True Detective

Análisis de Her Story

Por Oaky el

Puede que algunos no conozcáis a Sam Barlow. Este caballero fue el escritor y diseñador del sobresaliente Silent Hill: Shattered Memories, y siempre ha realizado pinitos muy interesantes en la industria del videojuego.

El título que hoy nos ocupa es su nueva obra, Her Story, un juego que ha cautivado a muchos por su novedoso enfoque, pero que, lamentablemente, le falta un poco de cocción y mecánicas jugables que lo hagan más interesante.

Her Story 2

En Her Story tomamos el rol de un detective frente a un ordenador de los años 90. En este dispositivo, deberemos visualizar todos y cada uno de los clips de un interrogatorio que se realizó a una mujer que está siendo investigada por el asesinato de su marido.

Hannah es nuestra compañera a lo largo del título, puesto que ella es la interrogada. En cada uno de los clips (alrededor de 215) nos contará su vida y las cosas que le han pasado a lo largo de ella, o la relación con su marido. Sin embargo, todo esto también deja lugar a extractos de vídeo espeluznantes con los que Hannah cuenta en algunas ocasiones, y que con capaces de dar un giro al guión por completo.

La idea es muy interesante, y se trata de apoyar en una historia fuerte y potente, aunque su propio planteamiento le puede jugar malas pasadas en algunos momentos.

Her Story 3

Lo que hace que este cóctel no funcione es su jugabilidad, llamativa pero lenta a partes iguales. Es tan sencilla como buscar en el ordenador todos y cada uno de los clips por medio de palabras clave que se digan en los mismos.

Por ejemplo, en la barra de búsqueda se puede poner “Murder” y saldrán todos los vídeos en los que Hannah diga esa palabra. Así hasta ver todos los vídeos, ya que eso es lo que marcará el final de la aventura.

Esto está bien en un inicio por lo curioso que puede resultar – podemos usar otras cosas del ordenador, como un tres en raya, un chat que aparece en el tramo final del juego o la base de datos para comprobar nuestro progreso – pero, a la larga, se hace muy aburrido.

Llega un momento en el que no se sabe qué palabra poner para seguir desbloqueando clips, y aunque se pueda añadir una descripción a los mismos para que el jugador aclare sus ideas, todo se termina desordenando y es muy difícil sacar una idea clara de lo que estamos viendo (de ahí toda la repercusión que se ha generado en internet con varios finales posibles).

Her Story 4

De forma gráfica destaca un ordenador perfectamente recreado para la época en la que se ambienta, aunque ofrezca muy pocas cosas que hacer con él. Junto a esto, le acompañan los vídeos de Hannah, que tienen ese aire a VHS que le sientan muy bien para introducir al jugador en el tiempo en el que se ambienta el juego.

El aspecto sonoro sigue la misma línea que el vídeo, teniendo en cuenta que la única voz del juego es la de Hannah. La banda sonora no es la protagonista en ningún momento. Pocas veces tiene acto de presencia, y cuando aparece, es para indicar que estamos progresando en la investigación. Por lo demás, se usará el ordenador con un leve sonido ambiente.

Her Story dura alrededor de 4 horas, y, para bien o para mal, es el mejor ejemplo de que lo principal es la correcta ejecución de novedosas mecánicas en un videojuego, y luego la introducción de ideas innovadoras para romper los esquemas.

Al final, su propio planteamiento es el que provoca la pérdida de interés por el título después de jugar 2 largas horas.

Análisis basado en la versión de PC.

Her Story es una propuesta muy interesante que se queda a medio camino porque sus mecánicas jugables terminan resultando monótonas. Además de esto, la historia no deja nada en claro debido a la pérdida de interés y su marcada vinculación con la jugabilidad y la búsqueda de clips. A pesar de todo esto, sigue siendo un punto de partida para nuevos horizontes en los videojuegos.

Deja un comentario