La guerra, la guerra sí ha cambiado

Análisis de Fallout 4

Por Oaky el

En 2008 Bethesda sentó un punto y a parte en el mundo de los videojuegos con Fallout 3, llevándose, incluso, el galardón a Juego del Año.

Ha transcurrido mucho tiempo desde entonces, una nueva entrega que pasó algo más desapercibida – Fallout New Vegas – y, por su puesto, rumores y rumores sobre un supuesto cuarto capítulo de la saga, que durante un par de años han estado acechando la red.

Y fue en este E3 en el que, por fin, se confirmó la existencia de Fallout 4, un juego que, a pesar de ser algo continuista en muchas de sus facetas, innova en otras e introduce elementos completamente nuevos en la franquicia. ¿La fórmula funciona? En parte, veámoslo con más detenimiento, porque, efectivamente, la Hermandad de Acero se ha preparado para el cambio.

Fallout 4 2

En Fallout 4 las cosas siguen como antaño, la guerra nuclear que devasta todo el mundo aún es la protagonista. La principal novedad es que viviremos una pequeña etapa de nuestra vida antes que esto ocurra.

Todo comienza con la creación de nuestro personaje. A partir de ahí se presentan varias de las mecánicas jugables, como los nuevos tipos de diálogos, aunque lo importante es la carga narrativa e introducir al jugador en la propuesta de esta nueva entrega.

El disfrute de una vida acomodada dura más bien poco, en menos de 15 minutos la guerra comenzará y habrá que ir corriendo al refugio. A nuestro protagonista y su familia les asignan el Refugio 111, el cual tiene un oscuro secreto: criogenizar a los supervivientes.

Transcurridos 200 años después del estallido de las bombas, un asesino entra en el refugio, rapta a nuestro hijo Shaun y asesina a nuestra mujer, dejando muy claro el motivo que nos llevará a recorrer el Yermo: la venganza y el rescate de Shaun.

Si bien es cierto que argumentalmente no es ninguna maravilla, desperdicia muchas de las misiones secundarias para narrar historias paralelas a la principal. Por otro lado, es muy interesante la lucha entre facciones como El Instituto, La Hermandad de Acero, los Minutemen o El Ferrocarril, aunque no se ahonda lo suficiente en ello como para que sea la trama protagonista de la cuarta entrega de la saga.

Fallout 4 3

Se podría decir que es un guion con buenas ideas e intenciones, que no termina de cuajar o no llega a desarrollarse tanto como debería o podría hacer. Lo que sí que hace es ofrecer muchos componentes argumentales que se aprovechan en la faceta jugable, como las facciones mencionadas anteriormente.

El protagonista puede unirse a la que quiera y luchar por ella, a la par que seguir su trama. Esto, además, ofrece una de las principales novedades del juego, los compañeros. El primer acompañante que se podrá desbloquear será Albóndiga, un perro que puede rastrear, encontrar cosas a lo largo del mapa y atacar a los enemigos; pero también podrán acompañarnos representantes de los diferentes bandos – siempre y cuando entablemos una amistad con ellos cumpliendo sus encargos – o la misma Piper, uno de los personajes mejor desarrollados de la historia. Además, con muchos de ellos se puede entablar una relación amorosa, lo que no deja de ser una curiosidad, ya que su planteamiento tampoco es el mejor.

Fallout 4 busca transmitir la sensación de tener un mundo vivo y lo consigue. Los compañeros a veces se separaran para entablar conversaciones con NPC’s, lo que le da una atmósfera al juego real e inmersiva. Sigue estando presente la fantástica característica de ir andando por el mundo del juego y encontrar a personajes que entablan conversaciones con el jugador o le proponen misiones. Los enemigos tampoco faltan para hacernos la vida un poco más complicada.

Y es que las situaciones de acción se han tratado de plantear de mejor forma que en la tercera entrega, y de cierta manera lo logran, aunque con un sabor algo agridulce. Se puede seguir jugando en primera o tercera persona – para esta última se echa muy en falta la posibilidad de cambiar de hombro al apuntar, ya que resulta algo incómoda, sobre todo cuando el jugador se mueve por interiores – por lo que se puede navegar por el juego de la forma que más convenga a la persona a los mandos. Dicho esto, el manejo de las armas se ha vuelto más arcade y es similar a lo visto en los shooters actuales. Sin embargo, esto hace que ciertas herramientas, como el V.A.T.S (el cual no para el tiempo como en la tercera entrega, sino que lo pone a cámara lenta) no se usen tanto como antes, ya que es mucho más sencillo disparar rápido que tomarse un tiempo más concreto para planificar una estrategia o usar la herramienta mencionada anteriormente.

Fallout 4 4

Por otro lado están las servoarmaduras, a las cuales se accede muy rápido y tienen un planteamiento totalmente diferente al de la anterior entrega, ya que ahora son verdaderas máquinas de guerra. Todas ellas, ya que podemos tener más de una, funcionan mediante núcleos de fusión que se pueden encontrar o adquirir en tiendas. Además, está la posibilidad de modificar las armaduras y mejorarlas en muchos aspectos, consiguiendo, así, la mejor protección cuando se salga en busca de aventuras.

Bethesda ha hecho mucho hincapié en la personalización, los recursos y la construcción de poblados. También se puede transformar el arsenal con un enorme abanico de opciones, desde mirillas y cañones hasta los tipos de cargadores. La creación de pequeñas ciudades se hace realidad, y a ellas llegaría gente a través de una señal de radio. Aquí el sistema de crafteo es fundamental para construir casas, camas, granjas, fuentes de agua e incluso tiendas. Para que todo esto sea posible se necesitan recursos y materiales que se consiguen eliminando objetos de los poblados que se puedan reconstruir o saqueando cajones y armarios.

El punto más negativo de la faceta jugable es, sin duda, el nuevo planteamiento del Pip Boy, desordenado y repleto de cosas. Mirar y gestionar el inventario se hace pesado y complicado, igual que la navegación por las diferentes pestañas. Hay demasiado en un aparato que debe de facilitar la tarea de navegar por el Yermo, como sucedía en Fallout 3. La ejecución es errónea, aunque hay alguna que otra idea interesante en él, como la posibilidad de jugar a pequeños juegos que el jugador se encuentre por el mundo.

Tampoco nos ha gustado el sistema de economía, ya que acudir a las tiendas a comprar o vender equipamiento no es tan habitual como antes. Recoger provisiones es una de las principales cosas que más se hacen en el juego, y en la mayor parte de las ocasiones, dichos suministros se almacenan en los poblados de los que se disponga. Alguna vez se venderá el botín si el beneficio es notorio, pero no es algo que sea prioritario en el juego.

Los diálogos también han sufrido un cambio radical, de forma negativa. Ya no se pueden ver las frases completas que el protagonista podría pronunciar, sino que ahora destacan pequeñas descripciones, a veces no muy claras, de lo que va a decir el personaje. Es un detallazo que el héroe de la aventura tenga voz propia, pero la profundidad de las conversaciones es algo escasa y no se le saca demasiado partido.

Y finalmente está la progresión del personaje, la cual ha tenido un avance significativo. Además de las características básicas como fuerza, resistencia o carisma, se suman más de 50 habilidades únicas que se pueden desbloquear a través de un impresionante y muy extenso árbol de habilidades. No nos cansaremos de subir de nivel y conseguir aptitudes nuevas, eso está garantizado.

Fallout 4 5

Técnicamente Fallout 4 puede suponer una decepción para muchos. Es cierto que podría haber dado mucho más de sí, pero también es verdad que el mundo del título, sin ser el más grande, cuenta con muchos detalles. Los modelados de los personajes son los que peor acabado tienen en cuanto al apartado visual, siendo algunos como Piper u otros personajes influyentes para la trama los únicos que salen bien parados en este aspecto.

Cabe destacar que el rendimiento en consolas tampoco es una maravilla, y muchos tiroteos o ambientes con explosiones harán que el juego funcione a 15 frames por segundo. Por lo general, no suele dar bajones, pero cuando lo hace, resulta bastante molesto e incómodo a la hora de jugar.

En cuanto al resto, las texturas de la mayoría de superficies tienen un nivel aceptable, y aunque esta faceta sea algo irregular, se compensa con la maravillosa dirección de arte del juego, que sorprende por su gran cantidad de contrastes a nivel de color, el estupendo uso de la iluminación que otorga el Sol o las luces conectadas a un generador, e incluso las escenas que tienen lugar cuando se descubre una nueva ciudad, como Diamond City, algo que no tiene nada que envidiar al momento en el que se visitaba Megatón por primera vez en Fallout 3.

En cuanto al apartado sonoro, sorprende, sin duda alguna. El trabajo de Inon Zur en la elaboración de la música es de matrícula, no solo por reinterpretar el tema principal de la saga de una forma excelente, sino también por la integración de melodías ambientales que acompañan al jugador en los largos viajes por el Yermo.

En cuando a los efectos de sonido, también destaca su gran calidad y variedad para todas las armas o los enemigos. Además, el título llega doblado a nuestro idioma, pero con una calidad de sonido muy mala, algo que, ojalá, se solucione en un futuro.

Fallout 4 puede durar lo que el jugador decida, de él depende lo que quiera explorar el mundo del juego, o descubrir las tramas de las facciones. En cuanto a la historia principal, finalizarla no lleva más de 15 ó 20 horas (si uno se pierde explorando, puede que un poco más), ya que se compone de pocas misiones. Aún así, es un mundo repleto de cosas por hacer que puede alcanzar la duración de 50 horas sin problema alguno.

Análisis basado en la versión de PlayStation 4.

La cuarta entrega de la saga Fallout no es mejor que el fantástico tercer juego y tampoco tiene una argumento muy sólido. Propone varias cosas interesantes, mientras que otras se quedan a medio camino o están planteadas de forma errónea, como el Pip Boy. Su acabado gráfico no es el mejor y el doblaje a nuestro idioma tampoco tiene una calidad de sonido fantástica, pero lo compensan con creces la increíble dirección artística y el gran trabajo de Inon Zur en la banda sonora.

2 Comentarios en "Análisis de Fallout 4"

  1. Yo no jugué al 3 y seguramente por eso no veo nada mal el sistema de tiro, pip-boy y diálogos, aún no le he dado mucha caña al tema de asentamientos (que está muy muy currado) y muchas secundarias que he ido dejando.
    Las 15 o 20 h de principales no lo veo escaso, a poco que hagas otras cosas esas horas se multiplican (al fin y al cabo no creo que nadie vaya sólo a lo principal).
    El framerate si da bastante pena cuando llueve XD y la BSO de 10

  2. Buen análisis Oaky! Ya hemos comentado en el podcast que coincidimos en casi todo. Es una lástima que , en mi opinión, no hayan llegado a recoger el testigo del 3, que puso el listón muy alto. Es un muy buen juego, pero se me queda soso y aburrido.

    El apartado sonoro, por su BSO es muy bueno, pero el tema de voces me parece de lo peor y me saca del juego totalmente. Las voces y los diálogos suenan como en mono y enlatados, con lo que el rollo de meterme en el juego se pierde. En el 3 recuerdo que estabas dentro del juego y con este no consigo meterme. Por qué será? no lo sé. Llevo días diciendo «le voy a dar otro voto de confianza y juego algo más», pero no me dice mucho. Que pena.

Deja un comentario