Diversión sin límites en el Himalaya

Análisis de Far Cry 4

Por Juanjo el

Estos últimos meses han sido para olvidar para Ubisoft, con el retraso de The Crew por las críticas de su beta, por el polémico lanzamiento de Assassin’s Creed Unity y el anuncio prematuro de Assassin’s Creed Victory, hechos que han dañado su imagen, y con razón. Pero en medio de esta tormenta, Ubisoft ha sabido estar a la altura con Far Cry 4, uno de los mejores títulos del pasado final de año, cogiendo lo mejor de la exitosa anterior entrega sin arriesgar en innovaciones, ¿para qué cambiar la fórmula si ya funciona?

pagan_minEn esta nueva entrega de la franquicia nos vamos al Himalaya después de nuestro paseo por una isla del Pacífico en Far Cry 3. Una nueva localización con nuevos personajes, una nueva historia y un villano que recordaremos durante mucho tiempo. Nuestra aventura comienza en Kyrat, donde nuestro protagonista Ajay Ghale se dirige para esparcir las cenizas de su difunta madre tal como era su deseo, pero una vez allí es emboscado por el tirano Pagan Min que esperaba esta visita. Tras huir, Ghale ve que este recibimiento no es casual y que la idea de su madre era que volviera a Kyrat a salvar al pueblo de la Senda Dorada de la tiranía del hombre que nos capturó al principio.

Se trata de una trama que aunque al principio parezca bastante tópica, a medida de que se vaya desarrollando se irá transformando en muy interesante e intensa por las situaciones a la que nos enfrentaremos. No faltando a la cita los momentos sobrenaturales. Además, durante el transcurso de la misma podremos tomar varias decisiones que harán cambiar el curso del argumento, pudiendo tener varios finales distintos, incluso teniendo la posibilidad de ver un final a los 15 minutos de empezar la partida según si realizamos una acción o no. Esto es una pequeña muestra de la gran libertad con la que contaremos durante todo el juego y de la que hace gala.

A través de la Senda Dorada, tendremos dos recorridos para avanzar en la historia, según nuestras decisiones y el karma a la hora de seguir a uno de sus dos líderes, optando uno por acabar con las fuerzas de Pagan Min con la fuerza y el otro por salvaguardar al pueblo por encima de todo sin necesidad de llegar a la fuerza. Este dictador será la guinda al pastel con su particular personalidad y aspecto, aunque no llega al carisma del antagonista del anterior Far Cry que muchos recordaréis, Vass.

Far Cry 4

La dictadura de este particular personaje, interpretado por Troy Baker, se verá reflejada mientras recorremos Kyrat mediante mensajes propagandísticos, ya sea en la radio de los automóviles, carteles, o en la opresión que ejerce sobre los aldeanos del lugar. Poco a poco liberaremos Kyrat con actos como liberar radios o puestos de control de su poder, lo que nos otorgará ventajas como que no haya tanta presencia enemiga en puntos del mapa, que nos ayuden algunas personas o poder hacer viajes rápidos.

Viajes rápidos que usaremos en más de una ocasión porque el mapa es muy extenso, con un tamaño similar a la tercera entrega de la saga, aunque en esta ocasión el juego gana en verticalidad por sus montañas, por lo que además de los tradicionales vehículos como coches o quads también tenemos pequeños helicópteros para no tener que bordear montañas en vehículos terrestres. Eso sí, pasear por el mundo que ha desarrollado Ubisoft Montreal es una maravilla. Te quedarás embobado por sus fantásticos paisajes y su apartado artístico. Desgastarás el botón ‘Share’ de tu DualShock 4 (si juegas en a consola de Sony) capturando instantáneas del paisaje, así como de su fauna, que sin ser numerosa, deja momentos para recordar como cuando ves como una veloz águila se lleva entre sus garras algún animal que ves enfrente tuya y más adelante la deja caer para matarla. Tanto interiores como exteriores, ya sea zonas montañosas o nevadas, te dejarán con la boca abierta.

Far Cry 4

Sobre la jugablidad, si has jugado a Far Cry 3 podrías decir que has jugado a Far Cry 4. Apenas hay cambios significativos, parece que estamos ante el mismo juego pero con una nueva interfaz y lugar, lo que no significa que sea algo negativo. La anterior entrega fue muy divertida y perfecta, así que pocos cambios habría que esperar, aunque el título peca de poca originalidad al no tener apenas novedades. Entre estas pocas novedades tenemos un gancho que nos permitirá escalar montañas, pero solo en algunas zonas muy concretas. Al arsenal de armas que tendremos disponible para luchar contra los enemigos, y que podemos mejorar con accesorios y personalizarlas, hay que sumar el arco que últimamente se ha puesto de moda en los videojuegos y la propia fauna. Mediante cebos o de manera aleatoria, veremos como los animales salvajes atacan a cualquier humano (nosotros incluidos) e incluso podemos montar en elefantes y destruirlo todo a nuestro paso, una de las estrellas durante la promoción de Far Cry 4.

Para formar el caos con los elefantes tendremos un árbol de mejoras con el que podemos potenciar y desbloquear habilidades para hacer más fácil la aventura con puntos de habilidad con la experiencia que ganemos con cada acto o misión que hagamos. Cerca de una treintena de misiones principales que cuenta la historia y muchas más como secundarias que alargarán la vida del modo historia entre 20 y 30 horas si lo completamos todo, una duración más que aceptable.

Far Cry 4

Las misiones son pura diversión, mucha más que la que podemos encontrar en otros títulos del mismo género, y esto es lo que hace especial a Far Cry 4, diversión a raudales y esto es lo que buscamos en un videojuego. Misiones de todo tipo, tiroteos, liberación de rehenes, momentos de sigilo o persecuciones, donde podemos poner la conducción automática para concentrarnos en disparar sin preocuparnos de la carretera. En las misiones secundarias encontramos más de lo mismo, pero ahora podemos hacerlas con un compañero.

Por primera vez, podemos explorar todo el mapa de Kyrat sin límites (excepto las que haya por temas argumentales) y hacer cualquier tipo de misión secundaria o hacer el cabra en el modo libre con un amigo online, por lo que la diversión (y risas) ahora es doble. Además, si jugamos en PlayStation 4 podemos invitar a un amigo que no tenga el juego durante un tiempo limitado para que juegue al cooperativo con nosotros.

Incluso en compañía podremos seguir haciendo tareas como recolectar materiales, obtenidos al cazar animales o buscando plantas, para mejorar nuestro equipo a modo de ‘crafting’. Y como hemos dicho antes, misiones como asaltar bases enemigas formando el caos con un amigo es de lo más placentero y extremadamente divertido que hemos sentido últimamente en un juego online.

Far Cry 4

Y para los más competitivos, tenemos los clásicos modos entre equipos para jugar contra otros jugadores, aunque esta vertiente multijugador pasa sin pena ni gloria, aunque tampoco pretende competir contra otros títulos. Y para los puristas, vuelve el editor de mapas para que cualquiera pueda crear los suyos, aunque no son válidos para el modo multijugador.

Técnicamente se nota que estamos ante un juego transgeneracional, no luce lo que debería en las consolas de nueva generación aunque“cumple” sin brillar por alardes técnicos, no nos sorprenderá. Pero por otra parte esto lo arregla el bellísimo apartado artístico. El título cuenta con un notable doblaje al castellano con voces adecuadas para cada personaje y bien interpretadas.

Análisis basado en la versión de PlayStation 4.

Ubisoft Montreal nos trae la misma fórmula de diversión de Far Cry 3 en esta cuarta entrega, que parece que todavía sigue sin agotarse. Más de cien maneras para buscar el entretenimiento para matar las horas entre misión y misión de la interesante campaña, entre secundarias, eventos, coleccionables o simplemente explorando. Este es su punto fuerte junto al divertido cooperativo. Lamentablemente peca de pocas novedades pero tampoco son necesarias, de momento. Uno de los videojuegos para despedir 2014 a lo grande en la nueva generación.

Deja un comentario