¿Te gusta hacer daño a otra gente?

Análisis de Hotline Miami

Por Vegapatch el

Tras conseguir una gran popularidad en PC, ha llegado a las consolas de Sony uno de los juegos con más personalidad de los últimos años, un juego único, con jugabilidad arcade desafiante y una ambientación retro y una banda sonora muy especial.

Hotline Miami nos presenta un planteamiento harto sencillo, simplemente tenemos que asesinar a todo ser viviente que se encuentre en el nivel. La razón de ello es que nuestro protagonista se despierta cada día recibiendo una especie de encargo que a modo de metáfora nos manda a una dirección para poner en práctica nuestras dotes de asesinato. Lo que a primera vista parece una historia totalmente olvidable y prescindible, termina transformándose en un violento viaje psicodélico en el que tendremos que estar bastante atentos para juntar todas las piezas de la trama y entenderla, mereciendo totalmente la pena en este apartado. Del mismo modo, lo importante es lo depurado de cada parte de su conjunto.

hotline_miami_3__medium

En cuanto a los controles, nos encontramos con un juego de vista cenital en el que nos movemos con el joystick izquierdo y apuntamos con el derecho. Luego, dependiendo de la versión a la que juguemos también podemos coger armas, golpear, disparar, lanzar objetos encarar enemigos o rematar enemigos aturdidos. No hay muchos botones, lo que hace potenciar la sensación de velocidad que tiene el frenético ritmo del juego. Nos encontramos ante un juego nada piadoso, el más mínimo desliz puede provocar nuestra muerte. Un simple golpe de un enemigo o una bala perdida pueden acaban con nosotros de un plumazo y teniendo en cuenta la rapidez en la que se mueve Hotline Miami, morir sera algo que haremos mucho.

Nuestro protagonista, para realizar su impura cruzada, portará en cada nivel una de las 27 máscaras disponibles, cada una confiriéndonos unas bonificaciones o desventajas propias, tales como la habilidad de matar dando portazos, sobrevivir a una bala, que los animales nos ignoren e incluso que se nos inviertan los controles; cada una aportando nuevas dimensiones a nuestro estilo de juego, las cuales iremos desbloqueando a lo largo del juego.

hotline_miami_6__medium

Los niveles de los que se compone el juego están diseñados de manera muy diferente entre sí, cada fase de cada nivel tiene un planteamiento bien realizado y requieren un abordaje mas o menos abierto. Podremos ir cual Rambo masacrando a todo el que se nos oponga con una ametralladora o movernos sigilosamente con un machete para llamar lo menos posible la atención. Esta libertad favorece a la rejugabilidad, ya que dependiendo de como lo hagamos recibiremos una puntuación u otra.

Pero no todo se resume en matar en Hotline Miami, la historia se desarrolla principalmente en las escenas jugables tanto al principio como al final de nivel, donde podremos observar todos los días nuestra casa, ver si ha cambiado algo, recibir las misteriosas llamadas partimos en nuestro coche y después de la escabechina, comprar un tentempié o una película. Las interacciones con otras personas son por lo general muy crípticas, pero importantes.

Además de tener estilo un estilo ochentero con colores muy vivos, Hotline Miami es un juego violento. Todas nuestras acciones dejaran un rastro de sangre y vísceras más que evidente. Destaca el hecho de que tras completar un nivel, tendremos que volver nosotros mismos a por el coche en el que vinimos, observando la negativa influencia de nuestro paso, reflejando de forma más personal las consecuencias de nuestras acciones.

hotline_miami_2__medium

La variedad de enemigos se pueden contar con los dedos de una mano. Hay tres tipos de mafiosos: los que llevan armas blancas, que en cuanto nos ven corren a por nosotros para matarnos de un golpe; los mafiosos con armas de fuego, que intentarán lo mismo pero disparándonos y matándonos a la más mínima oportunidad y por último los mafiosos corpulentos, que no pueden ser eliminados con armas cuerpo a cuerpo. Finalmente tendremos que vérnoslas con perros o con algún que otro jefe al final de alguna fase, aunque son muy pocos.

La inteligencia artificial de los enemigos no podía ser más arcade. No llevan a cabo emboscadas ni ningún tipo de táctica avanzada. Si nos ven, vendrán a por nosotros y a menos de que suene un disparo, no alertará al resto. Por lo general los enemigos tendrán una ruta predefinida que patrullarán, pero esta ruta tiene cierto factor aleatorio, por lo que tendremos que estar muy atentos a todo lo que ocurra en pantalla. La inteligencia artificial, si bien es muy básica, funciona correctamente y alimenta la sensación de rapidez propia de los juegos arcade, aunque es posible engañarla, por ejemplo si nos metemos en un pequeño cuarto y disparamos, los enemigos vendrán y y tendremos ventaja al saber de dónde, facilitando enormemente el nivel.

hotline_miami_4__medium

Visualmente el título hace gala de unos gráficos inspirados en la época de los 8-16 bits muy bien definidos y una banda sonora realizada con gran maestría, alimentando el aire opresivo y psicodélico del juego. La ambientación es totalmente ochentera y dentro de lo que permite la estética retro y la vista cenital, son excelentes, con unas animaciones muy fluidas y sin ralentizaciones.

Si bien todos los apartados hasta ahora mencionados son bastante positivos, hay uno que es muy mejorable, la duración. Hotline Miami tiene 15 niveles principales, los cuales duran muy poco cada uno. La duración vendrá determinada de nuestra habilidad de superar los niveles sin morir cientos de veces. Si bien es cierto que los primeros niveles son mucho más simples que los últimos, perfectamente todos ellos pueden ser completados en menos de un minuto y medio si somos rápidos. A nosotros nos ha llevado un total de cuatro horas completarlo por primera vez y hora y media en un segundo recorrido.

Por fortuna, para mantenernos enganchados, el juego cuenta con un sistema de puntuación que promueve la variedad de acciones y numerosos secretos y máscaras extras para desbloquear. Cabe mencionar que el juego cuenta además con un final secreto, el cual requerirá que hayamos encontrado las piezas diminutas de un rompecabezas dentro de los niveles, lo cual lo hace un título muy rejugable.

hotline_miami_5__medium

Los extras en relación a la versión de PC son muy escasos y superfluos y no justifican una segunda compra. Estos son únicamente una nueva máscara de un toro para que veamos el juego en blanco y negro en un más que evidente homenaje a la excelente película ¨Toro Salvaje¨, una más que correcta traducción al español de todos los textos, ya que voces no hay, y finalmente la capacidad de encarar enemigos. Esta última novedad tiene el inconveniente de que no es todo lo útil que nos gustaría, ya que tanto la versión de PlayStation 3 como la de PlayStation Vita tienen sus propios problemas con ella: en PS3 el juego encara por lo general siempre al enemigos más cercano aunque queramos apuntar a otro y en la portatil realizamos esta acción tocando la pantalla táctil frontal, perdiendo nosotros en el proceso un tiempo del que quizás no dispongamos.

Hotline Miami cuenta con un precio base de 7,99 €, una de las pocas veces en las que se ha llevado correctamente la conversión entre dolares y euros, haciéndolo un precio muy recomendable. Por si fuese poco, el juego tiene Cross-Buy y Cross Save, permitiendo disfrutar de ambas versiones en paralelo y que elijamos la que nos apetezca en todo momento. Personalmente, creemos que la versión de PlayStation Vita es la más adecuada, ya que el sistema de niveles cortos e intensos beneficia enormemente a la portátil.

Hotline Miami es un gran juego con espíritu retro y de jugabilidad impecable donde cada error sera fatal. Este carácter hará que no sea un título para todos ya que requiere paciencia, cabeza, y algo de habilidad por parte del jugador, a lo que se suma el aire psicodélico y enfermo de la trama. El mayor problema del juego es su corta duración, camuflada por su alta dificultad y su rejugabilidad, pero es una experiencia que merece la pena.

3 Comentarios en "Análisis de Hotline Miami"

Deja un comentario