¡Por el Mexiverso!

Análisis de Guacamelee! 2

Por Oaky el

Me gustan mucho los metroidvania. Me sumergí en este género con el increíble Shadow Complex, y desde entonces siempre he pensado que se tratan de juegos completos y repletos de cosas para hacer. Son altamente entretenidos, cuentan con historias muy buenas, tienen un diseño de niveles exquisito, y la progresión es sencillamente fantástica.

Recuerdo que Guacamelee! fue bastante rompedor cuando salió a la venta, allá por 2013. Sin embargo, de él no tengo un recuerdo impresionante. Echando la vista atrás, pienso en Guacamelee! como un juego con muy buenas ideas, pero con una ejecución algo regular, un diseño de niveles normal y una dificultad extremadamente compleja. Sin embargo, Severed, el siguiente juego de DrinkBox, me pareció una maravilla y un 10 de 10 en todos los aspectos, y con el anuncio de Guacamelee! 2 solo podía esperar que, con que fuera la mitad de bueno que Severed, estaríamos frente a otro juegazo. Me alegra decir que llega al nivel de este último sin problema, e incluso lo mejora en muchos aspectos.Guacamelee! 2 empieza justo en el final de la primera entrega, en la lucha de Juan contra Calaca – la verdad es que este recurso argumental lo usan pocos juegos, y queda muy bien –, lo cual termina resultando en el desenlace que ya conocíamos, pero esta vez, también se muestra lo que sucede a continuación. Vemos cómo Juan vuelve a su casa y vive su vida con su mujer y sus hijos… Hasta que un nuevo villano aparece: Salvador.

Los servicios de Juan vuelven a ser necesarios, pero no solo para salvar su mundo, sino una línea temporal paralela del mismo en la que él no logró vencer a Calaca, pero sí Salvador. Esto ocasionó que el villano de esta entrega se viera consumido por la oscuridad, algo que provoca que quiera buscar el guacamole sagrado para poder dominar el mundo. Como es lógico, Juan tendrá que impedirlo y, de esta forma, salvar al Mexiverso.

La verdad es que el argumento es tremendamente original y, sobre todo, muy divertido. No recuerdo esos toques de humor en el primer juego, y tampoco la amplia cantidad de guiños a otras obras independientes con los que cuenta esta entrega (nada más empezar ya te estás riendo de lo buenas que son estas referencias). La cosa no se queda ahí, y es que hay una palpable crítica a la industria y a las cajas de botín, y la importancia de los memes es sencillamente brillante. Además, el uso de diferentes elementos de la cultura mexicana queda realmente bien en el guion y aporta mucha extravagancia. Sin duda, en términos argumentales, Guacamelee! 2 es un más y mejor en toda regla. Es una historia entretenida, muy simpática, que juega muy bien con las líneas temporales y con la que, para más inri, me he reído muchísimo.Sin embargo, a la hora de hablar de un metroidvania, lo más importante es la jugabilidad, y aquí Guacamelee! 2 también destaca. Esta secuela presenta el mismo combate que su antecesor, pero con muchos más combos y una mayor profundidad jugable. El esquema sigue siendo el mismo: con X golpeamos, con Y podemos agarrar a los enemigos y tirarlos, y con B y según qué direcciones del pad, podremos hacer cuatro movimientos especiales. A su vez, hay una serie de combos que se pueden realizar combinando Y+B, los cuales dan mucha frescura y agilidad al combate.

Esto no termina aquí, ya que a esta secuela se le suman nuevos movimientos y habilidades que hacen mucho más fresco el diseño del juego y el ritmo del mismo. Me gustaría destacar las destrezas de correr por la pared e impulsarse sobre la misma – ofrecen una enorme movilidad –, y la de saltar haciendo uso del Ímpetu del Águila, un gancho que nos permite impulsarnos con unas águilas de oro distribuidas por el escenario. También podemos convertirnos en pollo y combatir bajo esa forma, además de contar con sus propios movimientos exclusivos. Y, para acabar con el cóctel de movimientos y cosas por hacer, será posible cambiar la dimensión en la que estemos – al más puro estilo Ikaruga u Outland –, dando como resultado puzles y secuencias de plataformas realmente desafiantes.

Por si esto fuera poco, podremos jugar la aventura con hasta cuatro jugadores, lo cual ofrecerá, sin duda alguna, varias sesiones de juego verdaderamente entretenidas y repletas de emoción.Lo que hay que destacar, como no podía ser de otra manera, es la fantástica progresión que se adjunta a la jugabilidad. Siempre habrá un objetivo principal indicado en el mapa, pero a medida que avancemos podremos explorar diferentes recovecos para obtener cofres, los cuales pueden contener dinero, pedazos de corazón (al juntar tres pedazos, formaremos un corazón completo y aumentaremos la salud de Juan) o pedazos de una máscara (con tres, compondremos una máscara y conseguiremos un circulo de maná para poder llevar a cabo más movimientos especiales).

Todos estos cofres se consiguen mediante la realización de una serie de “pruebas de plataformas” que implican que usemos todas las habilidades que vayamos obteniendo a lo largo de la aventura, y a medida que avancemos, estas pruebas serán más complicadas, ya que implicarán que hagamos uso de más pericias a la vez. Por otro lado, habrá una serie de pruebas – aunque son pocas – que no podremos superar hasta que no tengamos todos los poderes. Toda la aventura está perfectamente equilibrada, y los desafíos nunca son una pesquisa imposible de llevar a cabo, aunque, como no podía ser de otra manera, requieren de mucha paciencia y maestría a los mandos. Eso sí, la satisfacción que da superar estos desafíos es tremenda.

A su vez, hay alguna que otra misión secundaria que, como recompensa, nos ofrecerá uno de los tres cofres mencionados anteriormente – a no ser que hablemos de la trama secundaria de los Pollos Illuminati, en la cual hay que obtener cinco piezas de una llave mediante desafiantes secuencias plataformeras, lo que nos permitirá abrir una puerta para descubrir una maravillosa reflexión, destruir unos cuantos cofres y obtener una habilidad fantástica para Juan en forma de pollo –. Son tareas que tienen fácil solución, pero que también nos hacen explorar diferentes recovecos de los escenarios para poder completarlas.

Además, la conexión de todos los mapas, lo laberínticos, pero bien planteados que están, y, en general, el fantástico diseño de niveles del juego, demuestran que DrinkBox ha aprendido mucho con la primera entrega y, sobre todo, con el fantástico trabajo que llevaron a cabo con Severed. Se nota la experiencia que han adquirido con sus trabajos anteriores, resultando en un título que demuestra una maestría tremenda por el género, y, al mismo tiempo, un buen gusto maravilloso por la creación de videojuegos.Desde el punto de vista visual, el sello de DrinkBox se nota por todas partes. El equipo de desarrollo cuenta con un estilo gráfico muy característico y realmente atractivo, y esto les permite capturar a la perfección la esencia del Mexiverso, haciéndolo realmente simpático y llamativo a la vista.

Los personajes cuentan con un diseño realmente único y atractivo, y hay una gran variedad de escenarios muy sugestivos. La diversidad de enemigos también es destacable, todos con modelados variados y diferentes, consiguiendo que nunca nos aburramos de ver a varios oponentes en pantalla. Además, cuando cambiemos de dimensiones, el escenario se transformará ligeramente, por lo que se trata de un trabajo encomiable a la hora de plantear aspectos distintos para cada línea temporal, aunque la diferencia entre los escenarios sea pequeña en ocasiones.

Por otro lado, el juego funciona a la perfección, algo fundamental teniendo en cuenta la velocidad a la que se juega y lo rítmico que llega a resultar a veces saltar entre plataformas o superar diferentes obstáculos.En lo sonoro, Guacamelee! 2 también rebosa personalidad. La banda sonora está compuesta por temas que recuerdan muchísimo a la cultura mejicana, pero con un toque muy independiente y de música retro. Aunque al principio puede dar la sensación de que la música se repite bastante, a medida que se avanza en la aventura van surgiendo más temas, los cuales son muy diferentes y dan mucha vida y ritmo al juego. Además, al igual que ocurría con el diseño de los escenarios, el tono de la música también cambia cuando pasamos de una dimensión a otra. Hay un mimo tremendo por este tipo de detalles.

El juego solo cuenta con una voz que dice “Anteriormente en Guacamelee”, pero, más allá de eso, el resto de diálogos se transmiten mediante texto. Estas conversaciones presentan alguna falta de ortografía, y, a veces, el principio de la frase está fuera de la pantalla, pero no es algo que no se pueda solucionar con un parche. La verdad es que vale la pena destacar lo bien escritas que están, con expresiones propias de México que, además, ofrecen momentos realmente simpáticos y divertidos.

Los efectos de sonido también son muy buenos, contando con un gran repertorio para todos los tipos de golpes que Juan puede realizar. Cada monstruo cuenta con su propio efecto de sonido, y en los diálogos se reproducen efectos para cada uno de los personajes según la acción que estén llevando a cabo, como, por ejemplo, algo tan bizarro como transformarse en una cabra. Lo cierto es que, desde el punto de vista técnico, Guacamelee! 2 es un juego realmente completo y muy bien pulido.

En lo referente a su duración, acabar el juego sin completarlo todo nos ha llevado 10 horas, 45 minutos y 12 segundos. En cambio, terminarlo al 100% ha llevado 3 horas más, dando un total de 13 horas, 46 minutos y 40 segundos. Una vez se acaba la aventura en modo normal, se desbloquea el modo difícil, el cual presenta a unos enemigos que tienen más salud y provocan un mayor daño en el jugador con sus ataques. Tampoco es muy complicado conseguir casi todos los logros del juego en la primera pasada, pero la verdad es que, en términos de duración, Guacamelee! 2 cumple a la perfección.

Análisis basado en la versión de PC perteneciente a Steam.

Guacamelee! 2 es una maravilla. Rara vez he disfrutado tanto de un juego como lo he hecho con él. Tiene una historia repleta de carisma y originalidad, unos momentos desternillantes, un diseño de niveles sensacional, una jugabilidad exquisita y un apartado técnico de matrícula. La verdad es que, además de ser de lo mejor que he jugado a lo largo del año, es una secuela magnífica que mejora lo poco que fallaba en la primera entrega, demostrando el buen hacer de DrinkBox y todo lo que han aprendido con sus anteriores juegos. Pocas veces me he sentido tan satisfecho y contento de poner un 10

Deja un comentario