¿El café de la mañana no te lo advirtió?

Análisis de Deadly Premonition: The Director’s Cut

Por Gawny el

Ya han pasado tres años desde su fecha de salida original en 2010, pero el público europeo de PlayStation 3 no había podido disfrutarlo hasta la fecha. Considerado por muchos un juego de culto, probablemente ese haya sido el motivo por el que se ha decidido reeditar el juego, ponerle la etiqueta de «The Director’s Cut», añadirle y mejorar algo de su contenido y volver a lanzarlo en el mercado europeo y americano, aunque únicamente en su versión de PlayStation 3.

A priori todas esas buenas intenciones a la hora de traer el juego a un público que aún no había tenido la posibilidad de probarlo son dignas de agradecer y de admiración, pero conforme vayamos entrando en el grueso del análisis nos daremos cuenta de que en gran medida todo ha quedado en eso, en una intención, ya que las supuestas mejoras en ningún momento llegan a sentirse como tal mientras jugamos, además de incluir errores o problemas que la versión original no tenía.

dp-10junio-1__large
Deadly Premonition se inspira o podría decirse que está basado en la serie de televisión estadounidense de los noventa Twin Peaks. Como si de una adaptación se tratara, el juego nos pone en la piel del Agente Especial del FBI Francis York Morgan (aunque podemos llamarle York), quien tiene que investigar el asesinato de una joven del pueblo de Greenvale: Anna Graham. Aquellos que hayan visto la serie de David Lynch y Mark Frost podrán hacer una sencilla relación con los personajes en los que se basa de la misma: Dale Cooper y Laura Palmer.

York se pondrá al mando de la investigación cuando se descubra que no se trata de un hecho aislado. El modus operandi se asemeja al de un asesino en serie al que sigue la pista, por lo que formaremos equipo con un reticente sheriff local para resolver lo ocurrido en este pequeño y tranquilo pueblo.

dp-10junio-9__large
Las referencias a Twin Peaks son constantes durante todo el juego. York es un apasionado del café, la tarta de cereza también hace acto de aparición, el diseño de Greenvale está cimentado en Twin Peaks: calles, edificios concretos como la serrería o el café, personajes secundarios que fácilmente relacionaremos…

Pero dejando un poco de lado todo el homenaje a Twin Peaks, si hay algo que destaca con luz propia en el juego es su protagonista, York. Y es que nuestro personaje tiene una personalidad y un carisma destacados, pero al mismo tiempo cuenta con unas rarezas y extravagancias que de algún modo recuerdan al agente Cooper, pero que quizá se enfatizan más porque la duración del juego permite una mayor cantidad y desarrollo de las mismas. La extravagancia más evidente de York es que habla con un personaje que únicamente él conoce: Zach.

dp-10junio-2__large
Durante el juego, York conversará en numerosas ocasiones con Zach, y si bien por momentos parece que es un recurso del juego para hacer referencia al jugador (York preguntará cosas a Zach que nosotros contestaremos), conforme se va desarrollando el juego vamos descubriendo que hay una historia algo más elaborada detrás. Gracias a este recurso, conoceremos un poco más a York, que cuando está solo acostumbra a hablar con Zach de varios temas, siendo el cine uno de sus favoritos.

Todas las extravagancias y peculiaridades de York nos harán dudar durante el transcurso del juego si realmente no es un loco o un psicópata de alguna clase, pero al mismo tiempo dotarán al personaje de una personalidad y un carácter únicos con los que es imposible no acabar tomando cariño.

dp-10junio-6__large
Pasando a hablar del gameplay, en Deadly Premonition se nos ofrece un mundo abierto con cambios en el tiempo y ciclos de día y noche bastante conseguidos. Los personajes secundarios cambian sus rutinas dependiendo del momento del día, consiguiendo dotar de cierto «realismo» a la atmósfera del juego, si bien es cierto que el apartado técnico acaba empañando esta sensación.

También hay que incidir en que no se trata de un mundo abierto «al uso» como el que nos tienen acostumbrados juegos como Grand Theft Auto o Assassin’s Creed. La cantidad y variedad de posibilidades se encuentra prácticamente reducida a hacer las misiones que nos ofrecen los personajes secundarios, las cuales nos exigirán – en su mayoría- poco más que encontrar y entregar un objeto o las clásicas misiones de encargo, que en menos de cinco minutos estarán resueltas.

dp-10junio-5__large
Al principio disfrutaremos de estas misiones secundarias y dejaremos de lado la historia principal para interactuar y conocer a los habitantes de Greenvale, pero conforme vayamos avanzando en las misiones, empezarán a hacerse anodinas o insustanciales, más aún cuando para algunas de ellas deban cumplirse determinados requisitos: hora del día, tiempo despejado, lluvioso… o que únicamente estén disponibles en alguno de los determinados capítulos en los que se divide el juego.

Si bien es cierto que el juego ofrece la posibilidad de rejugar los capítulos anteriores por si nos hemos dejado alguna de las misiones, no permite guardar mientras los rejugamos, con lo que podemos acabar frustrados cuando alguna misión se nos haya escapado, ya que no habrá opción de completar el juego en su totalidad.

En cuanto a la historia principal, el planteamiento jugable se vuelve más lineal. York se moverá por niveles estructurados como pasillos, recogiendo pistas para la investigación mientras ante él van apareciendo unos zombis que no llegan a causar sensación alguna de miedo. Y este es el que probablemente sea el talón de Aquiles del juego para muchos.

dp-10junio-4__large
Recuerdo de nuevo que se trata de un juego de hace más de tres años y cuyo desarrollo se retrasó y tuvo más problemas de la cuenta. Si bien es cierto que con esta reedición podrían solventar muchas de las carencias de la versión original, la realidad es bien distinta.

Los survival horror han evolucionado en su concepto en los últimos años, tener que enfrentarse a «monstruos» no es fórmula suficiente como para infundir estrés o temor en el jugador. La cantidad de recursos, la sorpresa o plantearnos situaciones más comprometidas de las que en línea general propone el juego, consiguen de alguna forma dar la sensación de incomodidad al jugador. Deadly Premonition carece de todo ello. Con una fórmula que se mantiene de principio a fin, sin momentos que despunten sobre otros y con munición infinita (literalmente), el paseo es la tónica.

El único «problema» que podemos tener en este aspecto es un sistema de apuntado tosco y con cierto input lag al que acabaremos acostumbrándonos. No es el único fallo técnico, las caídas de frames, los bugs y los glitches (sobretodo conduciendo), sumados a un apartado técnico pobre, nos hacen preguntarnos qué han arreglado y mejorado exactamente en esta reedición.

dp-10junio-7__large
El apartado gráfico es quizá, el punto menos criticable por tratarse de algo «heredado». La falta general de texturas, el popping y los dientes de sierra son intrínsecos de un juego que bien podríamos calificar de PlayStation 2 en este aspecto.

El sonido tampoco se salva. Dejando de lado el excelente doblaje en inglés, la música y los efectos de sonido son repetitivos y básicos. El sonido de cada arma, los vehículos y los enemigos es siempre el mismo, como si únicamente existiera una muestra de audio, no se adapta al entorno. En ocasiones la música sufre un tipo de «scratch» o pierde el ritmo sin venir a cuento, lo que al final resulta hasta cómico.

dp-10junio-8__large
Si bien el doblaje en inglés es más que notable, no podemos decir lo mismo de los textos en español. No hay problemas en la traducción, pero sí en ciertos caracteres. No cabe bajo ninguna circunstancia que un error como que el «¿» se sustituya por «À» haya podido pasar un control de calidad. En un juego en el que la investigación provoca que las preguntas estén a la orden del día, durante todo el título tendremos que ver cómo se repite. De forma similar ocurre con las letras mayúsculas acentuadas, las cuales pasarán a tener «^» encima.

Se antoja complicado valorar un juego como este. La historia, la personalidad de los personajes y por encima de todo su carismático protagonista, hacen que unos errores tan evidentes que empañan el conjunto no consigan deslucir completamente el resultado final. No es un juego para todos, si lo comparamos con juegos de la actual generación deja una sensación de mal envejecimiento en planteamientos y jugabilidad, pero a pesar de ello sigue siendo disfrutable.

Deadly Premonition posee algo que muy pocos juegos tienen: personalidad propia, tanto para lo bueno como para lo malo. Quedándonos con lo bueno, es simple entender porqué algunos lo consideran una obra de culto; pero unos errores tan evidentes, sobre todo en lo técnico, no deben dejar de tenerse en cuenta.

Deja un comentario