Sin revolución, pero con un gran progreso

Análisis de Call of Duty: Advanced Warfare

Por Saúl Rivero el

Casi cualquier producto (más allá de los videojuegos) tiene etapas de crecimiento, liderazgo, estancamiento, etcétera, y visto lo visto, Call of Duty no es una excepción. Si bien la tendencia de la saga siempre ha sido liderar el mercado entre un público ‘’adicto’’ a la jugabilidad que la caracteriza, en los últimos años ha ido decayendo en cuanto a ventas y críticas se refiere.

Esto sobre todo se acentúa en la última entrega, con un Call of Duty: Ghosts que la mayoría de jugadores, crítica y ventas confirmaron como el peor título de la saga. Por ello, Call of Duty necesitaba una regeneración, una vuelta de tuerca en sus ideas pero sin tampoco perder el concepto original de la saga, ese juego rápido y frenético que tanto éxito le ha dado.

Activision, consciente del estancamiento de la saga desde Modern Warfare 3, optó por añadir a Sledgehammer Games a los estudios desarrolladores de Call of Duty, formando así ciclos de desarrollo más largos que permitan innovar y cuidar más a cada nueva entrega, pero sin perder la anualidad que caracteriza a la saga. De esta nueva incorporación nace Call of Duty: Advanced Warfare, el título con las innovaciones jugables y gráficas más importantes desde 2007 (Call of Duty 4: Modern Warfare).

cod-advanced-warfare-3

Estas innovaciones jugables están claras y justificadas, y es que avanzamos (como bien dice el título) hasta mediados del siglo XXI, donde una PMC (ejército privado) llamada Atlas controla casi todos los conflictos bélicos del mundo. De la tecnología que Sledgehammer nos propone para esas fechas nace el exoesqueleto, un traje que nos permite dobles saltos o habilidades como la invisibilidad, además de un montón de gadgets o utilidades que iremos viendo a medida que avancemos en el juego.

De la incorporación del exoesqueleto y de la existencia de Atlas, nace un modo campaña de unas 7 u 8 horas de duración que si bien no es revolucionario, está al nivel de los mejores de la saga en cuanto a narrativa y posibilidades jugables. La aparición del actor Kevin Spacey dota al personaje de Jonathan Irons (Presidente de Atlas) un carisma poco visto antes en una campaña de este estilo. Junto a él, Gideon, Illona y otros personajes que iremos descubriendo, además de unos niveles muy bien detallados e imponentes, dotando a Advanced Warfare de una campaña clásica y espectacular pero con toques más humanos y morales que otras de la saga.

Jugablemente la campaña es totalmente lineal, aunque la aparición del exoesqueleto añade muchas más posibilidades de cómo pasarse los niveles, al final lo pasemos de una forma u otra el resultado será el mismo. Por otro lado, persisten las escenas con QTE (pulsar botones en el momento precios) y los scripts, que se reducen con respecto a otras campañas pero que siguen estando presentes en numerosas ocasiones. Por último, la IA es algo más lista flanqueando y tirando granadas, pero no revoluciona y de hecho, mantiene el listón de dificultad bastante bajo.

COD-adw-30julio-4

Si bien para muchos la campaña de estos juegos es lo principal, no nos vamos a engañar, lo que ha hecho ser a Call of Duty lo que es no es más que su multijugador, ese modo que con una fórmula rápida, precisa y tremendamente frénetica ha enganchado a millones de jugadores liderando así las listas de ventas de todo el mundo en los últimos años, aunque con Call of Duty: Ghosts les costara un poco más.

Después de esa última entrega donde un multijugador demasiado conservador y regulero no convenciera a muchos jugadores clásicos de la saga, Sledgehammer Games sabía que tenía que renovar o morir, y han dado con la tecla. Si antes comentábamos que el exoesqueleto era la clave del modo campaña, también lo repetimos ahora para la modalidad multijugador, donde se confirma que Advanced Warfare es el título más revolucionario de la saga en los últimos años.

Lo primero que hemos de tratar es precisamente eso, el exo. Con él las posibilidades de juego se amplían enormemente, sobre todo con el doble salto y el desplazamiento, ya sea áereo o en el suelo, vertical o lateral, que dota al juego de unas mecánicas muy frescas y además, lo hace aún más frenético. Además de esta aplicación principal, el exo posee una serie de aptitudes temporales como son la invisibilidad, mayor vida o pasos silenciados, que nos darán una ventaja puntual en el campo de batalla pero que tampoco llegan a romper el juego, ya que como decimos, las aptitudes durarán escasos segundos.

Muchos jugadores temieron el perder la esencia Call of Duty cuando se presentó el multijugador allá por el mes de agosto en Colonia, pero nada más lejos de la realidad el resto de las mecánicas son las mismas de siempre, y aunque ahora se puedan dar dobles saltos y desplazarse, nunca perderemos la sensación de que estamos en un Call of Duty, por lo que los fans clásicos podemos estar tranquilos que, por el resto, es lo mismo de siempre.

COD-adw-30julio-3

Los mapas cada vez adquieren una importancia mayor en la saga, y es que por su calado en los e-Sports estos necesitan ser lo más simétricos y equilibrados posibles, y sí, Sledgehammer también lo ha conseguido. Advanced Warfare presenta por lo general unos mapas muy bien adaptados al exo y a la competición, con variedad de tamaños, formas y estilos gráficos, aunque siguiendo los patrones clásicos de siempre.

Los mapas presentan un aspecto tremendamente limpio, con pocas barreras visuales y objetos inútiles, además, y solucionando el problema de Call of Duty: Ghosts, los enemigos se distinguen bastante bien del entorno. Por todo esto, en un cómputo general Advanced Warfare puede presumir de buenos mapas, si bien esto es muy subjetivo y como se suele decir, nunca llueve a gusto de todos, la aceptación general de la comunidad de momento está siendo muy buena.

Está claro que cada nuevo título de la saga va adquiriendo algunas de las características de anteriores Call of Duty, y en el caso de Advanced Warfare vemos sobre todo dos aspectos claves del multijugador heredados de Black Ops II. El primero de ellos es el sistema de creación de clases por puntos, que se estrenó en el título de Treyarch y que no habíamos vuelto a ver. En este sistema, las armas, ventajas, rachas, etcétera, las vamos escogiendo hasta completar un total de 13 puntos, pudiendo utilizar comodines de doble ventaja o triple accesorio entre otros. Sin duda fue un éxito hace 2 años y ahora vuelve a repetirlo, ya que, de lo inventado hasta ahora, este sistema es que más posibilidades y ‘’juego’’ da al usuario.

El otro aspecto heredado del que hablábamos es el sistema de rachas por puntos, por el cual no se tendrán en cuenta solo las bajas, ya que cualquier punto que podamos obtener conquistando banderas, defendiendo bombas, etcétera, nos ayudarán a conseguir estas recompensas por el buen juego. Algo que si es totalmente nuevo es la posibilidad de añadirle ventajas a las rachas, como mayor durabilidad o ciertas características únicas. Añadiendo ventajas tenemos mayor competitividad pero en cambio serán más difíciles de conseguir.

En cuanto a las rachas hay que señalar que bien por intención o bien por desequilibrio lo cierto es que no ayudan tanto como en otros juegos, por lo que se le da mucha más prioridad al juego puro con armas. Veremos si se equilibra, pero de momento hay opiniones divididas entre sí está bien así o si se le debe dar más protagonismo a las rachas.

COD-adw-30julio-2

En cuanto a los modos de juego multijugador tenemos algunas novedades, aunque lo más llamativo son los retornos, y es que vuelven Punto Caliente y Tomar la Bandera, modalidades enterradas en Call of Duty: Ghosts y que retornan para hacer las delicias sobre todo de los jugadores competitivos, y es que fueron el estándar de aquel juego, y parece que volverán a serlo en éste. Las novedades son Enlace, donde simulando el Quidditch de Harry Potter, tenemos que atrapar una bola en el medio del mapa y anotarla en el aro contrario, e Iniciativa, donde haciéndose hueco debemos de conquistar una serie de banderas que irán apareciendo por el mapa. Ambos modos son muy frenéticos y la comunidad los está acogiendo con buena aceptación.

Hay que destacar a los suministros, unas ayudas ocasionales que nos hacen conseguir variaciones de armas, minutos de puntos dobles u objetos de personalización, los cuales son muy numerosos y nos harán decorar a nuestro personaje de cientos de formas distintas, algo que vimos levemente en Call of Duty: Ghosts pero que se ve muy ampliado en Advanced Warfare. Por último, lo cierto es que en general el multijugador está bastante bien equilibrado, al contrario que los inicios de la mayoría de juegos de la saga.

Aunque los servidores han funcionado bien desde la salida del juego, seguimos sin contar con un online 100% dedicado, algo muy reclamado por la comunidad durante años y que a estas alturas aún sigue sin confirmarse. Por el resto el netcode y la conexión en general es bastante bueno, siempre que pillemos a un buen host, claro.

MP-Poster

Además de los dos modos principales de juego, Advanced Warfare cuenta con un modo cooperativo llamado Supervivencia Exo, donde siguiendo un esquema muy similar al visto en el cooperativo de Modern Warfare 3, tenemos que aguantar rondas de enemigos, drones, titanes, etcétera. Durante las rondas podemos ir mejorando armas y habilidades, pudiendo aguantar más rondas. Supervivencia Exo se desarrolla en los mismos mapas del multijugador, decepcionando a una mayoría de jugadores que esperaba escenarios únicos para esta modalidad de juego. Su estructura conservadora (a diferencia de los otros modos de juego) le aparta a ser un modo muy secundario y no tan brillante como los otros dos.

Como ya se sabe, terminar el recorrido de los mapas en Supervivencia Exo tiene una sorpresa, y es que una vez lleguemos al mapa Riot y juguemos 11 rondas, nos saldrá una pequeña horda Zombi de la que debemos de huir para abandonar la zona en helicóptero. Después de la confusión inicial donde se llegó a pensar que después de eso se abriría un modo Zombis como en los juegos de Treyarch, Activision ha confirmado que se trata de una pequeña introducción al modo Zombis Exo, que llegará en forma de contenido descargable de pago, el primero en enero para Xbox LIVE y un mes después para PlayStation Network y Steam. Esto ha provocado la ira de muchos usuarios que consideran que este modo debería de incluirse en el juego original, y no les falta razón, más sabiendo que Sledgehammer ha tenido un ciclo de desarrollo un año más largo de lo habitual.

advanced-warfare-resolution

Era innegable que la saga necesitaba un cambio gráfico después de tantos años y sobre todo después de Call of Duty: Ghosts que prometió un nuevo motor que nunca existió. Sledgehammer ha aprovechado el cambio generacional en medio de su desarrollo para centrarse en las nuevas consolas y desarrollar un juego que aproveche mejor las cualidades de PlayStation 4 y Xbox One. El resultado es un Advanced Warfare que, sin ser revolucionario, cuenta con una evolución técnica notable en escenarios, texturas y modelados, especialmente en el modo campaña. Además, y como es clásico en las campañas de Call of Duty, sin perder nada de fluidez.

Cuando hablamos de fluidez, hablamos de 60 imágenes por segundo intocables en todas las plataformas, sobre todo donde es vital, en el multijugador. A niveles de resolución, la única plataforma (además del PC) donde se alcanzan los 1080p nativos es PlayStation 4. En Xbox One el título alcanza una extraña resolución de 1360×1080, la cual se reescala a los 1080p. En las ya antiguas PlayStation 3 y Xbox 360 se alcanzan los clásicos 720p, aunque como repetimos, con 60 imágenes por segundo.

El apartado técnico se completa con un notable apartado sonoro, donde se han remodelado los efectos de disparo y movimiento y, cómo no, se han añadido los movimientos del exo. El modo campaña cuenta con un doblaje bastante bueno aunque algunas veces mal sincronizado, además de algunos momentos determinados donde se empieza a hablar en inglés durante unos segundos sin motivo aparente. La BSO también cumple muy bien con las expectativas, aumentando la intensidad de diversos momentos durante la campaña.

Análisis basado en la versión de PlayStation 4.

Sledgehammer Games confirma la renovación esperada de la saga, Advanced Warfare nos propone los mayores cambios desde 2007 con la aparición del exoesqueleto, un traje en el que se basa una campaña muy buena donde, con espectáculo pero también con humanidad, se nos narran conflictos bélicos futuristas. El multijugador también se ve muy beneficiado, adquiriendo una nueva dimensión pero sin olvidar las raíces. Un complementario y conservador modo cooperativo completa una oferta de juego en la que echamos de menos unos Zombis que se incluirán vía DLC. Sin duda, la aparición del exoesqueleto, sumado a una buena evolución técnica, señalan el buen camino por el que ha de transcurrir esta exitosa saga.

Deja un comentario