Un legado de altos vuelos

Análisis de Ace Combat: Assault Horizon Legacy

Por Osakasan el

Una de las grandiosidades que trajo PlayStation al mundo de la consolas es una tonelada de nuevos géneros. No es que no fueran posibles en otras máquinas pero, sin duda, el enfoque de la consola original facilitó que literalmente cualquier título fuera bien recibido, incluyendo franquicias y géneros que nunca habían salido de suelo pecero.

Una de esas nuevas franquicias, aún vivas a día de hoy, es Ace Combat, que no ha tenido presencia en otras máquinas hasta hace bien poquito y de la que, las consolas Nintendo en particular, han gozado de muy pocos clones.

Hombre, Nintendo 64 tuvo Aerofighters Assault, pero ciertamente no era lo mismo, y la saga Rogue Squadron toma muchos elementos de la jugabilidad y añade nuevas ideas de las que la propia Namco pudo haber aprendido, pero uno de los encantos de Ace Combat es el marco realista, y la saga de Factor 5 tiene lugar en el universo Star Wars.

No fue hasta hace bien poco cuando Ace Combat tuvo presencia real en las máquinas de Nintendo. Por un lado estuvo en Wii, de forma indirecta gracias a Sky Crawlers que fue desarrollado por el Team Aces, y por otro en 3DS con el juego que nos ocupa, Ace Combat: Assault Horizon Legacy.

Ace Combat 3DS es uno de los juegos de segunda hornada de la portátil, si algo ha caracterizado a la segunda hornada de títulos de toda consola es que son el «real deal», lo que las desarrolladoras lanzan una vez se han quitado los ruedines a la hora de programar para la máquina. Bandai Namco se estrenó con Ridge Racer 3D, lo que quiera que fuera que lanzaran después tenía que estar, como poco, a la altura.

Empezando por el principio, Assault Horizon Legacy no es un juego enteramente nuevo, si no que es un remake de Ace Combat 2. Somos Phoenix, un nuevo recluta del escuadrón Scarface en división aérea de las fuerzas aliadas de la USEA, y hemos de detener una rebelión que se está gestando en los países del sur, a la que se han unido fuerzas militares y que está dispuesta a hacer uso de armas de destrucción masiva.

e3_ss_002

Este, que es argumento base, toma más cuerpo según avanzamos en las misiones, escuchando los reportes de nuestro CEO «Keynote» y volando junto a nuestros pilotos de apoyo Ace y Slash, así como naturalmente prestando atención a las conversaciones por radio de los diferentes personajes.

Sobra decir que es una historia bastante tópica, continuación del Ace Combat original, con personajes tópicos también, pero francamente hablamos de un juego nacido de la era Arcade, en la que todo lo que no fuera un RPG necesitaba un argumento solamente como excusa para ponerte en acción. Al menos, cada uno de los pilotos ases a los que te enfrentas es bien diferente del anterior, llegas a simpatizar con tus compañeros y no faltan momentos de cierta calidez, que siempre se agradecen, además gracias a esa excusa llegamos a gozar de misiones ciertamente trepidantes.

Por supuesto esto significa que el juego no está en absoluto relacionado con el Assault Horizon original, pero pasaré a hablar de ello más tarde.

A nivel gráfico-técnico a estas alturas ya denota una edad, aunque compararlo con cualquier otro juego similar de la consola sería injusto ya que lo más parecido son las fases abiertas de Starfox 64 3D, lo cierto es que el juego cae en picado cuando miramos hacia el suelo (chiste fácil y malo, lo sé). Para todo lo que está debajo de nosotros Bandai Namco ha usado texturas borrosas, entornos con escaso poligonaje y elementos que parecen importados directamente del original de PlayStation.

En el lado positivo, lo cierto es que aquí mirar al suelo es como salirse de la pista en F1 2011: innecesario, inútil y hasta perjudicial. La verdadera belleza está precisamente en los combates aéreos, los aviones lucen modelos 3D detallados y perfectamente animados  e incluso disponen de vista de cabina, los entornos para nuestras dogfights no siempre tienen lugar en cielo completamente abierto, si no que tenemos nubes en las que adentrarnos (con un efecto bello y no necesariamente realista) y, en las misiones donde las haya, una intrincada orografía en la que huir de los misiles y despistar a nuestros perseguidores.

e3_ss_003

Un pequeña particularidad que en lo personal me gusta es que los aviones por sí solos no tienen ningún efecto precocinado más allá de un rudimentario reflejo en la cabina, si no que todo escenario tiene un único foco de iluminación: el sol (o la luna en misiones nocturnas) y este influirá en todas las naves a la vista, gracias a esto Assault Horizon Legacy nos ofrece estampas realmente bellas en las que en mitad de una batalla nuestro avión y todos los que nos rodean emiten pequeños destellos bajo el sol del atardecer, o las pequeñas protuberancias y detalles de nuestra nave son destacados bajo la tenue luz de la luna. Sinceramente, a estas alturas y con tanto juego visto Horizon Legacy sigue siendo un regalo para la vista que merece la pena darse de vez en cuando.

El uso del 3D es similar al de Ridge Racer 3D, con la cámara bien situada a la distancia justa del vehículo, centrándose más en resaltar el volumen e indicarnos el espacio que hay entre nosotros y lo que tenemos delante que en ofrecer impresionantes efectos que saltan de la pantalla. En las repeticiones post-misión podemos disfrutar el efecto en toda su gloria y no, no puede decirse que el Team Aces haya hecho un mal trabajo.

Si acaso hay algún problema, son la ralentizaciones, no muy destacables salvo en una misión donde la orografía del terreno es demasiado intrincada, y nada más empezar el juego pierde un tercio de su velocidad, no alcanzando el 100% de nuevo en ningún momento. Es sólo una misión, pero está ahí.

La banda sonora es sencillamente impresionante, atmosférica y épica, con violines y coros acompañando nuestras misiones y violentas guitarras eléctricas ambientando las batallas contra los ases, de fondo los pilotos se comunican entre ellos, gritan cuando les alcanzamos y derribamos, y Keynote nos avisa de nuestros peligros y éxitos si es que estamos demasiado concentrados en la batalla para preocuparnos del HUD.

e3_ss_004

En jugabilidad como en sonido es impecable, Assault Horizon Legacy comparte controles con Ace Combat 4, así aceleramos y frenamos con L y R, usamos nuestra metralleta con B y los misiles y arma de apoyo con A, cambiamos entre estas con la cruceta y con X cambiamos al objetivo que tengamos frente a nosotros en este momento.

El juego introduce una mecánica que ya pudimos ver en Sky Crawlers: las maniobras de ataque y evasión; estas maniobras se ejecutan con Y y nos permiten utilizar las mismas maniobras que los ases enemigos, poniéndonos a la cola de cualquier adversario con facilidad y permitiendo esquivar con seguridad sus misiles. Está diseñada de modo que para activarla tengamos la habilidad necesaria para mantenernos el tiempo suficiente cerca de nuestro objetivo, mientras estamos en ello llenaremos un medidor que, al llegar a cierto punto, nos permitirá ejecutar una maniobra de ataque con Y, y esta será más o menos precisa en función de cuánto hayamos conseguido llenar el indicador.

A nivel personal tengo que decir que, aunque es útil, no es una mecánica que me guste demasiado, equilibra las batallas contra los escuadrones de ases pero convierte el resto del juego en un paseo y no hay forma de regularla. Sí, puedes ignorarla, pero los indicadores gráficos y sonores están ahí, y si la ejecutas por error te comes parte del desafío. Por otro lado, también es cierto para realizar ciertas misiones extra es absolutamente necesaria.

En todo caso, el control está diseñado de modo que ser derribado es única y enteramente tu culpa, cada avión tiene una estadísticas bien claras y cuando lo escoges sabes a lo que te vas a enfrentar, nunca responderá mal a un comando a menos que tú lo hayas ejecutado mal.

Hablando de los aviones, por cierto, son un factor clave en la durabilidad del juego. Horizon Legacy cuenta con una campaña corta que confía en la rejugabilidad para mantenerte enganchado ya que te puntúa por rangos de C a S, como incentivo aparte de la puntuación tenemos el desbloquear aviones y comprarlos con el botín obtenido al final de cada misión, además, según juguemos desbloquearemos misiones extra, de alta dificultad y diseñadas para poner a prueba nuestra pericia, y desafíos que nos pondrán a superar misiones a contrarreloj y en condiciones extremas, obligándonos a controlar el radar desviarnos en muchas ocasiones de nuestra ruta para derribar adversarios que nos otorguen munición, defensa o tiempo extra.

e3_ss_001

Dentro de las 4 dificultades disponibles, siendo una de ellas desbloqueable, el desafío principal no es realmente el aumento de la inteligencia y agresividad de nuestros adversarios, si no el hecho de que nuestra munición se vuelve limitada. Al pasar de Normal a Difícil de repente ya no podemos perseguir a un avión enemigo manteniendo el dedo en la metralleta hasta que hagamos impacto, si no que hemos de confiar en las señales gráficas del HUD y disparar cuando sea preciso, porque quedarnos sin metralleta e intentar completar una misión sólo a base de misiles y nuestra arma especial es suicida.

Todo esto hace parecer que el juego es largo, pero no, realmente no lo es y sin duda es su peor defecto. En 11 horas de vuelo que registran mis estadísticas cada campaña que he terminado, Normal y Difícil, apenas ocupa 4, y el resto se ha ido en rejugar misiones y completar desafíos. Dada la calidad del juego Namco Bandai pudo haber redondeado el producto ofreciendo un multijugador online, que para cuando este Ace Combat vio la luz no habría sido el único, y sin duda lo habría hecho destacar.

Ahora bien, de todos los momentos ¿Por qué analizar esto ahora? En su día tuve el acierto de alquilar este juego y quedé prendado de él, pero entonces aún estaba a precio completo y me costó dos partidas casuales completar la campaña principal, lo que para mí no lo hacía valer su precio de lanzamiento. Hoy se puede encontrar de primera mano fácilmente a unos 15/17 €, es el único de su género en la consola, hace valer las virtudes del 3D autoestereoscópico y, ante todo, es un buen juego que pasó tristemente desapercibido, lo que me lleva a la cuestión del nombre.

Sea quien sea el percebe que renombró este juego en occidente de Ace Combat 3D: Cross Rumble a Ace Combat: Assault Horizon Legacy no debía tenerle mucho cariño a la franquicia o directamente no tener la más mínima idea de lo que piensa el fandom de la saga, siendo el Assault Horizon original la entrega más criticada con diferencia. Por cometer un error y empecinarse en vender un nombre el juego probablemente perdió muchas ventas al ahuyentar a los puristas, que sin duda no se habrían resistido a echarle el guante a un remake de Ace Combat 2. Esto y el hecho de que no tenga una comunidad Miiverse todavía es para darle de comer aparte a la gente de Bandai Namco.

Ace Combat: Assault Horizon Legacy sufre por la longitud de su campaña y la ausencia de multijugador, pero es un juego único en su género en la consola y remake de uno de los mejores Ace Combat. Que no os engañe su nombre, al precio en que puede encontrarse hoy es una de las mejores opciones para 3DS, y uno de los juegos de estética realista más bonitos de la portátil.

Deja un comentario