Liberté, égalité, fraternité

Análisis de Assassin’s Creed Unity

Por Oaky el

La última entrega de la saga de asesinos de Ubisoft ha levantado mucha polémica desde su anuncio hasta su lanzamiento, incluso después de éste.

Numerosos fallos, bugs y problemas han acechado la aventura en solitario de Arno, pero con el paso del tiempo, estos errores se han solventado con diferentes parches que han mejorado la experiencia de usuario con el título.

Unity tiene muchos pros y muchos contras, cosas que podrían haberse planteado de otra manera o algunos elementos que, directamente, no están presentes. En cualquiera de los casos, vamos a echarle un vistazo mucho más profundo a todo lo que ofrece este nuevo Assassin’s Creed.

Assassin's Creed Unity 2

La nueva entrega de la saga se ambienta en un período histórico pedido por muchos seguidores desde hace bastante tiempo, la Revolución Francesa. No solo estrenamos nueva época, también nuevo protagonista, algo habitual en la franquicia. En Unity tomamos el rol de Arno Dorian, un personaje que aporta un toque fresco y que sabe mantenerse ante titanes como Ezio Auditore.

Aunque es costumbre que el ambiente tenga que ver con lo que ocurre en el juego, en este caso, la Revolución no tiene peso argumental en la historia salvo en el tramo final. Y aunque sea algo que se termine pasando por alto, sí que llama mucho la atención.

Al menos, Arno tiene metas diferentes a los demás asesinos de la franquicia. Se le puede comparar en ciertos aspectos con Ezio, sí, pero poco a poco se distancia y crea una personalidad propia, y el hecho de tener un interés amoroso da bastante variedad a la historia, y un enfoque distinto que se agradece bastante.

Assassin's Creed Unity 3

La relación entre los dos personajes es la que construye el argumento. El hecho de que uno sea un Asesino y el otro sea un Templario crea dinamismo, aún más cuando vemos que su relación sigue avanzando, llegando a tener gran importancia. Pero, a pesar de todo esto, la verdad es que la narrativa de Unity es la que menos aporta en la historia general de la saga.

Esta nueva entrega carece totalmente de una sección en el presente. No se olvida de ese período histórico, ya que gracias a él se permite ciertos elementos jugables que no tendrían sentido en la época en la que se ambienta el juego, pero tampoco hace progresar la historia en líneas generales.

Y es que Arno como personaje no cuenta algo muy diferente a los demás asesinos de la franquicia, además de que no tiene unos antagonistas de vital importancia que tengan peso en la trama, por lo que da una sensación de vivir el mismo argumento una y otra vez, y no avanzar en lo que de verdad importa.

Son estos pequeños detalles los que hacen que Unity no sea especial en su guión, pero sí en su documentación para relatar los hechos o para presentar a determinados personajes de ese contexto histórico, como puede ser Napoleón. De hecho, para poder disfrutar de la Revolución Francesa como tal, hay que jugar al cooperativo, donde sí se explota este período.

Pero esta nueva entrega sí ofrece un soplo de aire fresco a su apartado jugable, algo que ya era necesario, mejorando pilares fundamentales como el combate, el parkour o la propia navegación por el escenario. Si bien es cierto, vuelve a tener en cuenta diferentes detalles que en Assassin’s Creed II funcionaban muy bien, pero que se perdieron por el camino.

El combate de la saga ha sido algo que siempre ha provocado críticas. En ocasiones era sencillo, en otras no funcionaba bien… Ha habido de todo. Unity ofrece un sistema completamente nuevo en el que, fundamentalmente, no se puede contraatacar y eliminar a todos los enemigos en menos de un minuto. Arno solo puede bloquear los ataques de los contrincantes y ejecutar ataques rápidos y ligeros o pesados y fuertes.

Los enemigos no esperan para atacar, todos son duros y diferentes entre sí, por lo que ahora luchar se convierte en un desafío más complicado. Es cierto que en ocasiones esta dificultad puede ser desequilibrada, pero es algo que se agradece viendo la tónica general que presentaba la serie.

Assassin's Creed Unity 4

El parkour se ha rediseñado con nuevas opciones, para que no sea tan «automático» como solía ser. Ahora podremos saltar más lejos si pulsamos «X/A» por lo que se podrán alcanzar a más lugares y navegar rápidamente por el escenario. Una de las novedades es el descenso rápido, gracias al cual Arno desciende automáticamente con mucha espectacularidad. Sin embargo, en ocasiones no es demasiado útil y no se diferencia de bajar manualmente sin este sistema.

Puede que la navegación del parkour falle en determinadas ocasiones debido a cómo podemos movernos por el mundo. La interacción con Arno, en algunos momentos, es bastante pobre y tortuosa, y cuesta llegar a diferentes sitios o descender por algún agujero. No es algo que entorpezca la experiencia jugable de forma general, pero sí llega a ser molesto en determinadas ocasiones.

Este aspecto no ayuda en el nuevo modo sigilo que ofrece Unity, con el que podremos ir agachados tomando cobertura sin alertar a los enemigos. Aunque la navegación haga que este sistema sea torpe en algunas ocasiones, la verdad es que se agradece que la saga vuelva a sus raíces y ofrezca un sigilo más profundo que antes, aunque como decimos, en ocasiones no demasiado efectivo.

En líneas generales, Assassin’s Creed Unity trata de cambiar la fórmula que nos sigue desde Assassin’s Creed III, y propone unos pilares nuevos y diferentes. Puede que se vean entorpecidos por la navegación del personaje en ciertos momentos muy concretos, pero las ideas están ahí, y seguramente se tengan en cuenta y se perfeccionen en Victory, la próxima entrega de la serie.Assassin's Creed Unity 5

Técnicamente sobran las palabras. Puede que en consolas funcione a 900p y 30fps, pero el acabado gráfico del título es de escándalo. París está recreada con una fidelidad magnífica, a la par que los propios modelados de los personajes, las armas y sus animaciones faciales, que alcanzan un fotorrealismo a tener en cuenta.

Es evidente que esto empeora por fallos que todos conocemos, bajones de frames puntuales, lenta carga de texturas, o diferentes glitches que pueden estropear la experiencia jugable en París, y sí, es una pena que no se hayan pulido más. Al menos se puede decir que la escala de las cosas vuelve a ser real, y no retocada y «ancha» como en Assassin’s Creed III o Black Flag.

En cuanto al apartado sonoro, el doblaje sigue teniendo las cotas de calidad habituales en la franquicia, y los efectos sonoros también cumplen perfectamente, habiendo una gran cantidad de ellos. La banda sonora pasa un poco más desapercibida que en otros títulos protagonizados por los asesinos, pero tiene temas que funcionan bastante bien y que ofrecen personalidad a Unity, además de meter en contexto.

Assassin's Creed Unity 6

Como viene siendo costumbre, Unity también está repleto de contenidos, quizá demasiados. Además de la campaña principal, hay millones de coleccionables por todo París, muchas misiones secundarias que se componen de diferentes variantes, algunas en las que tendremos que eliminar a diferentes objetivos, otras en las que habrá que buscar pistas para resolver un asesinato, o, simplemente, dar dinero a pobres. Hay gran cantidad de cosas para hacer en esta París revolucionaria.

El cooperativo también es otra opción, compuesta de una campaña alternativa y diferentes misiones de robo. La verdad es que, aunque este nuevo componente sea una idea llamativa, está un poco mal ejecutada, impidiendo una buena compenetración entre jugadores y haciendo imposible que se pueda completar una misión en sigilo.

Unity se puede completar en unas 50 ó 60 horas. Es cierto que, en ocasiones, la cantidad de cosas para hacer en el juego sea exagerada, llegando a ser pesado y monótono, pero se agradece que haya tanto contenido.

Análisis basado en la versión de PlayStation 4.

Assassin's Creed Unity tiene sus pros y sus contras, pero es el avance que la saga necesitaba. Propone nuevos pilares, una historia llamativa, y pese de sus fallos técnicos, ya resueltos gracias a los parches, tiene un gran aspecto visual y sonoro. Si eres un fan de la saga, no dudes en hacerte con él, a los recién iniciados también puede gustarles.

2 Comentarios en "Análisis de Assassin’s Creed Unity"

  1. Tenia un hype tremendo por el modo coop, pero lo dejé pasar, el AC III me pareció una castaña, los siguientes ni los toqué, supongo que le daré una oportunidad más alante.
    El AC Victory ya me parece una broma xD

    • El modo coop es una buena idea pero mal explotada, no termina de coexistir con el juego, eso de estar en un mundo enorme con 4 jugadores y que cada uno vaya por donde quiera para cumplir la misión resta toda la gracia (y no hablemos del sigilo), en cambio, en algo lineal como SC Blacklist funciona mucho mejor.

      AC 3 fue muy vergüenza, Black Flag me gustó mucho, y este Unity… Pues lo que pone el análisis. Tengo ganas de Victory porque espero que arreglen los fallos de Unity, de ser así, quedaría un gran juego.

Deja un comentario