Más que un juego bonito

Análisis de Dragon’s Crown

Por Vegapatch el

En esta generación de videojuegos pocos han sido los títulos de «yo contra el barrio» que han destacado. Atrás quedaron los días de grandes juegos que iluminaban el  cielo de este olvidado género como fueron Final Fight, Turtles in Time, Dungeons & Dragons o Cadillacs & Dinosaurs. Ha habido algunas pequeñas joyas como Castle Crashers y remasterizaciones de los juegos antiguos, pero ninguno de gran presupuesto que levante esperanzas de resucitar el género, o de al menos, darle un homenaje digno.

Dragon’s Crown se iba a lanzar en un primer momento en Sega Dreamcast, tras el lanzamiento de Princess Crown en Sega Saturn en el año 1997. George Katimani, el director de Vanillaware ha trabajado mientras tanto como director artístico en los excelentes Dungeons & Dragons: Tower of Doom y Shadow Over Mystara y nos ha traído durante esta larga espera otros títulos como Odin Sphere y Muramasa: The Demon Blade, un preciosista juego de Wii y ya en PlayStation Vita.

Dragons Crown 3

Dragon’s Crown es todo lo que se puede esperar de un juego Beat´em Up arcade, ofrece un planteamiento sencillo de fases cortas, una jugabilidad adictiva y una historia prescindible. Si buscas todo esto pero hecho con presupuesto, esmero y una buena ejecución, cómpralo sin necesidad de leer más, es el juego que esperas. Para los que quieran saber más, vamos a desengranar este gran título.

La historia es muy básica: nos encontramos en un mundo de espada y brujería cuyo máximo exponente es el universo de  Dragones y Mazmorras, pero aquí llamado Hydeland. Aquí nuestros personajes se unirán al gremio de la ciudad para ayudar en todo lo posible lidiando con los males que azotan la tierra y ayudando a la nobleza de una serie de básicas intrigas palaciegas. Eventualmente el destino Hydeland estará en manos de nuestros protagonistas, debiendo de prevenir la resurrección de un Dragón que destruirá el mundo. El conjunto no deja de ser más que una mera excusa para que nos peleemos con todo tipo de monstruos que nos quieren muertos

En un desarrollo lateral en dos dimensiones tendremos un botón para atacar, otro para saltar, uno con el que coger objetos, para esquivar y finalmente un botón que realizará magias, tiros con el arco o un ataque de área de efecto si jugamos con un luchador cuerpo a cuerpo. Los controles son responsivos y no son un impedimento en absoluto, la jugabilidad es sólida y no presenta ningún tipo de fallo técnico o de diseño. Todo funciona como debería y si sabes cómo hacer algo, puedes hacerlo sin ser muy hábil con las manos. Lo único que no funciona como debería es el uso de monturas, son muy débiles y la mayoría del tiempo será mejor tocar el suelo nosotros mismos.

Dragons Crown 5

Cuando ataquemos, si pulsamos direcciones, atacamos en el aire y si esquivamos en medio de los ataques, podremos crear diversos combos con gran libertad teniendo en cuenta el arsenal propio de cada personaje. Algo curioso es que ni los jugadores ni los enemigos quedan aturdidos con un simple golpe, si no que al recibir golpes, habrá una cierta probabilidad de que nos aturdamos o retrocedamos, por lo que habrá que saber cuando atacar y cuando esquivar. Un pequeño problema en la versión de sobremesa es que para interactuar con el escenario tanto para abrir puertas como para desvelar objetos ocultos, habrá que mover un cursor por la pantalla que no llega a ser todo lo práctico que debería. En PlayStation Vita es mucho más sencillo, ya que con pasar el dedo por la pantalla sirve. Esto lo haremos muy a menudo, ya que tendremos que abrir frecuentemente cofres de tesoros que nos proporcionarán nuestros objetos equipables y runas escondidas por los escenarios que proporcionan bonificaciones dependiendo de como las combinemos con las que tiene nuestro propio personaje, un sistema algo sobrecomplicado.

Para superar las 9 fases del juego en sus dos rutas, con un jefe final distinto para cada una, tendremos a nuestra disposición 6 héroes totalmente diferentes: un caballero cuya especialidad consiste en su potente escudo y su agilidad aérea; una amazona especializada en realizar grandes cantidades de daño pero con una defensa muy baja; un enano con una defensa increíble y un ataque potente pero lento; una elfa especializada en el uso del arco pero hábil en todas las áreas; una hechicera especializada en magia de apoyo y un mago especializado en magia ofensiva.

Dragons Crown 1

Todos estos personajes son perfectamente viables y, si bien algunos de ellos son algo más eficaces que otros, como que bien usada la Amazona es la mejor o que la Hechicera hace menos daño que el resto, todos son muy capaces. Si jugamos en grupo podremos combinar las distintas habilidades únicas de los personajes para crear un grupo equilibrado y variado, siendo algunas habilidades más centradas en el juego individual o en la colaboración con otros jugadores. Hay muchas formas de jugar y Dragon’s Crown hace un gran trabajo permitiendo a todos jugar a su manera. Para que os hagáis una idea, cada personaje tiene 21 habilidades que en total tienen un coste de 320 puntos de habilidad, pero el hecho de que nuestro personaje como máximo dispondrá como máximo de 155 se nos obligará a elegir cuidadosamente donde invertirlos.

Cada nivel tiene su propia personalidad, con unos fondos detalladísimos y con un nivel artístico de lienzo, dando vida a unos escenarios excelentes en los que nos pararemos más de una vez para contemplarlos. Los enemigos son muy variados, con cuarenta diferentes enemigos normales y un total de 20 jefes finales, cada uno más temible que el anterior, funcionando cada uno de una forma totalmente diferente que los demás. Por ejemplo, en un jefe que es un escarabajo mutante gigante, si no destruimos unos capullos que irán creciendo por el escenario, nos encontraremos con numerosos escarabajos mutantes como enemigos, convirtiendo la pelea en un infierno. O un jefe que consiste en un conjunto de vampiresas, a las que tendremos que mantener a raya para que no conviertan a unas indefensas doncellas en unos monstruos como ellas. Toda pelea importante será totalmente diferente de la anterior, no hay lugar para la monotonía.

Dragons Crown 4

Uniendo todos estos niveles tendremos la ciudad, que no es más que una pequeña zona en linea recta donde podremos entrar en distintos lugares y establecimientos, que hacen de las típicas tiendas o lugares en los que aceptar misiones y elegir el nivel en el que queremos jugar. En cuanto a la selección de nivel, esta es muy curiosa: los 9 niveles se encuentran en una disposición de anillo y, como si de las agujas de un reloj se tratase, al elegir uno cualquiera (o caer en uno al azar si utilizamos en vez de los la puerta que nos lleva a un nivel al azar en vez de pagar un poco de dinero para usar los establos) al completarlo, comenzaremos el siguiente nivel que sería ese orden. La clave será planificar cuantos niveles somos capaces de soportar y saber a cuales acudir, en lo que entra en juego que nuestro equipo se ira agotando y será necesario gestionar hasta nueve bolsas distintas que elegiremos cual usar al principio de cada nivel.

Además, en la ciudad también se encuentra el Gremio de Aventureros, donde podremos aceptar un total de 50 misiones, que servirán para mejorar a nuestro personaje y desbloquear dibujos que más bien podríamos llamar obras que además nos contarán historias muy interesantes del trasfondo del mundo de Hydeland. Estas misiones van desde las típicas de matar cierta cantidad de enemigos hasta buscar ciertas habitaciones secretas, destruir a un jefe de cierta manera o resolver algún pequeño puzle.

Dragons crown 2

El juego cuenta con tres dificultades que funcionan al estilo de juegos como los de la serie Diablo o Borderlands. Primero nos veremos obligados a jugar en la dificultad normal con un nivel de personaje máximo de 35, al terminarla desbloquearemos la siguiente dificultad cuyo nivel máximo es el 65 y cuando terminemos difícil, pasaremos a jugar en dificultad Infierno donde podremos llegar hasta el nivel 99. La guinda al pastel la pone “El Laberinto del Caos”, una serie de 99 niveles aleatorios con tres fases cada uno y donde solo triunfarán los jugadores más expertos en el juego, un autentico desafío que lleva horas y horas completarlo.

La duración de una primera vuelta supondrá no más de 20 horas, pero el juego, al suponer que pasaremos por todas las dificultades y estando diseñado para ello; Dragon’s Crown puede dar de sí más de 80 horas con un solo personaje  perfectamente y habría casi que duplicarlo si tenemos pensado superar todas las plantas del Laberinto del Caos. Es un juego absorbente que a la mínima que nos guste su planteamiento, no nos importará repetir niveles ni luchar contra los mismos jefes; hay un excelente equilibrio entre situaciones y es aún más divertido si jugamos con compañeros.

Dragons Crown 7

Si por casualidad no podemos disfrutar de este juego en compañía, podremos luchar junto a aliados controlados por la CPU. Estos en un principio ayudan bastante, pero sus carencias salen a la luz una vez cambiamos de dificultad. Su mayor problema es que su equipo es totalmente aleatorio, por lo que suelen tener unas características penosas y que no saben esquivar apenas, son meros sacos de arena; algo especialmente grave si tus aliados son personajes débiles físicamente como los usuarios de magia. Llega un punto en el que directamente es mejor jugar solo si no tenemos a ninguna persona con la que hacerlo, son solo peso muerto que nos frustrará y nos vaciarán los bolsillos si deseamos conservarlos. Además, es imposible repararles el equipo y nunca suben de nivel, por lo que hay que ir renovándolos según avancemos.

Para solucionar estos problemas, siempre podremos acudir antes de empezar una aventura a la modalidad online, donde no habrá mayores problemas de lag y siendo capaz de soportar a múltiples personajes en pantalla sin apenas resentirse un momento; es un online que funciona a la perfección, con el inconveniente de que no soporta el uso de headsets, lo que perjudica enormemente el juego online cooperativo coordinado.  También es imperdonable que no haya un listado de partidas a las que unirnos; o nos unimos a un amigo o nos unimos a una partida aleatoria sin poder elegir siquiera la fase a superar.

Cabe añadir una importante complicación en cuanto al juego online. Para poder acceder a él, será necesario completar por primera vez la ruta A de los 9 niveles que conforman el juego, periodo en el que se desarrolla casi todo el argumento del juego; esto se traduce en más de 6 horas de juego si tan solo queríamos jugar online, un factor muy a tener en cuenta y que decepcionará a más de uno. Afortunadamente, este inconveniente no aparecerá cuando juguemos con otros 3 jugadores en la misma consola ni cuando pasemos a las siguientes dificultades; estas misiones sirven a modo de tutorial y acomodación del jugador al juego, aunque se han equivocado dándole una duración tan excesiva.

Dragons crown 6

En cuanto a la banda sonora nos encontramos al cargo a Hitoshi Sakimoto, excelso compositor en cuyo currículo encontramos grandes obras como Vagrant Story, Final Fantasy Tactics”o la saga Valkyria Chronicles. Los temas acompañan a la perfección a la acción en pantalla, con canciones épicas, temas ambientales de gran fuerza y con el detalle de que la mayoría de los jefes finales cuentan con su propio tema, dándoles aún más personalidad si puede ser. El estilo artístico goza de unos diseños absurdamente excéntricos, sobretodo en el caso de la hechicera que pueden gustar más o menos, pero este juego es más  que un diseño polémico, es un gran título en su conjunto que no merece ser despreciado por ello

Ambas versiones son casi idénticas, con la posibilidad de pasar partidas de una consola a otra, pero el hecho de que no exista “Cross Play” ni “Cross Buy” tiene como consecuencia que la comunidad se encuentre totalmente dividida entre ambos sistemas; una pena pues es un juego adecuado tanto como para jugar en partidas cortas en PlayStation Vita como para jugar con amigos en el sofá en tu PlayStation 3. Aparte de ello, se puede apreciar una tasa de frames ligeramente inestable en la portátil cuando la pantalla se llena de demasiados elementos, pero nada realmente importante.

"Dragon´s Crown" es el homenaje que tantos años han estado esperando los aficionados a los Beat´em Up. Es un título redondo en su conjunto que merece ser jugado por méritos propios. Su jugabilidad, sus muy distintos personajes, la atención al detalle y su duración y capacidad de atrapar al jugador lo convierten en uno de los mejores juegos dentro del catálogo de ambas consolas de Sony. Peca de algunos fallos, pero estos son solventados enormemente por sus virtudes. Es posiblemente el mejor juego del género a día de hoy, y si no, el más completo.

6 Comentarios en "Análisis de Dragon’s Crown"

  1. Gracias por los comentarios 😉

    Estoy terminando una guía que solo me falta ultimar unos detalles para publicarla. Espero poder tenerla lista pronto para que os hagais los mejores personajes posibles como mínimo XD.

  2. Quiero felicitarte públicamente por un análisis que arroja un montón de datos de enorme interés para el futuro comprador.

    No solo queda claro qué debe esperarse de Dragon’s Crown, sino que además ofrece datos que servirán a los futuros compradores.

    Por cierto, aprovecho para que quede constancia en los comentarios:

    hoy se ha confirmado que habrá cross-play con PS Vita. ¡¡¡Bien!!!

Deja un comentario