Bienvenido a la Guerra Fría

Análisis de CounterSpy

Por Oaky el

Cuando se anunció, llamó la atención de muchos. CounterSpy parecía un juego diferente que trataba de relanzar el género que un día vivió gran esplendor con Shadow Complex, el sidescroller en 2.5D, pero para marcar la diferencia, pretendía destacar con novedades jugables como un modo cobertura que cambiaba los planos visuales, una temática de sigilo, o el mismo tema de la historia, la mismísima Guerra Fría.

Con el tiempo, se ha ido mostrando poco a poco. Los chicos de Dynamighty han presentado algún tráiler, dado alguna entrevista, hasta que hace poco ha llegado el momento de la verdad, su lanzamiento. Tenemos que decir que esperábamos muchísimo de él, tanto por su estética, como por su premisa jugable, pero nuestra experiencia con el juego ha ido decayendo a medida que pasaban las horas. Sin embargo, vamos a contados todos sus pros y sus contras.

Print

La historia gira alrededor de la Guerra Fría que ya conocemos todos. Sin embargo, en CounterSpy, los nacionalistas y socialistas quieren lanzar misiles a la Luna. Para impedir esto, nosotros tomamos el papel de un espía de la agencia C.O.U.N.T.E.R que, en este caso, es neutral hacia ambos bandos. ¿Nuestra misión? Robar los datos de los misiles, tanto de nacionalistas como de socialistas, para evitar que lancen sus misiles a la Luna.

Es de aquí de donde nace la estructura de todo el juego, cosa que funciona con muchísimo sentido y fundamento, pero, la historia es solo esa. No se profundiza en ella ni es un motivo que nos haga seguir adelante. Y es que es tan poco el peso del argumento que el juego no tiene ni diálogos ni cinemáticas que presenten las situaciones. Simplemente una introducción animada para el juego, al igual que otra para el final. También es verdad que al cumplir cada misión hay un pequeño diálogo entre la Agencia y el espía a modo de monólogo, y en ocasiones, se consigue hacer reír al jugador… pero no se explota más. La verdad es que podría haberse hecho un poquito más de hincapié en este apartado, para hacer más amena la aventura.

CounterSpy 2

El que debería ser el punto fuerte del juego, es el punto más flojo, su jugabilidad. Es muy difícil que un juego de 2.5D no esté bajo la sombra de Shadow Complex, y es que, a pesar de que no tengan mucho que ver, tienen ciertas similitudes como las plataformas. Aún así, vamos a obviar toda comparación con el título de Chair.

CounterSpy nos propone una temática de sigilo para cambiar un poco el esquema, la cosa es que es el mismo sigilo el que se rompe la mayor parte del tiempo, desembocando en tiroteos absurdos con los enemigos. A pesar de esto, como decíamos, todo el juego se plantea en un plano 2.5D con una apartado artístico que deja boquiabierto.

Cabe destacar que la jugabilidad es simple, funciona bien y responde a la perfección. Podemos apuntar y disparar nuestras armas con los gatillos, hay cierta tónica plataformera con la acción de saltar, se puede andar despacio para no alertar a los guardias y así poder ejecutarlos en silencio – cabe destacar que no podemos agacharnos, cosa que no nos ha gustado, el personaje se agacha solo cuando es necesario, pero no cuando queremos andar en sigilo – pero, lo que más destaca en el apartado jugable es el modo cobertura que podremos ejecutar en determinadas partes del escenario pulsando círculo. Así, el plano se volverá en 3D, y podremos apuntar libremente a nuestros enemigos, consiguiendo más precisión para disparar. Además, es algo que funciona muy bien en los tiroteos, aunque éstos sean monótonos.

Para más personalización, y poder sentirnos un verdadero espía, antes de empezar cada misión hay un selector que nos deja elegir a qué bando robar los planos de sus misiles, si a los nacionalistas o a los socialistas. Dependiendo a cual de los dos robemos, podremos obtener diferentes bonificaciones, como dinero, planos para crear armas (de las cuales hay gran variedad) o recetas para crear fórmulas que nos darán ventaja en los niveles (como correr sin hacer ruido). Cuando hemos elegido el bando, otra pantalla nos dejará elegir las armas que podemos llevar a la misión, cada una con un atractivo diferente (silenciador, tranquilizante…) y la fórmula que podemos elegir, como hemos dicho antes (otro ejemplo puede ser que las cámaras tardan más en detectarnos). Por si fuera poco, podremos recargar todas las armas que llevemos encima, pero hay que tener en cuenta que todo esto cuesta dinero, y no es algo que sobre a lo largo del juego.

CounterSpy 3

CounterSpy no cuenta con opciones online, pero hay unos marcadores que compararán nuestra puntuación con amigos o más jugadores del resto del mundo. En cada misión, la agencia nos anima a superar la puntuación de alguno de estos jugadores, o incluso, encontrar a sus espías muertos para conseguir un extra de puntuación.

Hay que tener en cuenta un detalle destacable, pero que tampoco funciona como debería, todos los mapas del juego son procedurales, lo que quiere decir que nunca jugaremos la misma partida dos veces. Pero claro, la pega está en que los mapas que genera son bastante parecidos entre sí, y su estructura tampoco es muy variada, siempre son algo familiares y lineales, lo cual hace el título algo repetitivo. Lo normal en cada nivel es que éste conste solo de una planta y que no haya ningún ascensor, aunque alguna vez sí que hay excepción y hay más plantas con coleccionables.

Un juego de sigilo debe tener un nivel de alerta, y el de CounterSpy es bastante llamativo. Los niveles de alerta enemigos se rigen por el nombre de DEFCON. Concretamente, hay 5 niveles, siendo 1 el más peligroso y 5 el más seguro. Cuando los guardias nos vean o sospechen, llamarán a DEFCON para bajar el nivel de éste y ponernos la cosa más complicada, acción que también hacen ciertas cámaras. Para impedir esto hay que eliminar la amenaza. Pero, ¿qué pasa cuando DEFCON está por debajo del nivel 1? La base entrará en una cuenta atrás para lanzar los misiles a la Luna, por lo que habrá que terminar el nivel antes de que acabe el tiempo para impedir esa acción.

La inteligencia artificial de los enemigos cumple sin problemas, pero en ocasiones tiende a lo absurdo y presenta ocasiones nada comprensibles, llegando a provocar tiroteos constantemente y volviéndose demasiado pesado. De hecho, la generación procedural de los mapas no favorece a que los niveles se finalicen de forma sigilosa.

CounterSpy 4

Como ideas, todo esto puede parecer muy original y diferente, intentado crear algo nuevo, pero la verdad es que en la práctica no funciona. Las situaciones que se presentan no resaltan a pasar el juego siendo sigiloso, ya que el 99% de las veces terminaremos en un tiroteo. Del DEFCON podemos decir lo mismo, ya que la mayor parte del tiempo estará en nivel 1 y no habrá manera material de subirlo. Tal vez se pueda achacar esto a la dificultad, pero es cierto que, en ocasiones, los niveles son completamente imposibles de finalizar como es debido.

El mejor punto del título: un apartado artístico que es precioso y no tiene nada que envidiar al de grandes producciones de PIXAR, sobretodo teniendo en cuenta que el juego funciona en Unity. Aún así, por muy agradable que parezca a la vista ese juego de rojos y azules, o de sombras y contrastes, no arregla que el juego sea monótono y consista en repetir lo mismo muchas veces. Sin embargo, es un detalle ver la fidelidad que se ha buscado con la Guerra Fría.

En cuanto a la banda sonora, no la hay. Las únicas piezas musicales que hemos llegado a oír están en la introducción del título, en el final, y en el menú de éste. Mientras jugamos, no se oye absolutamente nada, y la verdad, no crea ambiente. Puede que alguna vez se oiga una leve melodía de fondo, pero apenas es perceptible. Los efectos sonoros al menos cumplen, con unos sonidos de disparos y explosiones de gran calidad, al igual que las voces de los enemigos en los momentos de alerta.

En cuanto a su duración, hemos tardado alrededor de 4 horas en finalizarlo, pero es un juego que incluso puede terminarse más rápido. Cabe destacar que hay mucha rejugabilidad, ya sea por los desafiantes trofeos que propone el juego, como por los coleccionables como armas, fórmulas, etc… Donde pensamos que el juego puede funcionar realmente bien es en PlayStation Vita, ya que las partidas entre cada nivel no son muy largas, y se ajustan perfectamente para pasar el rato en algunas ocasiones.

Análisis basado en la versión de PlayStation 4.

Teníamos mucha fe en CounterSpy y nos ha terminado decepcionando. Es un juego con muy buenas ideas, pero lamentablemente, se han ejecutado mal. Se trata de un título que aunque tenga una premisa original, termina siendo repetitivo y de ritmo muy lento, llegando a agobiar.

4 Comentarios en "Análisis de CounterSpy"

  1. Lo empecé gracias a que lo dieron en el Plus, y al principio me gustó bastante, es bastante curioso. Pero cuando llevas varios niveles tienes la sensación de que estás jugando a los mismos, y que para ser un juego de espías donde se supone que el sigilo es lo importante, hay tiroteos uno detrás de otro.

    A pesar de todo esto, está entretenido para echar el rato.

Deja un comentario