Invisible, pero certero

Análisis de Ghost Recon: Future Soldier

Por calita el

Es curiosa la  analogía que supone la visibilidad de este juego entre el catálogo de shooters de PlayStation 3 y la necesidad de nuestro equipo táctico de ser imperceptible ante el enemigo. Seguro que llevas meses viendo Ghost Recon: Future Soldier a bajo precio en su versión española en tu tienda favorita física u online y de manera reiterada lo ignoras. Sirva esta review para descubrirlo y que no pase desapercibido ante vuestros ojos.

Esta saga, ya mítica, se moderniza y actualiza tras los excelentes Warfighter lanzados en la presente generación, cuya primera entrega nunca pisó los circuitos de PlayStation 3. Con Future Soldier, Ubisoft, ha pretendido opositar al reducido número de shooters bélicos multimillonarios en ventas, pero sin perder dos aspectos fundamentales: su perspectiva en tercera persona y su componente táctico y cooperativo.

gr-review-7__medium

Hubiera sido fácil reconvertir la franquicia en un FPS, casualizarlo al máximo y aprovechar el tirón de mercado y la estela de Battlefield Call of Duty que tan ventajoso efecto rebufo habrían facilitado. Es de agradecer que Ubisoft, compañía gratuitamente criticada por una presunta vocación a la explotación inmoral de sus propiedades intelectuales, se haya mantenido firme en su ánimo de diferenciar su producto de la competencia, aunque a costa, con total seguridad, de un buen puñado de ventas perdidas.

Argumentalmente, esta entrega comienza con una típica misión de infiltración, que acabará como nunca podría esperarse de nuestro equipo de élite, con todos nuestros hombres borrados del mapa. La afrenta no quedará impune y el resto de los miembros con el rango de Ghost, emprenderá una misión contra los enemigos de Norteamérica, no sin dejar pasar la oportunidad de consumar una venganza que se servirá más caliente que nunca.

gr-review-6__medium

La historia mantiene el tipo, es interesante y mucho menos superficial que otros juegos del género, básicamente por su enfoque geopolítico y conspiratorio, 100% Tom Clancy, que nos llevará por todo el mundo en una sucesión de escenarios atractiva y que dotarán de gran variedad a la acción.

Junto con su desarrollo tan dinámico, el principal punto fuerte de este Ghost Recon: Future Soldier es su fantástica jugabilidad, donde el trabajo en equipo, el sigilo y la táctica se convierte en pilares básicos para avanzar. Recomiendo encarecidamente jugar el título en dificultad élite, la máxima disponible, donde se convierte en una experiencia retadora y que nos propone la necesidad de pensar muy bien los movimientos, ya que uno o dos disparos acabarán con nuestro soldado mordiendo el polvo. Por tanto, resultará fundamental seleccionar los objetivos, asignar a nuestro comando que controle y aniquile los suyos y, por supuesto, usar con inteligencia nuestros recursos tecnológicos y armamentísticos.

gr-review-3__medium

Lógicamente, Ubisoft nos lleva al futuro cercano, con prototipos de armas y equipamiento que a buen seguro dominarán los conflictos bélicos en algunas décadas. Sobre el terreno tendremos la posibilidad de usar drones “de mano” que marcarán objetivos a nuestro comando, camuflaje óptico que nos permitirá ser invisibles, fusiles de última generación o gafas tácticas que nos permitirán marcar a los objetivos escondidos tras elementos del escenario.

La supervivencia en Ghost Recon sólo será posible gracias al uso con buen juicio en el uso de la cobertura y siendo el miembro más prudente de nuestro comando de reconocimiento. Es decir, ¿para qué exponernos y levantar la cabeza en una sección minada por francotiradores si marcando el objetivo nuestros compañeros los abatirán cambiando sabiamente sus posiciones?

gr-review-2__medium

No se trata de ser cobarde, ni de hacerlo de la manera más simple posible, se trata de dosificarnos bien y mentalizarnos con la idea de que no jugamos sólo con el personaje que movemos directamente, sino que controlamos todo un equipo de trabajo plagado de expertos.

En cualquier caso, Ubisoft, se ha encargado de que el juego no sea un tedioso proceso de selección estratégica de objetivos o pesadas acciones tácticas. El juego es tremendamente rápido, dinámico, lo suficientemente arcade para no desesperar a ningún amante de la acción directa y lo suficientemente técnico como para agradar a quienes tienen inquietudes algo más allá de Call of Duty.

gr-review-4__medium

Técnicamente es un juego irregular. Ubisoft acertó retrasando el lanzamiento del juego para pulirlo, ya que sorprendentemente Red Storm y los otros dos estudios de desarrollo implicados no han hecho el trabajo esperado. Si bien tiene momentos o efectos soberbios, al máximo nivel, como la texturización del suelo mojado y los reflejos en el mismo, o las explosiones o humo, tendremos en el otro lado de la balanza unos acabados faciales de los personajes muy poco trabajados, casi precarios. En definitiva, se dibuja un apartado gráfico notable globalmente, pero por debajo de la excelencia técnica de otros shooters third-party. Sin embargo, no os preocupéis, el juego os sorprenderá en algún que otro momento, siendo un reflejo de que con algo más de tiempo, sus equipos de desarrollo podían haber culminado una obra técnica de impresión.

En el sonido no hay ninguna queja, es más, es un apartado sobresaliente, como viene siendo habitual en esta saga y donde parece que se ha alcanzado un alto grado de especialización. Buenos efectos en los disparos, impactos, explosiones y trabajo de doblaje al nivel que se espera de este tipo de producciones.

Para el género del que hablamos, en máxima dificultad, el juego supera las 10 horas en su campaña, algo nada despreciable Desde luego, el ritmo pausado de ciertas secciones o la necesidad de repetir ciertos puntos de dificultad alta, acaban extendiendo la duración del juego. Son horas de diversión, que se torna en superlativa si jugamos la campaña en compañía de otros jugadores gracias a su modo cooperativo.

gr-review-5__medium

Realmente Ubisoft ha tenido un enfoque multijugador muy amplio para este título, sabiendo que la competencia aprieta como nunca en este aspecto. O te haces con una masa de fieles jugadores online. Y hay que decir que lo ha conseguido, porque un año después de su lanzamiento, en el momento de realizar este análisis, las partidas públicas no tenían problemas en localizar jugadores que las completaran rápidamente. El componente cooperativo del multijugador es altísimo, muy del gusto de los aficionados a Battlefield, del cual podríamos decir que es su hermano pequeño en tercera persona. Aquí prima ayudar al compañero más que conseguir bajas o rachas. El objetivo común es lo primero en todos los modos de juego, tanto competitivos, como en el modo Guerrilla, donde nos enfrentaremos en equipo a bots controlados por la máquina con el objeto de sobrevivir todas las rondas que podamos.

Realmente, Ghost Recon: Future Soldier es mucho más que su campaña principal, está dotado de un multijugador bien pensado, profundo, capaz de enganchar a un buen puñado de amigos que quieran jugar en compañía. Hay muchas horas de juego en este título si aprovechas estas espléndidas propuestas.

Ghost Recon: Future Soldier es un juego notable, con una campaña atractiva para el jugador individual, pero con mucho más jugo si se juega en compañía. Presenta un multijugador trabajado y que satisfará a los amantes del juego cooperativo. En definitiva, una propuesta con personalidad, con un buen equilibrio entre la acción directa y el componente táctico.

Deja un comentario