeat_02

¿Cómo es posible esta combinación? Fácil: nuestro personaje se situará casi siempre en el centro de un ring, donde tendremos que ir contraatacando pulsando los botones dependiendo de la situación de los enemigos. El sistema de juego recuerda especialmente al utilizado en Guitar Hero, ya que tendremos que ir clavando el momento justo en el que pulsar el botón para que el resultado sea satisfactorio. Dependiendo de nuestra precisión podremos hacer perfecto, bien, mal… que darán un resultado proporcional a nuestra habilidad.

Como factores más interesantes de este estilo de juego, cuando hacemos una racha de puntos importante sin ser golpeados activamos la barra especial que duplica el marcador, pudiendo multiplicar hasta por ocho los movimientos que hagamos. Además, tenemos algunas ayudas atacando enemigos especiales, que nos harán recuperar vida y ganar algunos puntos extra.

Si bien es un sistema original y novedoso, lo cierto es que despierta dudas, ya que en muchas ocasiones no tenemos claro cuándo nos van a atacar ni de dónde, lo que da lugar a una cantidad importante de imprecisiones injustas, bajando así nuestro resultado. Además de esto, el sistema es bastante monótono, lo que provoca que aunque al principio sea bastante adictivo, nos vayamos cansando progresivamente al pasar unas horas de juego.

KickBeat_Hero_vf3

Prácticamente son solo dos los motivos por los que podríamos estar enganchados un buen tiempo a este juego. El primero es su dificultad, y es que aunque a priori no lo parezca, KickBeat se va haciendo complicado a medida que avanzamos, con momentos que nos pueden hacer rabiar considerablemente.

El segundo motivo es que en KickBeat saltamos a la acción como Lee, un adolescente en una misión para recuperar la Esfera, una bola radiante de energía que encarna el espíritu de cada canción. De ello se inspira una pequeña historia en la que se combina una buena cantidad de deslumbrantes movimientos de artes marciales, todo para la salvación de la música. Lo cierto es que es un relato de usar y tirar, pero que a la vez logra encajar bien con el ambiente que propone el título.

Además de este modo historia, las horas de juego nos harán desbloquear distintos elementos como personajes, trajes y otras características, algo que alarga la vida del juego. Por último, si el modo historia te consigue enganchar, se puede completar el juego una segunda vez como una protagonista femenina, con mayor dificultad.

KickBeat_08

Obviamente, en un juego como este prevalece el apartado sonoro sobre el gráfico, y en ese sentido KickBeat cuenta con un repertorio musical bastante variado con hip-hop, música oriental, pop… que en general presentan un nivel decente. Gráficamente nos propone un estilo ‘’cartoon’’, donde unos personajes con cuerpos largos y extremidades muy delgadas se sitúan en escenarios tridimensionales y variados, desde un templo budista hasta un simple ring de boxeo.

Como siempre en este tipo de juegos, es conveniente tratar el precio de compra. En este caso, el título de Zen Studios se vende por 8,99 € en PlayStation Vita y PlayStation 3 (Cross-buy), Xbox 360 y PC. El juego también se encuentra disponible en PlayStation 4, Xbox One y Wii U con una edición especial que cuenta con más temas musicales, pero que nos costará un euro más. Sin duda, el precio del título está en concordancia con la calidad y cantidad de contenido ofrecido.

Análisis basado en la versión de PlayStation 4.

KickBeat nos propone una original forma de bailar a la vez que repartimos patadas de Kung-Fu a todo el personal, con un estilo de juego adictivo pero sin demasiada profundidad ni variabilidad. Un estilo cartoon, buena música y una historia sencilla que no deslumbra, aportan las horas de juego necesarias para considerar este título una buena inversión.

Deja un comentario