Personalidad y fanservice encarnados

Análisis de Dragon Ball Xenoverse

Por Vegapatch el

Dragon Ball no ha sido una de las licencias que se hayan llevado grandes alegrías en la ya pasada generación. Ultimate Tenkaichi era un espectacular pero vacío desfile de Quick Time Events, los dos Raging Blast no pasaron de ser correctos juegos de lucha bajo la sobra de los Budokai Tenkaichi y finalmente, Battle of Z fue abucheado pese a ser un interesante experimento. Con Xenoverse parece ser que las tornas han girado ¿Es de verdad el mejor Bola de Dragón en años? Vamos a comprobarlo.

Lo primero que hay que aclarar es que Dragon Ball Xenoverse no es en absoluto un juego de lucha convencional, se podría decir que antes de eso es un RPG. El sistema de lucha es extremadamente simple: tenemos dos botones de ataque, varios para hacer los distintos movimientos especiales con una pulsación y otro para cubrirse y teletransportarse, eso es todo. Nos encontramos ante un juego con una jugabilidad más sencilla de lo normal y que controlaremos a la perfección en un par de minutos.

Xenoverse 5

Si no tiene un apartado jugable en absoluto llamativo ¿Qué tiene? Pues una propuesta excelentemente ejecutada, que no deja de ser el sueño de todo fan de la serie, crear nuestro propio avatar y ser el héroe de la historia junto a todo el resto de protagonistas. Podemos crear nuestro personaje eligiendo su raza (humano, saiyan, namekiano, raza de frieza y majin) con los rasgos físicos que queramos con bastante libertad creativa y a partir de ahí estaremos mejorando sus estadísticas, aprendiendo nuevos movimientos, obteniendo nuevas vestimentas y avanzando por la historia. Es una propuesta que nos ha encandilado.

La historia del juego, sin llegar a ser nada del otro mundo, es realmente entretenida y un verdadero soplo de aire fresco. Nuestro personaje será invocado por Trunks del futuro debido a que hay algo o alguien modificando la historia de Bola de Dragon Z, alternando el pasado para afectar de forma desastrosa el presente y nuestro deber será solucionar esos cambios arreglándolos en persona. La trama logra cambiar los sucesos de la serie lo suficiente para que no nos los sepamos de carrerilla y nos sorprendamos constantemente con lo que esta ocurriendo.

Xenoverse 3

Desgraciadamente, hay unos pocos problemillas. Pese a que es una gran idea el ser los héroes de la historia respetando los logros de los verdaderos protagonistas, es un tanto irregular el resultado de cada saga. Por ejemplo, la de Célula empieza directamente en los Juegos de Célula, pero en cambio toda la parte correspondiente a la película de La Batalla de los Dioses o la parte de las Fuerzas Ginyu son oro en estado puro.

Desgraciadamente, por muy agradable que sea el modo historia, una vez se termina, la calidad decae un poco. Las misiones cooperativas, incluso las más avanzadas, son absurdamente fáciles con otros jugadores, hasta el punto de que son tediosas por no requerir ningún tipo de atención. La causa principal es lo roto que está el sistema de combate una vez se profundiza en él y el hecho de que la inteligencia artificial no es progresiva a lo largo del juego: empieza normal y termina normal, pero sin aportar nada nuevo. El resto del contenido se lanzará en forma de DLC de pago, con un pase de temporada ya disponible.

Dragon-Ball-Xenoverse-08

Pese a haber cientos de ataques especiales para aprender, muy pocos son mínimamente útiles, y muchos de los que lo son, permiten ganar combates jugando con los ojos cerrados. Sobre la inteligencia artificial negligente, si por algún motivo la CPU puede dar problemas es simplemente porque hace trampas. Puede no aturdirse por nuestros golpes porque sí o interrumpir nuestros combos en cualquier momento. La dificultad es totalmente artificial, y en un juego en el que apenas lucharemos contra otros jugadores, es un fallo muy grave.

Dragon Ball Xenoverse, excepto en los segmentos de la historia principal, es un título centrado especialmente en la vertiente online. Al igual que Battle of Z, no merece la pena en absoluto la compra del juego si no nos vamos a conectar online. La Inteligencia Artificial aliada es tan mala como la de los enemigos y se hace extremadamente frustrante hacer cualquier misión con ella. Simplemente se dedica a moverse un poco de un lado a otro sin hacer daño en absoluto y muriéndose a las primeras de cambio. Esto puede ser un problema cuando a los servidores del juego le dan por fallar y no podemos jugar online, algo que en nuestra experiencia, ocurre demasiado a menudo.

Xenoverse 4

Aún así, Dragon Ball Xenoverse logra transmitir muchísima más personalidad que cualquier otro título de Bola de Dragón desde hace muchísimo tiempo. No es complejo y el sistema de combate es extremadamente abusable, pero aun así es el perfecto juego basado en una serie. Te meterá en su pequeño mundo, querrás aprender más y más ataques, probar distintas combinaciones, aprender de los numerosos tutores, obtener mejores puntuaciones en las misiones, y en general, hacer a tu personaje más fuerte. Es adictivo y es Bola de Dragón, es lo que todo juego centrado en el fanservice debe de ser.

Xenoverse se esfuerza en que nos metamos en la piel de nuestro personaje tanto que apenas utilizaremos al resto de la plantilla. Y esto tapa uno de los fallos que en cualquier título anterior de la serie hubiese sido imperdonable, faltan muchísimos personajes importantes. Villanos como el Dr Gero, Dabra, Buu con Gohan, Dodoria, Zarbon y Gotenks absorbidos son algunas de las ausencias más sonadas. Está bien tener la opción de poder jugar con otros personajes, pero es tal la personalización de nuestro luchador, que al resto de personajes los veremos simplemente como gente contra la que nos tocará luchar.

Xenoverse 1

También destaca que tampoco hay menú principal ni nada parecido, todo se hace en la ciudad principal con nuestro héroe. Si queremos ir a comprar ropa pues vamos al distrito comercial, si queremos echar unos combates con un amigo en la misma consola pues acudir al lugar correspondiente, etc; todo se hace en esta pequeña ciudad en la que podremos interactuar con el resto de jugadores. Se antoja muy inconveniente tener que andar tanto, pero es único y transmite personalidad e inmersión en el mundo, que ya es bastante.

En cuanto a gráficos, Dragon Ball Xenoverse es simple, pero muy resultón. Los personajes lucen genial, los distintos ataques están representados a la perfección, el framerate es sólido como una roca y los escenarios son realmente amplios y preciosistas, los mejores estéticamente que podemos recordar en un juego basado en una serie. El único problema en este aspecto es que si bien los escenario son buenísimos, no se puede destruir apenas nada en ellos. La banda sonora es simplemente discreta, no destaca en absoluto.

Análisis basado en la versión de PlayStation 4.

Dragon Ball Xenoverse utiliza como pocos juegos su licencia: es todo un homenaje a la serie, un festival del fanservice y tiene más personalidad que cualquier juego de Bola de Dragón que podamos recordar. En sí tiene varios problemas que lo limitan jugablemente, pero poder crearnos a nuestro propio personaje, ser los héroes de la historia mientras ayudamos sin menospreciar a los protagonistas de la serie original en una trama bastante decente, compensa más que de sobra esas deficiencias.

Deja un comentario