Tiempo de redención

Análisis de Dishonored: El puñal de Dunwall

Por Gawny el

Tras el primer DLC, enfocado desde un punto de vista más arcade y centrado en el gameplay, Bethesda nos ofrece el segundo contenido descargable de uno de los títulos mejor valorados de 2012 para arrojar luz o profundizar un poco más en la historia.

En esta ocasión, en vez de controlar a Corvo Attano, guardaespaldas de la emperatriz, tomaremos los mando de Daud, el asesino de la misma. Gracias a ello, Arkane Studios evita encorsetarse continuando desde un mismo punto de vista, abriendo la ventana a otra perspectiva desde la que, además de ofrecernos nuevos escenarios, demostrar que el asesinato de Jessamine Kaldwin ha afectado a Daud.

punyal-2mayo-1__large

Daud es el líder de la banda de asesinos de los Balleneros, quienes fueron contratados para acabar con la vida de la emperatriz de Dunwall. Para Daud, acostumbrado al asesinato de personas, la emperatriz no deja de ser una noble más contra la que atentar, por lo que no supone mucho problema hacerlo una vez acordado un precio acorde a la posición del objetivo. No obstante, una vez cometido el asesinato, Daud pasa a ser consciente de las consecuencias de su acto al ver cómo la ciudad y sus habitantes se hunden poco a poco en la más terrible de las miserias.

De este modo, Daud queda tocado personalmente no pudiendo evitar la culpa y la amargura de ser el responsable de tal situación. En esta espiral de desesperación, a Daud se le aparece El Forastero para ofrecerle una misión con la que quizá pueda conseguir su redención. Aunque no se lo pondrá fácil y, continuando en esa línea tan omnisciente y enigmática que ya vimos en Dishonored, únicamente le ofrecerá un nombre: Delilah.

punyal-2mayo-2__large

Con esta única pista recorreremos tres escenarios (uno de ellos ya visto en la historia original), en los que tanto el desarrollo del personaje de Daud como las intenciones de El Forastero irán ganando interés y relevancia conforme vayamos avanzando. Y es que, si un pero puede tener la historia de este contenido descargable es que, como ya ocurría en Dishonored, aunque esta vez en mayor grado si cabe por lo escasa información que nos da El Forastero, explorar y recuperar información de libros, documentos o escuchas dotarán de más datos al jugador y más sentido al desarrollo.

Continuando con la línea marcada por el título original, dependerá en gran medida de la predisposición del jugador y su forma de abordar las situaciones tanto la duración como la sustancialidad de este contenido descargable. Porque jugando  de forma directa, despreocupándonos de acabar con todo lo que nos encontremos a nuestro paso y sin hacer la más mínima investigación, el DLC puede rondar menos de tres horas. Pero como ya advertimos en el análisis del juego completo, este título no se presta a ser disfrutado de ese modo, por lo que procurando jugar de la forma más sigilosa posible y tratando de pasar desapercibidos este añadido puede alcanzar las cinco horas.

punyal-2mayo-5__large

Pasando a hablar del gameplay, controlar a Daud no se diferencia demasiado a controlar a Corvo. El Forastero le ha dotado de cuatro poderes prácticamente idénticos y como asesino también posee unas habilidades innatas para el desplazamiento por lugares difíciles y el combate. Como líder de los Balleneros, dispondremos de un poder gracias al cual poder invocar a un asesino a nuestra voluntad, el cuál acabará con el objetivo más cercano. Desaparecido el corazón que Corvo tenía a su disposición, ahora la visión del vacío (antes conocida como visión tenebrosa) también nos indicará dónde están las runas y los talismanes de hueso, mientras que el poder de guiño y ralentí permanecen inalterados.

Como novedad, antes de empezar cada nivel, además de poder comprar mejoras de equipamiento y munición, se introducen los favores. La banda de los Balleneros tiene suficiente poder como para disponer de información privilegiada previa de cada escenario, por lo que comprando estos favores dispondremos de información sobre claves, runas u objetos distribuidos por cada uno de ellos.

punyal-2mayo-6__large

A lo largo de la partida conseguiremos nuevas armas como las minas fulminantes, con un funcionamiento similar al de los arcos voltaicos, o la nube tóxica, que funciona como una granada de humo. Con esto sobre la mesa es fácil deducir que la jugabilidad poco o nada se ha modificado, aunque personalmente tampoco creo que fuera necesario. Si bien el contenido descargable se desarrolla desde la perspectiva de otro personaje, las bases sobre las que se cimentaba Dishonored eran muy buenas, por lo que no era de recibo hacer modificación alguna. El DLC se plantea más bien como una historia paralela, un relato añadido para hacernos volver y disfrutar del mundo de Dishonored.

Los tres escenarios elegidos se asemejan en estructura a los de la historia principal, de hecho uno de ellos se vuelve a utilizar. El más novedoso es el primero, una factoría de extracción de aceite de ballenas, con una distribución estructural mucho más horizontal y espacios mucho más abiertos que los vistos en cualquier otro nivel.

punyal-2mayo-3__large

Quizá el único pero que puede ponérsele a los niveles es su distribución. Este nivel inédito y tan abierto se antoja tempranero en la historia (es el primero que jugamos), ya que los escasos poderes con los que partimos en un principio dan la sensación de que podría haberse disfrutado más con un abanico mayor de opciones. Acabar el DLC con un nivel ya visto también deja un sabor agridulce.

En cuanto al apartado sonoro, este contenido descargable mantiene el excelente nivel del juego original. A unas melodías y sonidos notables, se sigue manteniendo un excelente doblaje al español en todas las voces, acompañadas por textos en nuestro idioma.

El Puñal de Dunwall conserva la esencia que tan bien funcionó en Dishonored, ofreciéndonos la historia de un personaje diametralmente opuesto al protagonista original. Tiene sensibles cambios en armas y poderes, su duración es correcta en relación a su precio y la historia nos deja con ganas del próximo DLC.

Deja un comentario