Adaptándose a los tiempos

Análisis de Botón Deslizante Pro

Por Osakasan el

Que 3DS no es un templo a la ergonomía es algo que no escapa a nadie, no sólo queda bien lejos de los diseños de la DS o la Game Boy Advance originales, si no que además, para los estándares de hoy, le faltan botones como en su día ocurrió con PSP, lo que obliga a las desarrolladoras a idear configuraciones alternativas o, en el peor de los casos – y en todo un alarde de pereza – desistir de adaptar sus juegos o franquicias.

Wii ya sufrió el mismo problema en su combo de Wii Remote + Nunchuk y los chicos de Kyoto lo solventaron con cierta elegancia incluyendo entre los periféricos de lanzamiento el famoso Mando Clásico, pero con 3DS no han sido tan avispados, y no fue hasta la firma de la exclusividad de la saga Monster Hunter en la portátil cuando Nintendo, en conjunción con CAPCOM, se puso manos a la obra en una solución: El Botón Deslizante Pro.

Pero ¿Qué es el Botón Deslizante Pro?

Tras este nombre, algo pomposo y quizá demasiado largo, se encuentra un accesorio destinado suplir los problemas de control de 3DS. El Botón Deslizante Pro es un accesorio en el  que, como los destinados a ofrecer agarre extra, se encaja la consola, estableciéndose comunicación entre ambos a través del puerto infrarrojo de la máquina. Aparte, el periférico ofrece una muy necesaria ergonomía extra a cambio de aumentar considerablemente la longitud y volumen de la portátil.

No es que case mucho con la consola...

No es que case mucho con la consola…

Sin embargo, el Botón Deslizante Pro no es un periférico universal. Dado que el Sistema Operativo y el sistema de archivos de la consola no fueron diseñados originalmente con la capacidad de parchear los juegos (esto último se solucionó a partir de Mario Kart 7) la compatibilidad del periférico se limita a aquellos que fueron lanzados después de este.

Estética

El Botón Deslizante Pro es un periférico sencillo que no pretende ir más allá de cumplir su función. Contrariamente a otros agarres y periféricos que rodean la consola su diseño no es pomposo, construido en un sobrio color negro donde el único punto de color lo da el Botón Deslizante grisáceo.

Su diseño es redondeado, manteniendo la rectangularidad en un esfuerzo por no desentonar demasiado con la consola, a la que aporta el segundo Botón Deslizante ya mencionado, un nuevo botón R ya que el original queda inaccesible y los gatillos digitales ZL y ZR.

El color del plástico empleado es uniforme, pero no su tacto, mientras la parte frontal y los botones tienen una textura plana, la parte trasera luce una ligera porosidad que aporta seguridad al agarre. El Botón Deslizante es idéntico al de la consola, y todos los materiales empleados transmiten sensación de seguridad y robustez

circle-pad-pro1

En mano es mucho más profesional de lo que parece

Como es costumbre en Nintendo, el periférico viene en caja de cartón con blister interior, incluyendo instrucciones y garantías.

Lo único que «molesta» en el diseño son los huecos dejados en el contorno para controlar el sonido, conectar los auriculares y mantener vigilado el LED indicador de la batería, así como el abultamiento superior que contiene la bombilla infrarroja y, al mismo tiempo, bloquea el compartimento del stylus.

Funcionalidad

Como ya he especificado antes, el Botón Deslizante Pro sólo es utilizable con los juegos compatibles con él, esto, que ya de por sí es un limitante, se agrava cuando al dejarlo conectado a la consola el botón R se vuelve particularmente inaccesible e incómodo, por lo que su uso general como agarre ergonómico es cuestionable.

Ahora bien, cuando lo conectamos a un juego diseñado para utilizarlo es cuando muestra sus verdaderos colores. La construcción del periférico es impecable, y sus botones ofrecen un feedback claro en forma de click al tiempo que ofrecen cierta profundidad de presión que permite accionarlos a lo bruto en mitad de partidas frenéticas sin miedo a dañarlos. Cabe destacar que los gatillos ZL y ZR son los claros precursores de los del Wii U Controller y el Wii U Controller Pro.

El Botón Deslizante también pasa la prueba con creces, ofreciendo una resistencia y precisión idénticas a las del incluido en la consola.

Los botones ZL y ZR son un añadido tan importante como el segundo joystick, aunque pocos juegos los aprovechan

La diferencia entre ambos plásticos se hace patente al tacto, y en ambos casos la calidad es impecable

En el lado negativo, el periférico se activa nada más ser conectado a la consola, no aporta ningún tipo de función al menú principal pero, aún así, ambos puertos infrarrojos se ponen en marcha una vez entran en contacto, lo que consume batería hagamos lo que hagamos, suponiendo un problema extra para el Botón Deslizante, que utiliza una pila AAA.

Comodidad y Ergonomía

Afortunadamente, por cualquier defecto que pueda tener y cualquier molestia que pueda causar, el Botón Deslizante Pro compensa gracias a su comodidad, no en vano parece haber sido diseñado no como el accesorio de una portátil, si no como un mando en sí mismo.

El accesorio corrige muchos de los defectos de ergonomía de la consola, empezando por la anchura, a la que aporta 4 centímetros extra, también las formas redondeadas contribuyen a la comodidad, permitiendo apoyar la máquina fácilmente sobre las palmas y haciendo que los dedos índices descansen de forma natural en el espacio entre los botones laterales y los gatillos.

La parte trasera contribuye increíblemente al ajuste del periférico a la mano, dejando de lado el grosor extra su modelado es muy parecido al de un mando de Xbox 360, pero obviando los cuernos y suavizando las depresiones que exageran la posición en este, la porosidad del plástico remata la faena haciéndolo bastante placentero de sujetar.

La parte trasera del periférico es increíblemente cómoda

La parte trasera del periférico es increíblemente cómoda

Por otra parte, el Botón Deslizante Pro aporta a la consola un peso innecesario, cerca de un 20/25% más, lo que por un lado compensa el peso de la propia pantalla 3D facilitando el uso de juegos como Kid Icarus Uprising y aplicaciones como Colors 3D, pero por otro acaba cansando las manos a largo plazo, o al menos hasta que el jugador se acostumbre. Además, al estar la 3DS encajada en él el botón R original se vuelve casi inaccesible, lo que lo inhabilita como agarre para juegos que no aprovechen los botones o el stick extra.

Juegos Compatibles

  • Monster Hunter Tri G
  • Ace Combat: Assault Horizon Legacy (Sólo en Japón)
  • Resident Evil: Revelations
  • Metal Gear Solid: Snake Eater 3D
  • Kid Icarus: Uprising (Control para zurdos)
  • Kingdom Hearts 3D: Dream Drop Distance
  • Dinasty Warriors VS
  • Nano Assault EX
  • 3D Galaxy Force II
  • Samurai Warrior Chronicles 2nd
  • Steel Diver Subwars

Pese a la limitada cantidad de juegos compatibles, el Botón Deslizante Pro es una buena opción, víctima del hecho de ser una solución pensada a posteriori pero igualmente digna de tener en la estantería por si sale "ese juego" que casi obligue a hacerse con uno. Además, es un producto bien construido cuya fiabilidad está fuera de toda duda.

2 Comentarios en "Análisis de Botón Deslizante Pro"

    • Yo me lo compré para el Steel Diver Subwars, pero inmediatamente me hice las demos de Metal Gear y Resident Evil con él y no puede negarse la mejora. Tengo curiosidad por cómo estará implementado en Ace Combat, eso sí.

Deja un comentario